Distanciamiento 18 de junio 2020
Economía | Alberto Fernández | FMI | Martín Guzmán | Pobreza | Argentina | Casa Rosada | Christine Lagarde | gobierno nacional | Juntos Por el Cambio | Mauricio Macri

Argentina iniciará los pagos del crédito al FMI en 2024

El gobierno nacional ya realizó los trazos gruesos de la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reestructurar el cuantioso préstamos que se realizó al gobierno de Juntos por el Cambio en 2018 y que se utilizó para financiar la fuga de divisas.

Argentina no iniciará los pagos del crédito hasta recién en 2024, ni realizará reformas previsionales y laborales solicitadas por el FMI. Aún así, el compromiso será mantener el equilibrio fiscal, sin que esto implique en un ajuste para las y los más necesitados

Después de una larga y tensa negociación con el Fondo Monetario Internacional, Martín Guzmán, el ministro de Economía, consiguió un periodo de gracia de tres años antes del pago de la primera cuota de la deuda contraída con el FMI.

El préstamo había sido firmado por funcionarios del gobierno de Mauricio Macri con la entonces directora del FMI, Christine Lagarde, y establecía que el primer pago debía realizarse en 2021. No obstante, el FMI recibirá el primer dolar recién en 2024, según publicó El Destape.

De este modo, el equipo económico de Alberto Fernández logra achatar la curva de pagos, descomprimiendo el ahogo financiero recibido del gobierno del expresidente Mauricio Macri. Efectivamente, el FMI se vio forzado a reconocer que la deuda argentina es insostenible ya que nuestro país tenía picos de vencimientos harto cercanos los unos a los otros.

Mientras que el macrismo había pactado un superávit del 3% por la vía del ajuste de la inversión pública, Martín Guzmán logró cambiar las condiciones del acuerdo. De este modo se evita un fenomenal ajuste que hubiera redundado en diez años sin crecimiento económico, ni que hablar de distribución del ingreso.

Así, la estrategia de negociación de Guzmán logró sortear el paternalismo neoliberal que el FMI impone en países altamente endeudados y que tiene como consecuencia la profundización de la recesión, junto con el desguace del sistema previsional y los derechos laborales. Tampoco habrá privatización de empresas, otra de las “ofertas” del organismo de crédito internacional.

Como contraparte, Argentina deberá mantener el equilibrio fiscal por lo que dure el acuerdo, o a lo sumo, podrá alcanzar un déficit fiscal primario de medio punto, con la finalidad de impulsar la inversión social para lograr reducir la pobreza.

Así, nuestro país nuevamente marca historia en relación al Fondo Monetario Internacional. Primero en 2008, bajo el gobierno de Mauricio Macri, cuando recibió el préstamos más grande de la historia del Fondo, y ahora, con una negociación “inédita” según la calificaron desde Casa Rosada.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario