Sabta Fe conectada
Nacionales | Gobierno | ARA San Juan | Mauricio Macri

Anteriomente Gobierno macrista sabía donde estaba submarino

El Gobierno de Mauricio Macri sabía 20 días después de su desaparición donde estaba el submarino ARA San Juan.

Según la declaración del contralmirante retirado Luis Enrique López Mazzeo ante la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, la gestión macrista sabía de la ubicación del navió desde al menos el 5 de diciembre de 2017 cuando en ese período lo había registrado el buque chileno Cabo de Hornos.

Ante el tribunal conformado por los jueces Javier Leal de Ibarra, Aldo Suárez y Hebe Corchuelo de Huberman, el ex oficial dio cuenta de la información, ya que aseguró: "Cuando usted vea toda la documentación, se va a dar cuenta de que nosotros, cuando tuve que firmar el mensaje más doloroso en toda mi carrera que fue el cierre del caso SAR (por la búsqueda y rescate) teníamos detectada la posición del submarino y por eso habíamos coordinado con la Marina Británica el 5 de diciembre (de 2017) el pedido de un vehículo autónomo, porque sabíamos que podía estar únicamente en dos cañadones, que era lo que no podíamos verificar con todos los medios internacionales requeridos".

Para más información: ARA San Juan: fiscal pidió indagatoria a Mauricio Macri

Ese 5 de diciembre al cual hace referencia López Mazzeo, el capitán y vocero de la Armada en ese momento, Enrique Balbi, había expresado que "no hay mayores novedades" en relación a la búsqueda del ARA San Juan.

Además, había manifestado: "En estos momentos se encuentra inspeccionando ese objeto o alteración de fondo, que puede ser metálico o no metálico, que detectó hace unos días el buque oceanográfico Cabo de Hornos de la Armada de Chile y que se encuentra a 940 metros" y agregó que el objeto detectado era de 30 metros de largo, mientras que el submarino argentino tenía una dimensión mayor.

El buque científico chileno Cabo de Hornos había detectado mediante sus sonares un objeto compatible con el ARA San Juan a más de 900 metros de profundidad.

La abogada Valeria Carreras, que integra la querella mayoritaria, ha señalado que "en caso de confirmarse lo que dijo López Mazzeo ante el tribunal estamos frente a un escandalo sin precedentes".

Asimismo, la letrada recordó que el 25 de noviembre de 2019 en su declaración indagatoria ante la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, López Mazzeo había subrayado: "Nunca presencié mayor ignominia hacia la Armada, que la actitud cobarde y mentirosa de quien fuera su Jefe en aquellos momentos, así como la de algunos pocos que lo secundaron y de quienes -movidos por intereses personales- causaron la demora en el hallazgo del naufragio, ignorando y desprestigiando el trabajo profesional al que afanosamente se entregó el personal naval durante la búsqueda de sus camaradas naufragados. Se extendió en forma inaudita la agonía de los familiares y seres queridos, integrantes de la familia naval, a la que pertenezco junto con mi propia familia, al negarles, durante todo el tiempo en que veladamente se discontinuó con la búsqueda del ARA San Juan, el derecho a un duelo de sus seres queridos, muertos en acto de servicio".

Sobre esto, en diálogo con Infobae Carreras remarcó: "Legalmente la declaración de López Mazzeo obliga a realizar una causa aparte, por el ocultamiento y la complicidad que venimos denunciando siempre, pero desdobla la causa en dos porque no hay que olvidar que se debe determinar quienes son los responsables de las 44 muertes”, afirma la querellante y precisa: “En ese segundo expediente deberá investigase a los responsables de semejante ocultamiento, de las contrataciones a empresas de búsqueda, del beneficio que trajo la saga de cargos, gastos, y movidas para seguir tapando la verdad. Especialmente habrá que analizar, quienes estaban en conocimiento de la ubicación de los restos del submarino".

En declaraciones con el mismo medio Fernando Burlando, también integrante de la querella mayoritaria, recalcó: "Mentiras, traición, corrupción, espionaje, pérdida de vidas, de esperanzas, y mucho más, en eso se transformó la causa por el hundimiento del ARA San Juan. Lamentablemente es una investigación inconexa y una trama que ni en ficción se puede reproducir. El gran final de toda esta insensatez es el último dato de que ‘aparentemente’ se conocía la ubicación del submarino. Es una gran locura, una gran traición que solo puede justificarse en las almas negras de la corrupción o del afano ¿Cómo se le puede mentir a una madre, a una esposa a una mujer en una situación así?".

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario