Opinión | Alberto Nisman | AMIA

Al­ber­to Nis­man y sus dos de­mo­nios

En un nue­vo aniver­sa­rio de la aún no es­cla­re­ci­da muer­te del fis­cal de la UFI AMIA no fal­ta­ron las teo­rías es­tra­fa­la­rias y los opi­nó­lo­gos de oca­sión que –le­jos de con­tri­buir con el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos– solo arro­ja­ron más du­das so­bre lo acon­te­ci­do en el de­par­ta­men­to Le Parc hace exac­ta­men­te cin­co años.

Por Mau­ro Fe­de­ri­co

En un nue­vo aniver­sa­rio de la aún no es­cla­re­ci­da muer­te del fis­cal de la UFI AMIA no fal­ta­ron las teo­rías es­tra­fa­la­rias y los opi­nó­lo­gos de oca­sión que –le­jos de con­tri­buir con el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos– solo arro­ja­ron más du­das so­bre lo acon­te­ci­do en el de­par­ta­men­to Le Parc hace exac­ta­men­te cin­co años. Sin em­bar­go, poco se ha­bló de la in­ter­na en­tre los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que sem­bró de pis­tas errá­ti­cas la in­ves­ti­ga­ción del aten­ta­do y re­emer­gió con in­ten­si­dad tras la de­nun­cia de Nis­man por el Me­mo­rán­dum con Irán, cua­tro días an­tes del trá­gi­co su­ce­so. El fan­tas­ma de Stiu­so, que ya no asus­ta, sir­ve como pan­ta­lla para se­guir ocul­tan­do las prue­bas que po­drían ter­mi­nar con la im­pu­ni­dad en los dos su­ce­sos más con­mo­cio­nan­tes de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea ar­gen­ti­na. Pa­sen y lean.

Has­ta la lle­ga­da de los Sim­pson a la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, el más fa­mo­so de los Ho­me­ros no era el pa­dre de la cé­le­bre fa­mi­lia de Spring­field, sino el mí­ti­co aedo grie­go a quien se le atri­bu­ye la au­to­ría de obras mo­nu­men­ta­les de la li­te­ra­tu­ra an­ti­gua. Una de las más fa­mo­sas es La Odi­sea, don­de Ho­me­ro re­la­ta las pe­ri­pe­cias del rey de Ita­ca du­ran­te su pe­ri­plo de re­gre­so al ho­gar, tras la gue­rra con­tra los tro­ya­nos. En ese de­rro­te­ro in­ter­mi­na­ble has­ta los bra­zos de su ama­da Pe­né­lo­pe, Uli­ses debe atra­ve­sar por in­nu­me­ra­bles in­con­ve­nien­tes que ame­na­zan su vida y la de su tri­pu­la­ción. Uno de esos es­co­llos es el es­tre­cho paso en­tre dos mons­truos: Es­ci­la, con tor­so de mu­jer y cola de pez del que sur­gen seis pe­rros, cada uno con dos pa­tas fi­na­li­za­dos en ca­be­zas con tres fi­las de dien­tes que ata­can fe­roz­men­te a los bar­cos que pa­san por su lado del es­tre­cho. Y en el otro ex­tre­mo del ca­nal un re­mo­lino, Ca­rib­dis, que tres ve­ces al día de­vo­ra a los bar­cos que se le ani­man y los vo­mi­ta des­tro­za­dos. La ex­pre­sión “en­tre Es­ci­la y Ca­rib­dis” se ha uti­li­za­do mu­cho en la li­te­ra­tu­ra y has­ta en el len­gua­je co­lo­quial, para re­pre­sen­tar el es­ta­do don­de uno se en­cuen­tra en­tre dos pe­li­gros.

Al igual que los ma­ri­ne­ros de Odi­seo, Al­ber­to Nis­man, de cuya muer­te se cum­plió ayer cin­co años, in­ten­tó sor­tear el paso en­tre dos de­mo­nios que atra­vie­san la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de nues­tro país: el aten­ta­do a la AMIA y las su­ce­si­vas ma­nio­bras para en­cu­brir a sus res­pon­sa­bles, en­tre las cua­les el pro­pio Nis­man en­ten­dió que se en­con­tra­ba la fir­ma del me­mo­rán­dum con Irán, ori­gen de la de­nun­cia que ter­mi­na­ría por se­llar su des­tino. De­trás de esos in­trin­ca­dos ar­ti­lu­gios que ga­ran­ti­za­ron la im­pu­ni­dad, emer­ge la som­bra de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, en don­de tam­bién ha­bi­ta­ron has­ta no hace mu­cho al­gu­nos mons­truos me­nos mi­to­ló­gi­cos, pero tan pe­li­gro­sos como los de la es­tre­cha ruta ma­rí­ti­ma de la an­ti­gua Gre­cia.

El quin­to aniver­sa­rio de la muer­te del fis­cal fue la ex­cu­sa per­fec­ta para que mu­chos sec­to­res re­abrie­ran una he­ri­da que con­ti­núa sin ci­ca­tri­zar en la me­mo­ria co­lec­ti­va, va­lién­do­se de ar­gu­men­tos apor­ta­dos por los his­tó­ri­cos en­cu­bri­do­res, que son ra­ya­nos con la cien­cia fic­ción. Así, no fal­ta­ron du­ran­te es­tos días los ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos que in­ten­ta­ron for­ta­le­cer la hi­pó­te­sis del ase­si­na­to de Nis­man, subidos a un su­pues­to aná­li­sis del en­tre­cru­za­mien­to de lla­ma­das y men­sa­jes que in­vo­lu­cra­ría –una vez más– al ya pro­ce­sa­do como par­tí­ci­pe ne­ce­sa­rio del pre­sun­to cri­men Die­go La­go­mar­sino. Una hi­pó­te­sis im­pre­ci­sa y de di­fí­cil va­li­da­ción tec­no­ló­gi­ca, que solo sir­ve para ali­men­tar las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes no acep­tan otra con­clu­sión que no sea la del mag­ni­ci­dio.

La­men­ta­ble­men­te, tan­to lo ocu­rri­do en la AMIA hace un cuar­to de si­glo como la sos­pe­cho­sa muer­te de su prin­ci­pal in­ves­ti­ga­dor, for­man par­te de los he­chos so­bre cuya ma­te­ria­li­dad la Jus­ti­cia nun­ca ter­mi­nó de ha­llar las prue­bas que con­va­li­da­ran las hi­pó­te­sis im­pul­sa­das, en am­bos ca­sos, por el mis­mo sec­tor de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia: que hubo co­che bom­ba en el aten­ta­do or­ga­ni­za­do por los ira­níes y que a Nis­man lo mató un co­man­do por or­den de la Pre­si­den­ta que qui­so ga­ran­ti­zar­les la im­pu­ni­dad a los au­to­res del ata­que con­tra la mu­tual ju­día. Y ese des­tino trá­gi­co pen­de como es­pa­da de Da­mo­cles so­bre la so­cie­dad ar­gen­ti­na. ¿Cómo es po­si­ble que dos epi­so­dios de ta­ma­ña mag­ni­tud ins­ti­tu­cio­nal per­ma­nez­can sin una re­so­lu­ción ju­di­cial con­tun­den­te que di­si­pe du­das so­bre su res­pon­sa­bi­li­dad? ¿En qué país, que se pre­cie de se­rio, pue­de trans­for­mar­se una tra­ge­dia con­mo­cio­nan­te en ma­te­ria opi­na­ble de la cla­se po­lí­ti­ca, como si se tra­ta­ra de un Boca-Rí­ver?

***

Mu­cho ser­vi­cio, poca in­te­li­gen­cia

La ex Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do (SIDE), ac­tual Agen­cia Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia (AFI), es­tu­vo –y si­gue es­tan­do– pre­sen­te en am­bas pes­qui­sas, con un pro­ta­go­nis­mo que no siem­pre fue el ade­cua­do. El pri­mer tra­mo de la in­ves­ti­ga­ción por la ex­plo­sión en la ca­lle Pas­teur, que arro­jó un sal­do de 85 víc­ti­mas fa­ta­les, es­tu­vo a car­go de un equi­po es­pe­cial que co­men­zó a des­anu­dar una com­ple­ja tra­ma de re­la­cio­nes en­tre te­rro­ris­tas de Me­dio Orien­te y una su­pues­ta co­ne­xión lo­cal, so­bre quie­nes se puso el foco en aque­llos pri­me­ros años. Una in­ter­na or­ques­ta­da des­de la di­vi­sión Con­tra­in­te­li­gen­cia des­pla­zó a aquel gru­po de eli­te, for­ma­do por una do­ce­na de in­te­gran­tes de La Casa –va­rios de los cua­les pro­ve­nían de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar– y mon­tó la pri­me­ra gran pan­ta­lla de en­cu­bri­mien­to so­bre el aten­ta­do.

Esos gru­pos te­nían dos ca­be­zas bien di­fe­ren­cia­das: los doce após­to­les de la Sala Pa­tria, es­ta­ban co­man­da­dos por el li­cen­cia­do en cien­cias po­lí­ti­cas Pa­tri­cio Fin­nen y el ma­yor del Ejér­ci­to Ale­jan­dro Brous­son; mien­tras que el otro sec­tor, era li­de­ra­do por An­to­nio Stiu­so, es­pe­cia­lis­ta en in­for­má­ti­ca que ma­ne­jó la es­tra­té­gi­ca Di­rec­ción de Ope­ra­cio­nes del or­ga­nis­mo. Mu­cho más há­bil para el ma­ne­jo po­lí­ti­co y con me­nos es­crú­pu­los que sus opo­nen­tes, “Jai­me” supo cons­truir su po­der en base a la uti­li­za­ción “opor­tu­na” de in­for­ma­ción que acu­mu­la­ba en sus ar­chi­vos en per­jui­cio de sus enemi­gos.

Cuan­do Nis­man tomó el con­trol de la cau­sa AMIA, el mis­mí­si­mo Nés­tor Kir­ch­ner lo co­nec­tó con Stiu­so para que tra­ba­ja­ran jun­tos. En más de doce años al fren­te de la Uni­dad Fis­cal es­pe­cial, la du­pla no lo­gró avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos que sir­vie­ran para con­so­li­dar una acu­sa­ción fun­da­da en he­chos com­pro­ba­bles ju­rí­di­ca­men­te. Toda la in­ge­nie­ría de la acu­sa­ción con­tra los sos­pe­cho­sos de siem­pre, se fun­dó en los di­chos de los in­for­man­tes se­cre­tos y en las teo­rías que el pro­pio Stiu­so cons­tru­yó para con­for­mar el ape­ti­to de avan­ces que de­man­da­ba la po­lí­ti­ca. Es muy di­fí­cil ima­gi­nar que el ga­ran­te del en­cu­bri­mien­to du­ran­te el pri­mer tra­mo de la cau­sa pu­die­ra ac­tuar de modo di­fe­ren­te al que le ha­bía per­mi­ti­do con­gra­ciar­se con sus ver­da­de­ros man­dan­tes.

El po­der de Stiu­so ba­sa­do en el te­mor por su ar­chi­vo era tan gran­de que un mi­nis­tro de aquel pri­mer ga­bi­ne­te kir­ch­ne­ris­ta fue des­pla­za­do de su car­go y de­bió de­jar la Ar­gen­ti­na por ha­ber co­me­ti­do la osa­día de men­cio­nar­lo pú­bli­ca­men­te en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, don­de lle­gó a mos­trar su foto al aire mien­tras lo des­cri­bía como “un tipo pe­li­gro­so que te pue­de lle­gar a ma­tar, te pue­de me­ter en si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das”.

Du­ran­te los su­ce­si­vos go­bier­nos de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, la re­la­ción con el es­pía se fue de­te­rio­ran­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. La Pre­si­den­ta no veía con bue­nos ojos la exis­ten­cia de un per­so­na­je ca­paz de ex­tor­sio­nar a la po­lí­ti­ca des­de la pro­pia SIDE y de­ci­dió em­pren­der el ca­mino de la con­fron­ta­ción. Esta es­tra­te­gia la fue se­pa­ran­do pau­la­ti­na­men­te tam­bién de la UFI AMIA a quien su es­po­so y an­te­ce­sor le ha­bía otor­ga­do car­ta blan­ca para ac­tuar y un pre­su­pues­to sen­si­ble­men­te ma­yor que el que tu­vie­ron los an­te­rio­res in­ves­ti­ga­do­res.

La con­so­li­da­ción de la acu­sa­ción con­tra los ira­níes como au­to­res in­te­lec­tua­les del aten­ta­do con­tra la AMIA co­men­zó a trans­for­mar­se en un es­co­llo para un go­bierno que pre­ten­día pro­fun­di­zar los la­zos po­lí­ti­cos y co­mer­cia­les con uno de los paí­ses más po­de­ro­sos de Orien­te Me­dio y em­pe­za­ba to­mar dis­tan­cia en ma­te­ria de re­la­cio­nes ex­te­rio­res del eje Wa­shing­ton-Tel Aviv. A la vez, un es­que­ma pro­ba­to­rio ba­sa­do en evi­den­cias poco con­tun­den­tes, mo­ti­va­ban que el go­bierno ar­gen­tino no ter­mi­na­ra de ava­lar lo ac­tua­do por Nis­man, con el res­pal­do de Stiu­so y de las em­ba­ja­das de Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael. Esa alian­za –otro­ra con­ve­nien­te para los in­tere­ses ar­gen­ti­nos– en­tre el es­pía y el fis­cal, ya no lo era.

Y en­ton­ces ocu­rrie­ron dos epi­so­dios que ter­mi­na­ron de de­fi­nir el rum­bo de la con­tro­ver­sia, pro­fun­di­zan­do la di­vi­sión en­tre el Eje­cu­ti­vo y la du­pla in­ves­ti­ga­ti­va del aten­ta­do. Por un lado, el avan­ce del Ejér­ci­to en el ám­bi­to de la in­te­li­gen­cia, de la mano del Ge­ne­ral Cé­sar Mi­la­ni, sur­gi­do de las mis­mas fi­las que el ma­yor Brous­son y, de la mano de aquel as­cen­so, lo que el pro­pio Stiu­so in­ter­pre­tó como “un in­ten­to de ase­si­na­to” en su con­tra: el fu­si­la­mien­to de uno de sus co­la­bo­ra­do­res –el “Lau­chón” Via­le– en el mar­co de un su­pues­to ope­ra­ti­vo an­ti­dro­gas a car­go del gru­po Hal­cón. Y el otro he­cho fue, sin lu­gar a du­das, la fir­ma del me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to con la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán.

La gue­rra fue to­tal. Stiu­so abrió su se­lec­to ar­chi­vo de car­pe­tas y em­pe­zó a dis­tri­buir­las en­tre sus ten­tácu­los me­diá­ti­cos y ju­di­cia­les, para aco­rra­lar a Cris­ti­na y su ga­bi­ne­te. Y Nis­man em­pe­zó a pre­pa­rar lo que desem­bo­ca­ría en la de­nun­cia fi­nal con­tra la pri­me­ra man­da­ta­ria. Su hi­pó­te­sis era que la fir­ma del do­cu­men­to bus­ca­ba que ca­ye­ran las aler­tas ro­jas de In­ter­pol que pe­sa­ban so­bre los ciu­da­da­nos ira­níes acu­sa­dos por el aten­ta­do a la AMIA a cam­bio de que se re­flo­ta­ran las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre am­bos paí­ses. Cua­tro días des­pués, el fis­cal apa­re­ció muer­to con un tiro en la ca­be­za den­tro del baño de su de­par­ta­men­to.

En­tre es­tos dos pro­ce­sos ju­di­cia­les aún irre­suel­tos y cuyo desen­la­ce es in­cier­to pro­duc­to de la in­efi­cien­te (o no) la­bor de los per­so­na­jes os­cu­ros que me­tie­ron mano en las res­pec­ti­vas in­ves­ti­ga­cio­nes, tran­si­ta la in­dig­na­ción de la ciu­da­da­nía que aguar­da re­ci­bir se­ña­les cla­ras por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes que di­cen re­pre­sen­tar­la. Mien­tras exis­tan ser­vi­cios de ¿in­te­li­gen­cia? poco pro­fe­sio­na­les que ope­ren a fa­vor de ga­ran­ti­zar la im­pu­ni­dad y un po­der po­lí­ti­co que se li­mi­ta a opi­nar so­bre te­mas en los que de­be­ría ac­tuar de ma­ne­ra efec­ti­va y con­tun­den­te, será muy di­fí­cil za­far de ser de­vo­ra­dos por al­guno de los mons­truos que ace­chan a cada lado del es­tre­cho sen­de­ro de la his­to­ria. ♣♣♣

FUENTE: Por Mauro Federico para Puente Aéreo

Dejá tu comentario