derf.com.ar    Lecturas hoy: 79295

Mauro Viale y las promesas incumplidas del Macri

Una publicación compartida de Agencia de Noticias DERF (@agenciadenoticiasderf) el


     




Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

MISCELáNEAS


¿Por qué se producen las adicciones?



Fecha: 16/04/2018   08:02

¿Qué parte del cerebro es la encargada de las adicciones? ¿Qué factores provocan que una persona se enganche a las drogas? ¿Es internet adictivo?




  
Olvidarse de los problemas, ser capaz de socializar, encajar… Las variables que pueden llevar a una persona a consumir son múltiples. Como también lo son las drogas a las que una persona puede engancharse.

No se puede olvidar que las drogas han estado presentes (y continúan) a lo largo de nuestra historia: desde los chamanes que utilizan brebajes como la ayahuasca hasta los soldados norteamericanos que lucharon en Vietnam puestos hasta las cejas de heroína, metanfetaminas o lo que pillasen. Pasando por la cocaína y su uso en Perú para soportar las altas presiones o el uso terapéutico que hacía Freud de esta sustancia, que después se descubrió que era adictiva.

Pero no todas las drogas son ilegales, como ocurre con el tabaco y el alcohol. E incluso fármacos como los antidepresivos y los ansiolíticos pueden terminar creando una adicción. ¿Por qué ocurren estos procesos? ¿Cómo se engancha uno a las drogas? ¿Y cómo es la terapia para desengancharse? ¿Se puede obligar a una persona adicta a ir a terapia? ¿Puede uno tener adicción a internet?

Cómo se produce la adicción

El cerebro es uno de los culpables de que uno se vuelva adicto a cualquier sustancia porque todas activan una zona muy concreta del cerebro: el circuito de recompensa, como explica Roy A. Wise en Neurobiología de la adicción, un artículo publicado en la Revista de Toxicomanías editada por el Centre d’Assitència Terapèutica (CAT) de Barcelona, dirigida por el psiquiatra Manuel Mas-Bagà Blanc.

Es por este motivo que todas las personas adictas que están desenganchándose sufren un síndrome de abstinencia muy similar independientemente de la sustancia que están dejando: ansiedad, irritabilidad, alteraciones del sueño y sobre todo craving, el deseo psicológico de consumir la droga o realizar el hábito perjudicial. No obstante, el resto de síntomas dependen del tipo de sustancia que se consuma porque entran en juego otras zonas del cerebro.

No obstante, es muy importante tener claro que “una adicción no se puede entender desde el punto de vista exclusivamente biológico, como ninguna conducta humana”, señala Eparquio Delgado, director del Centro Psicológico Rayuela. Llegar a estar enganchado a una sustancia es un proceso multifactorial: “Claro que actúa la biología, pero siempre nos vamos a encontrar con un problema con factores como la personalidad, el contexto individual o factores culturales y sociales”, explica Delgado.

Un ejemplo que pone el psicólogo para ilustrar que los factores culturales y sociales son muy importantes es Marottichal, un pueblo de la India con una historia interesante al respecto: en esta zona se fabricaba y comerciaba con alcohol, por lo que pronto se convirtió en una forma de vida, pero sobre todo en una adicción para muchos de los hombres del pueblo.

Es por esto que a mediados de 1960 las autoridades locales decidieron prohibir el alcohol ya que la adicción se había convertido en un problema social. La nueva ley incluía realizar redadas y requisar las bebidas en medio de la noche, por lo que algunos vecinos se presentaron voluntarios. Es en este contexto, mientras esperaban para realizar las redadas, cuando comenzaron a jugar al ajedrez. Marottichal pasó de ser un pueblo alcoholizado a dedicar horas y horas a esta actividad de ocio, una costumbre que se mantiene también hoy en día.

Terapia

La terapia ha pasado por varias formas a lo largo del tiempo. Primero y hasta hace unos años, la terapia se basaba, como explica Delgado, en la creencia de que la única causa de la adicción era la sustancia. “Esto llevaba a plantear que lo ideal era sacar a la persona del consumo de la sustancia y reducir el síndrome de asistencia” (más conocido como mono). Lo importante era que el mono y el deseo de consumir se extinguieran, por lo que se controlaba que no pudiera a tener acceso a la droga.

Con esta idea se usaban lugares residenciales para internar a las personas durante un tiempo determinado. Allí se les mantenía entretenidos y no tenían acceso a la sustancia e, incluso, se les enseñaba una profesión para que al salir fuera del centro pudieran continuar ocupados. Pero los terapeutas se chocaron con la realidad: los pacientes volvían a su lugar de origen y consumían.

¿Por qué? ¿Qué pasaba entonces con los pacientes? Pues que no había que centrarse tanto en el efecto de la sustancia y en paliar el síndrome de abstinencia como en llegar a la raíz del problema: ¿Por qué la persona se droga? Las adicciones no son solo cuestión de cómo funciona la sustancia en el cerebro, lo más importante es el contexto de la persona y qué le lleva a consumir.



Fuente:  16 de abril de 2018 (agenciafe)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados