miércoles, 23 de abril de 2014   Hora: : :
El Tiempo
República Argentina
Santa Fe  |  Buenos Aires  |  Entre Ríos
MISCELÁNEAS
Volver Más información imprimir Recomendar

"El deseo me puede"

 23 de mayo de 2013 (entre mujeres-derf)  Hora: 10:36  

Muchas veces, el deseo por el otro, las ganas de estar con él, pueden con todo

Vivimos pendiente de su llamado, de su presencia, de los ratos que nos dedica. Nos enganchamos a pesar de las señales de "abandono" y de "desinterés" y no podemos cortar el vínculo ni cambiar el rumbo. Adriana Arias, psicóloga y sexóloga, autora del libro Locas y Fuertes, ironiza sobre el tema, como una más. Imperdible.

Sí, ya se, entiendo que tengo una vida y que en esa vida pasan millones de cosas importantes que me implican y me comprometen; también comprendo que en el futuro me esperan muchas experiencias que ni siquiera atino a imaginar, que tengo responsabilidades a las que responder, afectos que cultivar, economía que sostener y etcéteras millones.

Pero lo cierto es que hay una sola cosa que me importa en este mundo, un solo motivo que me inspira, un solo estímulo que me motoriza... Mi deseo por él.

Sintetizo: el deseo me puede.

Todo mi ser se encuentra sumergido en su presencia imaginaria. Me cuesta dormir, solo miro películas que me remitan a su persona, le escribo cartas y mails y me engolosino escuchando canciones románticas con las que me ilusiono abrazándolo mientras bailamos y nos preparamos para hacernos el amor. La cantidad de escenas por las que transita mi fantasía albergan momentos mágicos en los que me declara su amor en lugares bellísimos y frente a los más deliciosos manjares. ¡Somos tan felices en mi afiebrada quimera!

Pero no solo pienso en él permanentemente, tomada por su energía que -como todas sabemos- es etérea y eterna y me rodea esté donde esté. No solo pienso: también elaboro acciones para lograr algún tipo de acercamiento real. Estrategias y artimañas, rituales y liturgias, magia blanca y magia negra, concentración, meditación y dedicados pedidos a la conciencia universal.

Mi cotidiana vida sigue adelante sin tenerme siquiera como visita, soy una extraña en mi propio devenir.

Mi terapeuta me interpreta en la línea del apego a la adicción, la compulsión y la dilución como sujeto, intenta un pretendido insight de mi parte que me permita ampliar el tema para así llevarlo hacia lugares más profundos e informadores de mí; me muestra cómo el síntoma se ha desplazado desde otros espacios constituyendo la tan común "tendencia a la repetición" y fomenta la necesaria aceptación del compromiso de enfrentarlo como lo he hecho con otras adicciones. Yo la escucho, o más bien hago como que la escucho, a la espera del momento en que pueda tomar la palabra para contarle que... ¡Ayer lo vi!

Mis amigas están hartas y me lo manifiestan, me miran con alarma cada vez que nos encontramos y comienzo a desarrollar ante ellas el bombardeo de emociones que me atraviesan. Sus consejos son tan repetidos como mis anécdotas, el tema se agota. Yo tampoco las tolero.

Entiendo todo pero igual, repito, el deseo me puede.

Espero estar a solas para desarrollar a pleno mi deliciosa tortura. Me regocijo pensándome atrapada y atravesada por su cuerpo, me excito con el vuelo de mi imaginación y las emociones y sensaciones me toman por completo.

Ya sé que él tiene otra vida y que no cobija en sus fantasías y proyectos a mi persona. Es cierto que cada diez mensajes o llamados que le hago recibo apenas una respuesta justo a tiempo para calmar mi ansiedad con el sostenido argumento de que soy la mujer que más lo hace disfrutar en la cama. Nunca un discurso puede ser tan convincente, ¿quién más que yo puede satisfacerlo en plenitud si no hago otra cosa que alimentar todas mis pasiones y potenciales eróticos hacia su persona? La hembra más deseante, la geisha mejor preparada para darle placer a un varón.

Sin entrar en detalles, da lo mismo si estoy sola o casada y con hijos, si triunfo como profesional o si laburo en un lugar de mierda con un sueldo que apenas me alcanza para mantenerme, si soy linda o un bagayo, si soy pobre o poderosamente rica, si tengo éxito con los varones o soy una perdedora consuetudinaria... Da igual.

A veces pienso que con solo una declaración de su parte sobre la posibilidad de construir juntos nuestro futuro, todo en mí se definiría, no importa lo que cueste.

Sin embargo -y quizás no sea casual como dicen mis amigas psicólogas-, él es el típico "apasionado abandónico", aquel que se manifiesta auténticamente enamorado de mí pero sus complejidades y perturbaciones no le permiten elegirme libremente como asegura que lo haría.

Hay días en que lo odio profundamente, en los que solo concentro mi atención en los recuerdos de las escenas negativas: cuando sé que corta su teléfono apenas registra mi número, cuando no responde a mis mensajes o mails tanto sean románticos, sexuales o desesperados, cuando me dice que nos veamos y luego construye increíbles argumentos para evitarme. En esos momentos el resentimiento me supera y creo fehacientemente que voy a poder soltarme de él, lo aborrezco y sólo deseo una vida sin su presencia.

Sin embargo, es casi inmediata la disolución de estos sentimientos, comienzo a relativizar las escenas dolorosas, estiro mi comprensión hasta límites insospechables, me entusiasmo con el mínimo dato de su interés por mí (cosa que sabe hacer casi milimétricamente apenas registra mi sutil distancia), y lo amplío al punto de aquietar toda zozobra consiguiendo volver a confirmar todos mis ardientes sueños.

Algunas veces intento domesticarme. Me digo no, me digo basta, me digo está mal, me digo ¡peligro!, me digo estúpida... Pero no hay caso. Más allá de todo intento, el deseo me puede. ¿Será hormonal, alguna conmoción metabólica en mi cuerpo?, me pregunto. Claro que esta conclusión no me cierra, porque aún teniendo posibilidades de encuentro sexual con otro varón, lo cierto es que el deseo me puede con él. Con él que me usa y que me deja, que no me elige para su vida sino solamente para la cama y de vez en cuando. Con él, que apenas con un mensaje de texto aislado consigue que solo piense en cómo gestar el nuevo encuentro y tener su cuerpo junto al mío.

Debo reconocer que siento el privilegio de ser protagonista de semejante nivel de intensidad, no quiero calmarme ni calmar mi deseo, no quiero aquietarlo ni reducirlo. No me seduce la tranquilidad de sentirme ajena a esta tajante avidez, a este pujante desborde. No quiero estar serena y no me atrae aplacar mi exaltación. Un encuentro con él vale más que cientos de desabridos programas, ¿qué proyecto mejor que pensarme con él hoy, mañana, siempre?

Quizás llegue el día en que finalmente me elija como su compañera y diseñemos juntos una vida plena, un nosotros eterno. Mientras tanto, el deseo me puede. Y yo lo permito.

Para las que mandan mensajes a mitad de la noche. Para las que no se cansan de ser rechazadas y siguen intentando. Para aquellas que aún con el corazón roto lo siguen amando. Para las que buscan cualquier excusa con tal de comunicarse. Para vos, que te conectás y desconectás al msn para que te vea y te hable. Para las que nos atrae el abandono y nos encanta que nos forreen. Para el famoso "te juro que no le hablo nunca más". Para las que construímos esperanzas por encima de los datos de la realidad. Para quienes sucumbimos ante el primer dato de su presencia. Para las que seleccionamos de la vida todo lo que nos haga recordarlo. Para las que prometemos no saber nada más de él antes de dormirnos a la noche y cuando nos despertamos nos aseguramos de depilarnos por si, de casualidad, nos encontramos con él. Para las constructoras de tretas y ardides para "casuales encuentros". Para las que no podemos decir que no. Para nosotras, las que sufrimos deseando.

IMPORTANTE !!! DERF Agencia Federal de Noticias, NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, DERF Agencia Federal de Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.


Google
Web Sitio [Busqueda Personalizada]
Archivo de Noticias DERF Archivo de Noticias

  • Acceda a toda la información digitalizada

  • ir a Archivo [+]

    Encuestas
    ¿Cree que Argentina puede conquistar el título en el Mundial de Brasil?
    Si
    No
    Duda mucho
    MAS LEIDAS
    Archivo de Noticias Nokia deja de existir y desde ahora será Microsoft Mobile
     
    Si desea recibir SIN CARGO los titulares de las Noticias en su correo electronico: grupoderf@hotmail.com
     



    RSS Noticias en su Sitio  |   Archivo Ediciones Anteriores  |   Quienes Somos?  |  Link
    DERF Agencia Federal de Noticias - Mas Informacion
    GRUPO DERF - Santa Fe - Santa Fe [ Argentina ] - Email: grupoderf@hotmail.com
    © Copyright Internacional 2014 Todos los derechos Reservados.
    Seguinos en:  Facebook DERF  tWitter  
    Gestor de Noticias Web Grandi y Asociados
    Sistema Administración de Contenidos para Portales de Noticias e Información (CMS de Noticias)
    Diseño Web para Portales de Información Web