Actualidad | sexo

Beneficios de tener sexo con la luz prendida.

Poder ver lo que sucede en el acto sexual, transforma los preliminares y las relaciones intimas en algo mucho mas excitante,

Tener relaciones con la luz apagada ofrece varias ventajas, por ejemplo, magnifica el sentido del tacto o facilita el sorprender al otro al tener a la oscuridad como aliada.

Algunas personas prefieren esa opción porque están acostumbrados a ello o porque se sienten acomplejados físicamente. Date una chance a no apagar tu velador cada vez que la temperatura se eleva en el dormitorio.

La luz impacta de forma significativa en todos los sentidos, por lo que tiene la capacidad de relajar, transmitir sensaciones, invitar a prácticas más extremas o incluso facilitar la llegada al orgasmo. Si sabés aprovecharla de forma adecuada, la luminosidad juega a tu favor (y mucho).

Razones para tener sexo con la luz prendida:

·Se disfrutan los estímulos visuales: el cerebro cuenta con más incentivos para despertar la pasión desde la ropa interior más sexy, hasta los movimientos de tu pareja, lo que hace diferente la experiencia a la que se vive cuando se mantienen relaciones sexuales a oscuras. Estos elementos, además, colaboran en aumentar la excitación.

·Te obliga a ser creativo: en la oscuridad sorprender al otro es más fácil, porque no es capaz de predecir si lo vas a acariciar, besar o morder ni tampoco la intensidad con lo que lo vas a hacer. La luz te fuerza a impresionar de otra manera porque tu pareja es capaz de anticipar de forma más precisa tus intenciones. Es por eso que se deben recurrir a otros trucos, como bailes sensuales o movimientos más espontáneos.

DESEO CAMA.jpg

·Invita prácticas más extremas: un juego muy excitante es verse a uno mismo mientras tiene relaciones íntimas pero no siempre se tiene el coraje de grabarse para verlo luego. Con la luz prendida se abre esta posibilidad porque solo son necesarios un par de espejos para observarse.


·Permite más feedback: ver los gestos de placer de la pareja excita pero también te sirve de guía para saber qué le gusta y qué no a la otra persona con más precisión. Dependés de algo más certero que los suspiros o los gestos.

Otro beneficio de hacerlo con la luz prendida es que se dejan de lado los complejos físicos. Después de probarlo un par de veces y disfrutar de la experiencia, te vas a olvidar de los estereotipos y te sentirás mejor con tu propio cuerpo.

Lo recomendable si no estás acostumbrado a la luz prendida es arrancar con luces más tenues, como la que proporcionan las velas o los veladores con un trozo de tela por encima.

FUENTE: tn.com

Temas

Dejá tu comentario