Distanciamiento 18 de junio 2020
Santa Fe | Apyme | Banco de Santa Fe | ciudad de Santa Fe

Alerta y movilización de deudores, trabajadores y comerciantes

APyMe, Asociación Democracia Directa y Sindicato de la Carne llevaron a cabo esta mañana una movilización en el centro de la ciudad de Santa Fe. Presentaron una denuncia contra el Banco de Santa Fe, por el virtual corralito ejecutado sobre las cuentas corrientes el 20 de marzo de 2020.

APyMe, Asociación Democracia Directa y Sindicato de la Carne llevaron a cabo esta mañana una movilización en el centro de la ciudad capital. En ese marco se presentó denuncia contra el Banco de Santa Fe, por el virtual corralito ejecutado sobre las cuentas corrientes el 20 de marzo de 2020.

Desde los sectores implicados lanzaron un comunicado donde explican:

“La situación económica y financiera de los pequeños y medianos empresarios, de los trabajadores -ocupados y desocupados- es apremiante. La misma, o peor, que la del Estado ante los acreedores externos, por eso el tratamiento debe ser idéntico. En ese marco se presentó denuncia contra el Banco de Santa Fe, por el virtual corralito ejecutado sobre las cuentas corrientes el 20 de marzo de 2020. Desde la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios (APyME), en convenio de asesoramiento con la Asociación Democracia Directa, venimos conteniendo la consulta de cientos de vecinos de la ciudad de Santa Fe que no encuentran representación institucional a una realidad patrimonial angustiante. Cómo en 2001, la crisis encuentra a las distintas clases sociales populares con un enemigo en común enfrente: El sistema financiero

El nivel de endeudamiento cruzado de particulares y la toma de préstamos y compromisos de los empresarios pequeños con empleados a cargo, proveedores a la espera y, sobre todo, con el sistema financiero, es el prólogo de una crisis por venir aún peor y mas grave que la crisis del 2001. Sabemos que el levantamiento de la feria judicial será el escenario en donde esta situación emergerá y si el Estado, en sus tres poderes, no actúa de manera equitativa y contundente, en protección de los sectores más débiles y activos de la economía, la proporcionalidad de la debacle lejos estará de ser mensurable en términos humanos.

Defensa colectiva y política de deudores

El abanico de situaciones dramática de deudores, que hemos atendido en estos meses, es alarmante. Inquilinos, titulares de planes de ahorro de automotores, inmuebles, programas de capitalización por medio de la construcción, tarjetas de créditos, créditos UVA, deudas en cuotas por electrodomésticos, bienes de capital y una masa de créditos bancarios, con mutuales y financieras privadas, dan un panorama que debe ser atendido de manera urgente para que la historia no se repita y se sucedan remates, embargos y ejecuciones. El Estado debe decidir, con un mensaje claro, de que lado estará, si garantizando la ejecución de la usura o protegiendo el patrimonio personal de los ciudadanos. Entendemos que, de no tomar medidas claras y contundentes de emergencia social, el corralito es inminente y significará un desastre para las familias argentinas.

Los mismos ejes de la negociación de deuda pública.

Ante esto, nos parece lógico y del sentido común proponer y promover las renegociaciones de deuda en su conjunto y en representación de los deudores, bajo el mismo concepto de la renegociación de la deuda pública que se encuentra negociando el Estado nacional, expresado por el ministro Guzman

CRITERIO DE SOSTENIBILIDAD

“La renegociación de deudas debe ser sobre la base de la buena fe, sobre lo que efectivamente Argentina puede pagar y sostener en el tiempo”, manifestó Guzman al presentar la propuesta nacional a deudores. Lo mismo debe ser aplicado a la situación crediticia interna de las persones y sociedades comerciales para que no se resuelvan las deudas con fines confiscatorios de patrimonios personales.

REDUCCIÓN DE DEUDA

“Hay consenso en que hoy Argentina no puede pagar nada, no está en una situación en la cual eso se pueda sostener. No solo hoy no puede pagar nada, sino que durante ciertos años no puede pagar nada", esta realidad expresada por el ministro debe ser aplicada, analógicamente, con la realidad de los argentinos que, finalmente, tienen que responder ante el mismo sector financiero al que el Estado nacional le dice que “no puede pagar nada”. Así como no se puede entregar el país, no se puede satisfacer la pretensión de los acreedores y entregar los bienes de los ciudadanos que, además, son los únicos que pueden protagonizar el crecimiento de la economía argentina.

PERÍODO DE GRACIA

Así como el jefe de la cartera de Economía afirmó que "proponemos cambiar la estructura de deuda que Argentina tiene actualmente; por otra estructura que implique un período de gracia de 3 años. Argentina no pagaría nada durante 2020, 2021 y 2222. Empezaría a pagar en 2023 un cupón promedio, una tasa de interés de 0,5% y esas tasas irían creciendo, pero hasta niveles sostenibles".

QUITA DE INTERÉS PROMEDIO

El ministro dijo que "la gran carga se concentra en la reducción de intereses y una quita del 5,4% sobre el stock adeudado. Y una reducción de pago de intereses que equivale a una quita de intereses del 62%".

CONDICIONES DE LA OFERTA

El ministro confirmó que "esta oferta tiene una fecha de cierre. Es un periodo suficiente para que nuestros acreedores puedan tomar decisionesy es un periodo en el cual entendemos que va a haber gente jugando muy fuerte.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario