Nacionales |

Ampliarán la denuncia contra los talleres clandestinos que explotaban a sus trabajadores

Desde la Defensoría del Pueblo porteña afirmaron que pedirán a la justicia que investigue "la presunta comisión de los delitos previstos y reprimidos en la ley de Trabajo y en la de Migraciones” por los directivos de la marca Cheeky. La defensora del Pueblo porteña, Alicia Pierini, ampliará la denuncia contra los talleres clandestinos de costura en la ciudad por casos de trata de personas y explotación de trabajadores indocumentados, informaron hoy autoridades porteñas. La Defensoría del Pueblo porteña precisó en un comunicado, que la ampliación de la denuncia se efectuará en las próximas horas ante el Juzgado Criminal y Correccional Federal número 3, a cargo del magistrado Norberto Oyarbide. Pierini señaló que requerirá a la justicia que se investigue "la presunta comisión de los delitos previstos y reprimidos en la ley de Trabajo y en la de Migraciones por parte de los directivos de Cheek S. A., propietarios de la marca Cheeky". Los últimos testimonios reunidos por la Defensoría del Pueblo porteña indican que en los talleres que funcionan exclusivamente para la marca Cheeky se realizan jornadas de hasta 20 horas de trabajo en condiciones de hacinamiento y absoluta ausencia de higiene y seguridad. La recopilación de testimonios que posee la Defensoría y en la que colaboraron integrantes del Centro Comunitario La Alameda y la Cooperativa de Trabajo 20 de Diciembre, indican que los trabajadores cobraban centavos por la confección de las prendas superiores a los 30 pesos y empleaban a mujeres embarazadas y menores de edad. Por su parte, el ministro de la Producción porteño, Enrique Rodríguez, informó a Télam que la presentación que hará el Gobierno porteño por violación a la ley de migración y de derechos laborales "se hará a través de la Procuración General". Rodríguez explicó que de acuerdo a las inspecciones realizadas en talleres de Floresta hay indicios sobre "la responsabilidad de la empresa Cheeky". Acotó que de acuerdo con las denuncias del personal, un grupo de encargados de la empresa de ropa infantil "buscaba las prendas" en los talleres de costuras cuestionados por el trato a los trabajadores, en su mayoría de países limítrofes, además de "supervisar la confección de las prendas y puesta de etiquetas".

Dejá tu comentario