de pie
Actualidad | comunicación | videoconferencias

¡Aún le queda mucho! 3 reglas importantes en las videoconferencias

Practicar una buena etiqueta en la videoconferencia hace que las reuniones remotas sean más efectivas y ayuda a causar una buena impresión. ¿Cuáles son las reglas de etiquetas adecuada para una videoconferencia?

Antes de que el coronavirus sacudiera el mundo, los estudios mostraban que aproximadamente el 25% de los empleados trabaja de forma remota, con distintas frecuencias. Durante estos últimos meses es evidente que las videoconferencias han comenzado a reemplazar las reuniones cara a cara a escala global.

Y aunque en muchos lugares del mundo el confinamiento se ha ido flexibilizando los eventos digitales siguen siendo una tendencia en crecimiento. Practicar una buena etiqueta en la videoconferencia hace que las reuniones remotas sean más efectivas y ayuda a causar una buena impresión. Con la adopción generalizada de este estilo surge un nuevo desafío: ¿cuáles son las reglas de etiquetas adecuada para una videoconferencia?

Mantenerlo simple

Las videoconferencias, como las reuniones cara a cara, a menudo pueden verse como una pérdida de tiempo, así que, cuidá que no se perciba esa sensación. Limitá las reuniones a una duración corta; 30 minutos es lo mejor para la mayoría. Para mantener el rumbo de tus reuniones y terminarlas a tiempo, hacé una agenda y seguila. Esto no solo te ayudará a discutir todo lo que desee dentro del tiempo asignado, sino que tu equipo también apreciará la oportunidad de asistir a una reunión planificada.

Por último, pero no menos importante, invitá a la cantidad adecuada de personas. Una reunión breve puede convertirse fácilmente en horas interminables de discusión cuando entre 20 y 30 personas intentan hacerse escuchar. Limitá las reuniones a grupos pequeños, un máximo de 10 asistentes, para asegurarte de que tus conferencias sean breves y efectivas.

Hacé contacto visual

La comunicación es más eficaz cuando se es más físico. Lo primero es lo primero: haz contacto visual. Es fácil, y común, mirar la transmisión de video durante una conferencia, pero debés mirar a la cámara regularmente para establecer contacto visual con los asistentes a la reunión.

Para mejorar tu presencia física en reuniones virtuales, optimizá la configuración de tu cámara. Sentaté al nivel de la lente de tu cámara web y colocate de manera que estés en primer plano. Y, por supuesto, dado que una videoconferencia sigue siendo una reunión de negocios, ¡mantené las cosas profesionales! Puede ser tentador entrar a la reunión en pijama, pero asegurate de vestirte apropiadamente para la llamada. También tenés que cuidar tu entorno, los colegas o clientes no necesitan ver una pila de ropa sucia detrás de vos.

Probá todo antes

Incluso en un mundo tecnológicamente avanzado, las dificultades técnicas son demasiado comunes. Asegurate de probar la configuración de tu videoconferencia antes iniciarla. Podés hacer esto haciendo una llamada de prueba a un compañero antes de la reunión o incluso marcando 15 minutos antes. Los asistentes a la reunión estarán agradecidos de que esté preparado y, nuevamente, de que no les hagas perder el tiempo.

Si bien muchas de estas estrategias pueden parecer de sentido común, es fácil olvidar las “reglas” adecuadas en las conexiones por video una vez que estás frente a la cámara. Estos consejos pueden ayudarte a dirigir una videoconferencia de la manera correcta, haciendo que las reuniones de negocios diarias sean más colaborativas y efectivas.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario