Santa Fe | Diego Román | Jorge Baclini | Justicia | Recreo

Agredieron en la escuela a la hermana menor de Diego Román

La denuncia la realizo la hija menor de María, hermana de Diego, por amenazas y lesiones

En el día de ayer María del Luján Cardozo, la madre de Diego Román, y su abogado querellante Dionisio Ayala se reunieron con el fiscal general de la provincia, Jorge Baclini, y con el Fiscal Regional de la Circunscripción Judicial Nº 1, Carlos Arietti. En tal ocasión, plantearon sus dudas sobre la investigación y criticaron las demoras. Pidieron la custodia de los hermanos, menores de edad, que hoy están al cuidado de la subsecretaría de Niñez.

En este contexto, Ayala contó que el martes por la noche se radicó una denuncia por amenazas y lesiones a la hermana mayor de Diego Román –hija de los mismos padre y madre que Diego–. "La hizo la hija menor de edad de María, hermana de Diego, por amenazas y lesiones dentro de la escuela secundaria a la que asiste. Precisamente –las agresoras fueron– las hijas de la señora del padre. Son amenazas violentas que nosotros tenemos que pedir por el resguardo fundamentalmente, y por el trabajo de las fuerzas de seguridad para que tomen el control de ese tema. Estuvieron hasta tarde, le hicieron todos los exámenes médicos a la chicas a través del personal médico policial interviniente en la seccional 1 y eso está en la órbita ahora del fiscal de turno".

Al mismo tiempo, Ayala menciono el pedido presentado ante la Justicia para que los dos hermanos de Diego Román (de 8 y 10 años) pasen al cuidado de su madre, María del Lujan Cardozo. Los niños, que vivían con su padre en Recreo, ahora se encuentran al resguardo de la Subsecretaría de Niñez de la Provincia.

"Hay dos chicos que están a disposición de la Subsecretaría de la Niñez. Baclini y Arietti se comprometieron a tratar de informar o solicitar los informes a la Subsecretaria para ver cuáles son los motivos completos por los cuales ellos aducen sacar una resolución excepcional de derechos que tiene la subsecretaría de la niñez en relación a los chicos y que fueron depositados prácticamente en un albergue, cuando la madre no está imputada", detalló Ayala.

"Ese es nuestro reclamo ante el Colegio de Familia. Que se le entregue a ella (la madre) bajo custodia de los chiquitos. Tienen 8 y 10 años. No siguen yendo a su escuela, no están en Recreo y no sabemos dónde están", agregó.

Y advirtió que la muerte de su hermano "les cambió la vida totalmente. No solo por la muerte de Diego, sino que los sacaron del ámbito. Eso genera un problema psicológico bastante serio porque los alejan del grupo familiar".

Dejá tu comentario