derf.com.ar    Lecturas hoy: 26394

SANTA FE: DESTACADAS


Rosario: Asesinaron a un adolescente en la esquina de su casa



Fecha: 13/07/2018   08:06

Antonio Francisco Ramírez fue sorprendido cuando estaba con una amiga· Los autores del crimen estarían identificados pero el móvil del hecho es poco claro




  

 

Miguel tiene 63 años y vive de lo que gana vendiendo medias en el centro de la ciudad. Se mueve en una silla de ruedas desde que descuidó su diabetes y eso le costó perder el pie derecho. También sentenció su oficio de yesero. Pero eso no fue lo peor que le pasó. Ayer, a la 1.30, una vecina lo despertó a los gritos en su casa de Acevedo y José Ingenieros, en el barrio Fisherton Noroeste. “¡Le pegaron un balazo a «Panchito!»”, le exlamaron. El pibe era uno de sus cuatro hijos. Miguel salió y como pudo llegó hasta el policlínico San Martín, al que lo habían trasladado los amigos. En la guardia le dijeron que su hijo Antonio, de 16 años, había sido asesinado. Se llamaba Antonio Francisco Ramírez y había recibido un balazo en la espalda. El pibe hoy hubiese cumplido 17 años.

Sentado en la puerta de su casa, donde hasta principio de año funcionó una verdulería que no pudo mantener, Miguel no dejaba de recibir condolencias vía telefónica. “Si, me lo han muerto al «Panchito»”, le dijo con voz quebrada a uno de sus parientes que llamaba desde Tucumán, donde había nacido el muchacho. Mientras tanto, la familia recibía toda la solidaridad que a mano se puede dar en un barrio periférico. Las empleadas del Centro de Salud “Ceferino Namuncurá” colaboraron para agilizar los trámites a fin de que la Justicia liberara el cuerpo del adolescente para poder velarlo en su humilde vivienda. Una amiga de la familia acompañaba a la mamá de “Panchito” para completar la gira de los papeles en Tribunales y el Instituto Médico Legal (IML).

“Lo vamos a velar acá. En la pieza que estábamos haciendo para él. Ese era su sueño. Tener una pieza para el sólo. Pero no se pudo. Se la queríamos regalar para sus 17 años, que cumplía mañana (por hoy)”, comentó Miguel.

 

Jaqueado por la adicción

“Panchito” murió horas antes de cumplir los 17. Su padre contó que estaba terminando la secundaria en una escuela del centro cursando esporádicamente y que era un pibe jaqueado por la adicción. “Mi hijo era un buen pibe al que los amigos lo inflaron”, dijo con amargura refiriéndose a la mala junta del adolescente.

Los Ramírez viven a escasos metros del Centro de Salud “Ceferino Namuncurá”, frente a la capilla Dios Padre y a unos 400 metros del asentamiento conocido como La Bombacha, en el sector de Fisherton más empobrecido. Un lugar de casas bajas, sin cámaras de videovigilancia a simple vista. La vivienda familiar limita en su fondo con el domicilio en el que fue asesinado de un balazo en el rostro Eduardo Hugo Rodríguez el pasado 20 de diciembre. Al hombre, de 49 años y empleado en un fábrica de ópticas para autos, le patearon la puerta de su casa una noche y cuando se asomó para ver qué pasaba lo mataron con un certero disparo.

“Nosotros no queremos decir mucho porque sabemos poco. Lo que nos contaron es que «Panchito» estaba acá a la vuelta con una amiga y llegaron dos pibes a pie y lo balearon. Le pegaron un balazo en la espalda”, relató Miguel, visiblemente compungido. “Acá no se puede hablar. La gente es muy filosa y la verdad es que no quiero que me vengan a hacer quilombo en mi casa porque tengo otros hijos que cuidar. Todo está muy podrido”, agregó el hombre sabiendo lo que pasa puertas afuera de su casa.

 

Con una amiga

Las últimas horas de la víctima fueron agitadas y transcurrieron a menos de una cuadra de su casa, sin que su familia lo supiera. Según se pudo reconstruir el domingo pasado “Panchito” mantuvo una áspera discusión con su hermano mayor que finalizó cuando quien moriría horas más tardes le provocó una lesión física a su pariente de sangre. A partir de ese momento el pibe de 16 años escapó de su casa y su familia nada supo sobre él hasta que los anoticiaron de su muerte. “Ahora todo el mundo sabe. Que «Panchito» tenía una novia acá a la vuelta (Maradona al 800 bis) y que estuvo viviendo por ahí. Desde el lunes lo buscamos. Le dijimos a sus amigos porque no queríamos que se quedara tirado sin ropa y sin plata. Ayer estuvimos por Maradona al 800 bis y nadie nos dijo nada. Pero nada”, contó el padre. “Yo no entiendo que tienen que hacer los pibes a la 1.30 de la mañana en una esquina o andando en motos. Podes quedarte una, pero no todas las noches”, contó Miguel.

Sobre el mediodía el fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno enmarcó oficialmente el asesinato de Ramírez. El funcionario judicial indicó que aproximadamente a la 1.30 de la madrugada “Panchito” y una amiga estaban en inmediaciones de Maradona entre Franklin y La República, en jurisdicción de la seccional 17ª. La mujer, de 20 años, reside a pocos metros de la escena del crimen. En eso dos muchachos llegaron caminando y los increparon. Uno disparó contra Ramírez y un proyectil lo impactó en la espalda. Tras ello ambos agresores huyeron a pie.

Agonizante, el pibe fue llevado por sus amigos hasta el Policlínico San Martín, ubicado a unos 6 kilómetros de la escena del crimen. El fiscal indicó que los agresores están identificados (nombres y apodos se preservan para no entorpecer) y se trabajaba para establecer el móvil del crimen. La familia, en tanto, indicó que en el policlínico fueron alertados de que “Panchito” llegó al centro asistencial llevando entre sus ropas una billetera con 520 pesos. Es decir que no le robaron.

 

Pelea de bandas

“Este es un conflicto entre bandos antagónicos enfrentados. Hubo conflictos previos entre la víctima y los posibles autores. En diciembre del año pasado Ramírez resultó herido con un balazo en el cuello, que es una causa que está en investigación y sobre la que estamos trabajando para analizar si guarda relación con el homicidio”, dijo el fiscal. La familia del pibe confirmó que “Panchito” había sido herido en el cuello sin ahondar en precisiones. “No es el primer episodio de violencia entre los bandos”, resaltó Moreno sin dar mayores precisiones.

Fuentes allegadas a la causa confiaron que bajo la lupa de la investigación quedó el asesinato de Jonatan Gabriel Franco, ocurrido los primeros minutos del domingo 8 de octubre del año pasado. El muchacho de 18 años murió en el Hospital Centenario, donde había ingresado baleado desde el barrio Stella Maris, lindero a Fisherton Noroeste. Por ese hecho se entregó de manera espontánea un pibe de 16 años conocido como “Jorgito”.

“Una de las hipótesis que se barajan es que «Jorgito» era amigo de Ramírez; Y que el ataque a balazo que sufrió en diciembre podría haber sido una venganza por la amistad con ese muchacho. Habrá que valorar ahora si ese hecho está relacionado con el homicidio de hoy”, explicó una fuente allegada a la causa. El fiscal Moreno comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que recabaran datos sobre el territorio.



Fuente:  13 de julio de 2018 (SinMordaza)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados