Opinión | Alberto Fernández

Alberto entre dos verbos

Des­pe­na­li­zar o le­ga­li­zar son las op­cio­nes que el Pre­si­den­te evalúa para enfrentar los dos te­mas de la agen­da po­lí­ti­ca y so­cial que lo aguar­dan ni bien ter­mi­ne de en­ca­mi­nar las ur­gen­cias del ham­bre y la deu­da: la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria de los em­ba­ra­zos y el con­su­mo de sus­tan­cias prohi­bi­das por la ley vi­gen­te. El Va­ti­cano pre­ten­dió pre­sen­tar el en­cuen­tro de Al­ber­to Fer­nán­dez con el Papa como un com­pro­mi­so del Go­bierno ar­gen­tino de no avan­zar en la le­ga­li­za­ción del abor­to, en con­tra­po­si­ción abier­ta a la fir­me pos­tu­ra de los pa­ñue­los ver­des que in­sis­ti­rán este año con la ini­cia­ti­va. Mien­tras tan­to, cua­tro car­te­ras y una se­cre­ta­ría de Es­ta­do tra­ba­jan en la re­dac­ción de un an­te­pro­yec­to que otor­gue ma­yo­res li­ber­ta­des a los con­su­mi­do­res de ma­rihua­na, a pe­sar de las vo­ces que plan­tean pos­po­ner el de­ba­te has­ta que exis­tan ma­yo­res con­sen­sos. Pa­sen y lean.

Uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria de Roma, tuvo lu­gar du­ran­te la ma­dru­ga­da del 12 de enero del año 49 a.C. cuan­do Cayo Ju­lio Cé­sar se dis­pu­so a cru­zar el Ru­bi­cón, un río que di­vi­día Ita­lia de la Ga­lia Ci­sal­pi­na. El Se­na­do ro­mano, con la fi­na­li­dad de im­pe­dir el paso de tro­pas pro­ce­den­tes del nor­te, ha­bía de­cla­ra­do sa­crí­le­go y pa­rri­ci­da a aquel que con una le­gión se atre­vie­ra a cru­zar­lo.

Por en­ton­ces, el Im­pe­rio Ro­mano sos­te­nía a du­ras pe­nas la Re­pú­bli­ca como for­ma de go­bierno. Los tres triun­vi­ros sur­gi­dos tras la fa­lli­da con­ju­ra del jo­ven no­ble Lu­cio Ca­ti­li­na –quien ha­bía in­ten­ta­do in­fruc­tuo­sa­men­te im­po­ner su pro­yec­to to­man­do el po­der por asal­to y ase­si­nan­do a to­dos los se­na­do­res– in­ten­ta­ban un equi­li­brio di­fí­cil de sos­te­ner por la enor­me po­pu­la­ri­dad de uno de ellos: Ju­lio Cé­sar, quien re­gre­sa­ba a Roma tras su exi­to­sa cam­pa­ña de con­quis­ta de la Ga­lia.

Te­me­ro­so de que la mar­cha so­bre la ciu­dad eter­na se trans­for­ma­ra en su pro­cla­ma­ción, el Se­na­do le or­de­nó a Cé­sar que de­ja­rá sus tro­pas al nor­te del Ru­bi­cón. Pero el mun­do no es de los obe­dien­tes, así que jun­to a sus le­gio­na­rios, el hom­bre más im­por­tan­te de la his­to­ria del Im­pe­rio Ro­mano pro­nun­ció su cé­le­bre fra­se Alea Jac­ta est, algo así como “la suer­te está echa­da” y se aba­lan­zó so­bre la ca­pi­tal, lue­go de mo­jar las pa­tas de sus cor­ce­les en las aguas de aquel río, cuyo nom­bre que­da­ría im­pre­so en una de las me­tá­fo­ras más usa­das por las len­guas la­ti­nas.

En el ho­ri­zon­te de la ges­tión Fer­nán­dez apa­re­cen va­rios Ru­bi­co­nes. Pero hay dos que pue­den sig­ni­fi­car un an­tes y un des­pués en ma­te­ria de po­lí­ti­cas so­cia­les y por los que su go­bierno po­drá ser re­cor­da­do para toda la pos­te­ri­dad (en caso de ani­mar­se a cru­zar­los). Uno es la le­ga­li­za­ción del abor­to, re­cla­ma­do con in­sis­ten­cia por un sec­tor im­por­tan­te de la so­cie­dad que no pudo co­ro­nar con éxi­to la ju­ga­da del año pa­sa­do cuan­do ob­tu­vo una vic­to­ria en Dipu­tados, pero una de­rro­ta en el Se­na­do de la Na­ción. El otro es la li­be­ra­li­za­ción del con­su­mo de ma­rihua­na, que tam­bién cuen­ta con cier­to con­sen­so so­cial –fun­da­men­tal­men­te en los sec­to­res me­dios– pero que no lo­gra en­con­trar el pun­to de equi­li­brio en la uni­fi­ca­ción de una ini­cia­ti­va que con­ci­te el apo­yo de las ma­yo­rías ne­ce­sa­rias para lo­grar su apro­ba­ción.

Ru­bi­cón Va­ti­cano

Muy cer­ca del his­tó­ri­co río que hizo fa­mo­so Ju­lio Cé­sar, esta se­ma­na Al­ber­to Fer­nán­dez vi­si­tó al Sumo Pon­tí­fi­ce en la San­ta Sede en el mar­co de una gira por Eu­ro­pa que con­ti­nua­rá has­ta el 7 de fe­bre­ro. Lue­go de los sa­lu­dos pro­to­co­la­res y el en­cuen­tro cor­dial que se ex­ten­dió por unos cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos, sur­gió un cor­to­cir­cui­to en la co­mu­ni­ca­ción acer­ca de los con­te­ni­dos de la con­ver­sa­ción.

Mien­tras el man­da­ta­rio ar­gen­tino res­pon­día, en una rue­da con pe­rio­dis­tas, que no se ha­bía ha­bla­do so­bre el siem­pre rís­pi­do (para la Igle­sia) tema del abor­to, en un co­mu­ni­ca­do ofi­cial del De­par­ta­men­to de Pren­sa del Va­ti­cano se afir­mó lo con­tra­rio. Más allá de la des­men­ti­da pos­te­rior de los vo­ce­ros pa­pa­les –que de­bie­ron sa­lir a acla­rar que en reali­dad el tema en cues­tión ha­bía sido abor­da­do en un en­cuen­tro con el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do, car­de­nal Pie­tro Pa­ro­lín y no con Fran­cis­co– que­dó flo­tan­do en el am­bien­te la ten­sión pro­pia de una con­tro­ver­sia que cla­ra­men­te se plan­tea­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas, cuan­do el Go­bierno pre­sen­te su agen­da par­la­men­ta­ria para 2020.

Está cla­ro que en los pri­me­ros cin­cuen­ta días de go­bierno, las prio­ri­da­des de ges­tión es­tu­vie­ron pues­tas en el or­de­na­mien­to de las des­ca­la­bra­das fi­nan­zas pú­bli­cas, la re­or­ga­ni­za­ción de un cro­no­gra­ma de pa­gos ra­cio­nal para en­fren­tar el enor­me en­deu­da­mien­to del país y la pues­ta en mar­cha de un plan de emer­gen­cia para mi­ti­gar la si­tua­ción so­cial de mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos que que­da­ron desam­pa­ra­dos tras cua­tro años de ges­tión ma­cris­ta. Sin em­bar­go, son mu­chos los sec­to­res que po­nen ex­pec­ta­ti­vas en lo­grar que este año el Po­der Eje­cu­ti­vo en­víe el Con­gre­so un nue­vo pro­yec­to para con­cre­tar fi­nal­men­te la tan an­sia­da apro­ba­ción de una ini­cia­ti­va que ter­mi­ne de una vez por to­das con la cri­mi­na­li­za­ción de las mu­je­res que de­ci­den in­te­rrum­pir sus em­ba­ra­zos.

No será fá­cil sor­tear las opo­si­cio­nes fé­rreas de los gru­pos iden­ti­fi­ca­dos con los “pa­ñue­los ce­les­tes”, que tie­nen como so­por­te ins­ti­tu­cio­nal a la mis­mí­si­ma Igle­sia cuyo jefe po­lí­ti­co re­ci­bió esta se­ma­na la ca­lu­ro­sa vi­si­ta del Pre­si­den­te, quien a pe­sar de todo, ase­gu­ró se­guir con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de des­pe­na­li­zar el abor­to. No es ca­sual que Fer­nán­dez haya re­mar­ca­do ante una pe­rio­dis­ta que lo in­ter­pe­ló a la sa­li­da de la cita pa­pal al res­pec­to con una fra­se con­tun­den­te y, a la vez, am­bi­gua: “Voy a cum­plir con mi pa­la­bra, pero mi pa­la­bra no es vol­ver a abrir una bre­cha en­tre pa­ñue­los ver­des y ce­les­tes. Mi pa­la­bra es dar­le la po­si­bi­li­dad a la mu­jer de que, si quie­re abor­tar, lo pue­da ha­cer le­gal­men­te. Y ayu­dar a los que quie­ran te­ner sus hi­jos a que los pue­dan te­ner. Ese va a ser mi tra­ba­jo”.

Tras este pro­nun­cia­mien­to del man­da­ta­rio en pleno co­ra­zón del Va­ti­cano, en al­gu­nos sec­to­res re­emer­gió la idea de una sa­li­da in­ter­me­dia, que pro­pon­ga es­ca­lo­nar los ob­je­ti­vos, co­men­zan­do por des­pe­na­li­zar el abor­to a par­tir de una mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go Pe­nal, para más ade­lan­te plan­tear lisa y lla­na­men­te su le­ga­li­za­ción. “Esto se in­ten­tó lle­var ade­lan­te el año pa­sa­do cuan­do se avi­zo­ra­ba una de­rro­ta en el Se­na­do del pro­yec­to que ha­bía­mos apro­ba­do en dipu­tados y no cua­jó, no sé si es la me­jor de las es­tra­te­gias”, ase­gu­ró a #Puen­teAe­reo una le­gis­la­do­ra del ofi­cia­lis­mo. Por su par­te, una dipu­tada del Fren­te de To­dos in­sis­tió con la ne­ce­si­dad de pos­ter­gar la dis­cu­sión ale­gan­do que “no es mo­men­to de plan­tear nue­va­men­te un tema que nos di­vi­de, jus­ta­men­te cuan­do des­de el go­bierno se está ins­tan­do a una uni­dad para en­fren­tar la cri­sis so­cial”.

Ro­bi­cón po­rre­ro

El otro gran tema está re­la­cio­na­do con el con­su­mo de dro­gas en la Ar­gen­ti­na. Des­de el mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad na­cio­nal se vie­ne tra­ba­jan­do en ron­das de con­sul­tas con di­fe­ren­tes sec­to­res de la co­mu­ni­dad en torno a pre­ci­sar los al­can­ces de una nue­va le­gis­la­ción que con­tem­ple las ne­ce­si­da­des de to­dos los ac­to­res so­cia­les. Sa­bi­na Fre­de­ric se ha reuni­do en las úl­ti­mas se­ma­nas con di­ri­gen­tes, co­mu­ni­ca­do­res, mi­li­tan­tes ba­rria­les, abo­ga­dos y es­pe­cia­lis­tas en adic­cio­nes para con­for­mar una masa crí­ti­ca que le per­mi­ta al Go­bierno lle­gar a con­clu­sio­nes abar­ca­ti­vas de los di­fe­ren­tes cri­te­rios que hay en la ma­te­ria.

“La idea es crear un ám­bi­to in­ter­mi­nis­te­rial que con­tem­ple la par­ti­ci­pa­ción de re­pre­sen­tan­tes de la car­te­ra de Jus­ti­cia, Se­gu­ri­dad, Sa­lud, Desa­rro­llo So­cial y la SE­DRO­NAR, para lo­grar una ini­cia­ti­va de con­sen­so, con la prio­ri­dad pues­ta en lo­grar que no se siga cri­mi­na­li­zan­do a los con­su­mi­do­res”, ase­gu­ró una fuen­te gu­ber­na­men­tal. “No es lo mis­mo pro­po­ner una mo­di­fi­ca­ción a la ley para que la po­li­cía no de­ten­ga más pi­bes con un po­rro y la Jus­ti­cia no los en­cau­se, que le­ga­li­zar el con­su­mo de dro­gas”, afir­mó a este por­tal una fun­cio­na­ria que tra­ba­ja hace años con la te­má­ti­ca de adic­cio­nes.

Las aguas aquí pa­re­cen es­tar di­vi­di­das tam­bién al in­te­rior del ofi­cia­lis­mo. Unos alien­tan una sa­li­da “a la uru­gua­ya”, con un Es­ta­do que le­ga­li­ce los cul­ti­vos y re­gu­le el con­su­mo; mien­tras que otros sos­tie­nen que pri­me­ro hay que tra­ba­jar en la con­so­li­da­ción de las re­des de aten­ción para las per­so­nas con pro­ble­mas de adic­ción y no dar un men­sa­je de li­be­ra­li­za­ción que pue­de te­ner con­se­cuen­cias in­de­sea­bles.

Del mis­mo modo que con el abor­to, en el tema dro­gas tam­bién apa­re­ce la dis­yun­ti­va en­tre “le­ga­li­zar” o “des­pe­na­li­zar”, dos ver­bos que el pre­si­den­te de­be­rá apren­der a con­ju­gar ade­cua­da­men­te si pre­ten­de avan­zar en un de­ba­te que se­gu­ra­men­te di­vi­di­rá aguas en la so­cie­dad ar­gen­ti­na. Y Fer­nán­dez sabe, como buen pro­fe­sor de De­re­cho, que una vez que se cru­za el Ru­bi­cón, al igual que en la an­ti­gua Roma, no hay vuel­ta atrás.

FUENTE: Por Mau­ro Fe­de­ri­co para puenteaereodigital

Dejá tu comentario