Dengue
Nacionales | Alberto Fernández | Coronavirus | ANSES | Banco Central | crisis | Cuarentena

Alberto, enfurecido con propios por la situación en los bancos

El presidente estalló viendo los amontonamientos y colas interminables de jubilados en la puerta de los bancos.

Alberto Fernández estalló este viernes al ver en las pantallas de Olivos que la entrada de los bancos se desbordaba de jubilados desesperados por cobrar sus jubilaciones, haciendo estallar por el aire todos los esfuerzos de la cuarentena y para peor: en la franja etaria más vulnerable al Coronavirus.

Fuentes al tanto de la situación confirmaron a LPO que fue la primera vez que en Olivos se sintió que la crisis se les escapaba de las manos. Fue una desastre anunciado. Tuvieron casi una semana para planificar un mejor operativo de pago, para comunicarlo mejor, y por alguna razón no se hizo.

Con la crisis estallando en los monitores, Alberto recordó que en su momento se le pidió al líder de La Bancaria, Sergio Palazzo, que abra los bancos durante la cuarentena -como hizo España- y supuestamente el sindicalista se negó. De hecho, los bancos afirman que querían abrir todos los días como hacen las farmacias y fue el sindicalista quien se negó. En La Bancaria niegan que ellos hayan rechazado la opción de abrir los bancos, pero el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, respaldó la versión de los bancos.

Las imágenes de este viernes fueron escalofriantes: miles de ancianos haciendo colas que en el Conurbano llegaron a las seis cuadras, sin guardar las distancias mínimas y en muchos casos agolpándose en las entradas del banco. Los especialistas sostienen que el cajero automático con este uso masivo se convierte en un formidable dispositivo de contagio, más peligroso que tener todas las sucursales abiertas para atender por cajas.

Indignado, mientras miraba las imágenes, Alberto pidió que les orden a los bancos abrir este fin de semana. Rápidamente el BCRA y el gremio cumplieron la orden, pero el desastre ya estaba hecho y la gente no se movió de los bancos.

Además de atender a los jubilados y beneficiarios de planes que no tienen tarjeta de debido, la idea de abrir los bancos era evitar que se repitiera lo del viernes pasado, cuando los cajeros estallaron porque se juntaron varios pagos en un sólo día. LPO contó que ese caos había generado cruces en el Gobierno y reparto de culpas. Pero lo que nadie puede explicar y no se logra entender es cómo volvió a pasar lo mismo apenas unos días después.

"Si hubo un error fue la acumulación de los beneficiarios", dijeron desde un banco a este medio. Más directo fue el propio Palazzo que apuntó a la Anses por "es el que determina cómo se paga" y advirtió que pasará lo mismo con el pago de los 10 mil pesos a monotributistas y beneficiarios de planes. En la Anses responsabilizan al Banco Central y a su titular, Miguel Pesce. En definitiva, las mismas internas que estallaron hace una semana y que lejos de solucionarse terminaron agravando el problema.

En todos los sectores involucrados hablan de "un tema cultural". Fuentes de los bancos, del gremio y de la Anses consultadas por LPO coincidieron en que el 70 por ciento de las personas que fueron a las sucursales podrían haber sacado su dinero por el cajero o no tenían que ir. Aunque este puede ser un motivo para contemplar, no exime de culpas a los responsables y, en todo caso, habla de falencias en la comunicación.

"No estuvo bien manejado desde la Anses, tampoco la comunicación ni el operativo. Si te manejas por Twitter llegás nada más que a un segmento de la población", dijeron a LPO desde un banco. "Hace falta una comunicación pública más contundente en los medios masivos para que la gente no salga y use los medios electrónicos", admitió.

En las entidades públicas y el gremio hay quejas también porque la mayoría de los bancos privados no pagan a los jubilados y los beneficiarios de planes sociales, lo que concentra a los beneficiados en pocas sucursales. Además, dicen que sólo los públicos mantuvieron durante la cuarentena el ritmo de recarga de los cajeros.

Desde la Anses, en cambio, sostienen que la modalidad de apertura de los bancos la dispuso el Banco Central y remarcaron que habían pedido que haya turnos para la atención. Además dijeron que las entidades pidieron abrir porque los cajeros automáticos estaban colapsados y tenían tarjetas retenidas.

FUENTE: La Política Online
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario