Economía |

Ante la falta de producción local el café en Argentina es importado en su totalidad.17 de febrero de 2010 (cadena 3)

Pese a que existen pequeñas plantaciones en Misiones, Corrientes, Chaco y Salta, la cosecha es destinada al consumo personal de los productores. ¿Quién no ha consumido al menos un pocillo de café en su vida? Puro, con leche, cortado, capuchino, son algunas de las formas en que se puede tomar un café en el desayuno, la merienda, la sobremesa, una reunión o encuentro de trabajo. El café es un buen compañero para cualquier momento. Argentina, aunque en apariencia no se note, tiene un consumo muy por debajo de los principales países adeptos al café del mundo. Mientras que por ejemplo en Finlandia el promedio es de 15 kilogramos de café verde por persona al año, en nuestro país apenas si se llega a un kilo por habitante en un lapso de doce meses. De todas maneras, la elaboración del café hasta que llega a la mesa de los consumidores abarca un amplio espectro en la cadena agroindustrial porque, aunque en Argentina la producción local es casi insignificante –existen algunas pequeñas plantaciones en Corrientes, Misiones, Chaco y Salta- y por el momento la cosecha es únicamente para consumo personas, las industrias importan la totalidad de las 36 mil toneladas que se consumen al año y los destinos desde donde procede el producto son Brasil (93 %), Colombia (3%), México, Perú, Bolivia, Kenya y Vietnam en menores cantidades En la actualidad en nuestro país “el consumo del café continúa en un nivel estable ya que con las importaciones las cifras no muestran una variante con respecto al año anterior”, explicó el gerente de la Cámara Argentina del Café, Julio Blanco, en diálogo con redagroactiva.com. El consumo en general está amesetado porque crece en la proporción a la cantidad de habitantes del país. El consumo de un kilo por habitante al año, en promedio, es muy inferior por ejemplo al de Finlandia en donde se consumen 15 kilos por habitante cada 12 meses. Los motivos del estancamiento en el consumo se deben, según al análisis de Blanco, a que “el café tiene una biblioteca 50 por ciento a favor y 50 por ciento en contra. Ante una consulta al médico es muy común que éste recomiende dejar el café, sin consultar la cantidad que el paciente haya ingerido, y sin contemplar los beneficios de tomar café”. Los antioxidantes que tiene el café ayudan, según los que están del lado a favor del consumo, a mejorar distintas condiciones de la salud de las personas que, si toman entre 4 y 6 pocillos por día, no tendrán ningún problema. En tanto, si se consume en exceso puede ser perjudicial, como con cualquier alimento o bebida. Leve crecimiento De acara al futuro desde la Cámara confían en que “va a crecer el consumo aunque de forma lenta, se va a ir dando en la medida en que las personas reconozcan al café como una bebida gratificante, que tiene un efecto energizante para el cuerpo, que mantiene despierto y ayuda a pensar mejor”, explicó el licenciado Blanco. Para lograr la concientización que buscan los productores de café en el país, desde la Cámara que los nuclea están abocados “a desarrollar una actividad para fomentar el consumo de café –comentó el gerente de la entidad- ampliando el conocimiento de los jóvenes en torno a este producto a través del consumo de bebidas con sabor a café como están haciendo cafeterías que se han instalado recientemente en el país”. Estabilidad empresarial Las empresas del sector se están moviendo en un nivel muy estable. En este sentido, Julio Blanco argumentó que “hay un pequeño incremento en el consumo de café soluble o instantáneo en detrimento de los cafés elaborados, en el segmento hogareño. En lo que hace a gastronomía se mantiene firme el consumo de café elaborado, correspondiendo al 30 por ciento de las importaciones”.

Dejá tu comentario