Santa Fe | Santa Fe | Santo Tomé

Bebés internados por síndrome urémico hemolítico

Se trata de dos niños de 18 y 11 meses, oriundo de Santo Tomé y la localidad cordobesa de Freyre. Síntomas y prevención.

Dos bebés de 18 y 11 meses se encuentran internados hace una semana en el Hospital de Niños "Dr. Orlando Alassia", diagnosticados con síndrome urémico hemolítico: una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua

Uno de los niños es de Santo Tomé y otro de la localidad cordobesa de Freyre, casi en el límite con la provincia de Santa Fe. El director del nosocomio, Osvaldo González Carrillo, brindó detalles del estado de salud actual de ambos pacientes. Los niños se encuentran internados en la terapia intensiva del hospital y reciben diálisis peritoneal, situación en la que deberán estar por lo menos un mes hasta corroborar que se recuperaron de la enfermedad.

"Son situaciones críticas que, con buen tratamiento, generalmente tienen buena evolución", expresó el médico sobre esta enfermedad. En el Hospital de Niños se atienden alrededor de 20 a 30 casos de este tipo por año, en tanto que estos dos pacientes son el cuarto caso en ingresar al hospital durante los meses de enero y febrero.

Sobre las causas en las que se dio el contagio de los menores, González Carrillo indicó que aun está en investigación. En el caso del nene santotomesino, entró al hospital con escherichia coli que derivó en el cuadro de S.U.H. Se está averiguando el origen de la enfermedad, que entre las causas más comunes llega por carne mal cocida, verduras con mala higiene, o leche mal pasteurizada.

"Los bebés están en anuria -ausencia total de orina- una semana y hay que esperar un mes", explicó el médico sobre la evolución y recuperación de los nenes.

Se tiene que tener en cuenta que los síntomas son diarrea, dolores abdominales, vómitos y otros más severos como diarrea sanguinolenta y deficiencias renales. La complicación de la enfermedad afecta particularmente a niños, ancianos y aquellos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido.

Para prevenir la enfermedad se sugiere:

  • Higiene durante el faenamiento del ganado;
  • Aplicación de controles en los puntos críticos de la elaboración de alimentos;
  • Lavado cuidadoso de frutas y verduras;
  • Cocción de los alimentos a temperaturas que aseguren la destrucción de la bacteria;
  • Evitar la contaminación cruzada en la elaboración de las comidas;
  • Higiene personal;
  • Evitar el hacinamiento en comunidades cerradas (jardines maternales, jardines de infantes, cárceles, etc.);
  • No concurrencia a comunidades cerradas de personas con diagnóstico bacteriológico positivo;

Dejá tu comentario