derf.com.ar    Lecturas hoy: 44873

POLíTICA Y ACTUALIDAD (BA)


Arte y cultura para todos



Fecha: 18/09/2012   09:38

Luego de la crisis de 2001, el auge de los centros culturales logró gran protagonismo en la región




Espacios multidisciplinarios abocados al aprendizaje, el arte y, sobre todo, la expresión, conforman hoy espacios de fuerte contención social que funcionan gracias al esfuerzo de la comunidad. El arte es una de las formas de expresión más antiguas del ser humano y en el último tiempo ha dejado de ser privilegio de aquellos dotados con alguna virtud o habilidad, para transformarse en una forma de comunicar y canalizar la energía, al punto de ocupar al menos un pequeño espacio en la vida de todos, tanto como espectadores del mismo o como hacedores de las diferentes expresiones que le dan vida. Tiempo atrás, sumergirse en el mundo artístico no estaba al alcance de cualquiera. Sólo una elite, con altos indicadores socioeconómicos, podía hacerlo. Incluso, en tiempos oscuros, la expresión fue objeto de censura. Pero con el correr de los años, el tiempo puso las cosas en su lugar. Hoy contamos con una variada gama de espacios donde el arte, en cualquiera de sus formas, toma vida desde y para todos. “Se trata de espacios de encuentro e intercambio. Hay centros que no sólo se sumergen en lo artístico, sino que también en lo social y en lo político”, apunta a Info Región Patricia Devesa, directora del Centro de Documentación del Teatro del Conurbano Sur y de la Revista digital 160 Arte y Cultura. Así, la variada proliferación de puntos de encuentro basados en la realización de alguna disciplina artística se enmarca, según muchos de los que están al frente de estos espacios, en “una nueva forma de participación en el marco de una batalla cultural”. Apenas recuperados de la crisis de 2001 es que comenzaron a surgir la mayoría de ellos, muchos como salida a la cruda realidad del país y como alternativa “económica” a lo que el mercado podía ofrecer por ese entonces. Y la región no fue la excepción a la apertura de estos nuevos espacios, o incluso al impulso renovado de los que ya existían. Se trata de una variada oferta de centros culturales que abordan el arte escénico, musical y diferentes disciplinas. Algunos trabajan con organizaciones y movimientos sociales e incluso políticos, mientras que otros hacen del espacio un punto de encuentro para personas con problemas de salud o con capacidades especiales puedan expresarse. El objetivo es siempre el mismo. Compartir, aprender, enseñar, debatir, expresarse, interactuar, pero con una premisa fundamental: trabajar para que estos lugares continúen existiendo y creciendo de la mano de aquellos que participan de las actividades o concurren a las mismas simplemente por amor al arte. Puntos de encuentro y expresión. En la región, la gran mayoría de los espacios y centros culturales nacieron bajo la necesidad de contar con un lugar físico en el que expresarse, sobre todo en momentos en los que había un gran déficit en el área y el Estado no incluía a la cultura y el arte como políticas. En Monte Grande, por ejemplo, se encuentra el “Centro Cultural Metamorfosis Suburbana”, ubicado en Dardo Rocha 20, frente a la estación de trenes. El espacio nació en 2004 en Luis Guillón, donde “en un principio se dictaron talleres y con el tiempo se juntó gente más joven que fue aportando diferentes actividades”. “Después nos fuimos relacionando con otros grupos, de cine, teatro, con organizaciones sociales que tenían trabajos en algún barrio y terminamos en el espacio, donde estamos actualmente. Ahora hay chicos que le están dando una forma mucho más cultural, hacemos fiestas, exposiciones de fotos y arte, lectura de poesía. Cada tanto, se suman talleres temporales de gente que se acerca con ideas interesantes”, señala a Info Región Gabriel Camera, representante del centro. En Lanús, uno de los pocos lugares que existen de manera independiente es “Espacio Disparate”, que surgió en 2006 como iniciativa del grupo teatral El disparate Violeta, una compañía dedicada a hacer clown. “En principio, la idea no era armar una sala de teatro o un espacio artístico. Lo primero que instalamos fueron nuestros talleres y eso no tardó mucho tiempo en transformarse en un centro cultural porque ahora ofrecemos canto, teatro y ciclos de música. Según el mes, hay más propuestas de una u otra cosa”, indicó Mariana Ortiz Losada, coordinadora de “Espacio Disparate”. Lomas de Zamora quizás sea el punto de la región con más cantidad de centros o espacios artísticos que abordan distintas temáticas. Uno de ellos es “El Galpón de Diablomundo”, cuyos primeros pasos los dio en 1988 y nació por iniciativa de un grupo de artistas con “el objetivo de tener un espacio donde entrenar y montar obras”. “Yo llego en 1994 a raíz de una propuesta que tenía que ver con sacar el teatro a la calle para llegar al público. En la actualidad, no sólo contamos con la sala de teatro, sino que también tenemos varios talleres, que incluso los hacemos los domingos al aire libre para la gente”, afirma en diálogo con Info Región Leyla Kancepolsky, una de las referentes del Galpón ubicado en Temperley. Otro de los lugares, uno de los más recientes pero que ya se ganó un lugar destacado en la región, es el “Centro Cultural No Me Olvides”, que abrió sus puertas en abril. “El objetivo fue ampliar y profundizar el trabajo del Centro Cultural Padre Mugica (ubicado en Banfield) con una impronta más joven y un aporte desde otro lado. Somos una extensión de ese centro y apuntamos a un público más joven en el ámbito cultural, artístico y de formación en las diferentes áreas. Tenemos docentes reconocidos que brindan talleres y cursos gratuitos. A veces parece que lo gratuito tiene menos valor, pero la verdad es que por ser gratis no tiene por qué no ser profesional y de formación”, manifestó Silvio Speranza, referente del espacio. “El Galpón de García Lorca”, de Burzaco, es un espacio que tiene 23 años de vida y se ubica a una cuadra y media de la estación de trenes. Cuenta con varias iniciativas que conviven en el mismo lugar. “Cuando tuvimos un número importante de alumnado pudimos formar una escuela, que se divide en dos espacios, arte y danza, que se llama Danza Sur, sumado al espacio teatral Galpón García Lorca. Dentro del mismo espacio físico convive la escuela, el galpón y los talleres. También recorremos las escuelas con diferentes obras educativas. Son proyectos que tenemos desde hace 14 años”, sostuvo Adriana González, coordinadora del espacio, en diálogo con este medio. ¿Cómo se mantiene un espacio independiente en la región? Los espacios que cuentan con una sala de teatro reciben en general una subvención por parte del Instituto Provincial del Teatro, que ellos mismos gestionan y administran de forma conjunta en pos de herramientas como la difusión de sus trabajos y las capacitaciones, aunque esto no les resulta suficiente para funcionar cómodamente. Mientras tanto, quienes no cuentan con este aporte buscan diferentes alternativas para perdurar en el tiempo. “El espacio se mantiene con los ingresos de algunos talleres, en los que se cobra una contribución. Lo cierto es que muchas veces las personas que estamos en el centro, ponemos dinero de nuestros trabajos en el centro. Con las muestras y exposiciones también recaudamos algo de plata”, manifiesta Camera desde el “Centro Metamorfosis Suburbana”. En el caso de Diablomundo, según apuntan sus referentes no reciben el subsidio por la sala de teatro, por lo que organizan diferentes actividades y bonos de contribución para colaborar con su mantenimiento. “El espacio se mantiene gracias a un grupo de personas que estamos muy involucradas. Vamos armando distintas movidas porque todo suma. Desde los talleres también existe otro aporte, donde el Galpón se queda con un 30 por ciento de los ingresos. Otra de las cuestiones es la apertura de la Asociación de personas al Galpón, que es un bono que sale de base 100 pesos y que durante el año mantiene un beneficio de 2x1 en todos los espectáculos”, indica Kancelposky. “Se pagan cuotas que no son elevadas, pero sería muy difícil mantener el espacio sólo con eso, así que con los espectáculos también hay un ingreso para el lugar, como con las muestras, espectáculos nocturnos de música nacional y demás actividades. A veces hay shows que se hacen con cena o con un buffet también con este fin”, cuenta a este medio González desde el Galpón de García Lorca. La importancia de contar con espacios culturales Hace poco más de una década, encontrar un lugar en el que confluyera la posibilidad de ver obras y espectáculos de gran nivel y, al mismo tiempo, asistir a talleres o cursos sobre alguna disciplina artística en particular requería acercarse hasta algún espacio de esos que sólo se alzaban en Capital Federal. Hoy las cosas cambiaron y la oportunidad de hacerlo está al alcance de la mano. Es que, a poca distancia de donde vivimos está la oportunidad de asistir a espacios en los que converge un universo artístico y social que no tiene nada que envidiarle a los que se erigen del otro lado de la General Paz. “Los centros culturales son los espacios que sostienen las actividades artísticas de la zona. Son autogestivos e independientes y generan otra alternativa a las escasas políticas públicas en relación a la cultura”, indica Devesa a Info Región. “Este es el valor fundamental que tienen estos lugares, la respuesta a esta falta en general y a muchos vecinos en particular. Son espacios de encuentro y de intercambio. Hay centros que no sólo se sumergen en lo artístico, sino que también lo hacen en lo social y en lo político”, agrega. En ese sentido, son muchos los que buscan otorgarle espacios de expresión y aprendizaje a la juventud. Este es el caso de “No me Olvides”. “El centro apunta a un público más joven y con una impronta estética diferente. Tiene como premisas darle espacio no sólo a grandes artistas musicales sino también a los jóvenes para que hagan sus primeras armas, si es que no las han tenido hasta el momento, en un escenario. Y en los talleres buscamos la formación y lo hacemos de una manera muy profesional”, indicó Speranza. En tanto, Ortiz Losada resaltó la importancia de estos centros como “una propuesta muy valiosa para los distritos”. “Los talleres tienden a darle una importancia al proceso o al descubrimiento de cada uno y la experiencia es más bien lúdica. Sobre todo, propiciamos el trabajo grupal en cada taller. Pensamos en una construcción con el prójimo da herramientas para manejarse en la vida”, indicó desde “Espacio Disparate”. Así, con propuestas a pocos kilómetros y diversas actividades de las que poder participar, la zona sur del Conurbano se transformó en una de las más prolíferas en cuanto a desarrollo cultural, con ofertas pensadas para y por la misma comunidad.

Fuente:  18 de septiembre de 2012 (inforegion/derf)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados