Distanciamiento 18 de junio 2020
Opinión | Jubilados | Coronavirus | Cuarentena

Bo­rrar con el codo

Por Mau­ro Fe­de­ri­co.

Por Mau­ro Fe­de­ri­co

El ca­la­mi­to­so ope­ra­ti­vo acor­da­do en­tre el Go­bierno y los ban­cos para el pago de las asig­na­cio­nes, pen­sio­nes y ju­bi­la­cio­nes lue­go de dos se­ma­nas de cua­ren­te­na, dejó al des­nu­do las mi­se­rias de un sis­te­ma que si­gue prio­ri­zan­do los in­tere­ses de los sec­to­res fi­nan­cie­ros por so­bre la uti­li­dad pú­bli­ca del ser­vi­cio que pres­tan las en­ti­da­des ban­ca­rias. Los alen­ta­do­res efec­tos del exi­to­so dis­po­si­ti­vo de ais­la­mien­to mon­ta­do por el mi­nis­te­rio de Sa­lud para fre­nar el avan­ce de la pan­de­mia, fue pul­ve­ri­za­do en una sola jor­na­da de desa­cier­tos po­lí­ti­cos, con res­pon­sa­bi­li­da­des cen­tra­das en los dos fun­cio­na­rios a car­go de la pé­si­ma lo­gís­ti­ca em­plea­da: Ale­jan­dro Va­no­li, ti­tu­lar del or­ga­nis­mo pre­vi­sio­nal y Mi­guel Pes­ce, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral. La in­ter­na por el con­trol te­rri­to­rial de la AN­SES y la in­ca­pa­ci­dad del res­pon­sa­ble del BCRA para li­mi­tar la avi­dez de los ban­que­ros es­tán en la mira de Al­ber­to Fer­nán­dez que se apres­ta a dar un drás­ti­co gol­pe de ti­món para evi­tar que se re­pi­ta el pa­pe­lón cri­mi­nal de este vier­nes. Pa­sen y lean.

El sol to­da­vía no ha­bía des­pun­ta­do so­bre la ar­bo­le­da de la quin­ta pre­si­den­cial de Oli­vos cuan­do Al­ber­to Fer­nán­dez, con una taza de café humean­te so­bre el es­cri­to­rio prin­ci­pal de su des­pa­cho, ya ha­bía co­men­za­do a mo­ni­to­rear el inicio de una jor­na­da que, a prio­ri, se pre­sen­ta­ba com­ple­ja. Los ca­na­les de no­ti­cias mos­tra­ban las co­las que, des­de la no­che an­te­rior, aglu­ti­na­ban pe­li­gro­sa­men­te a cen­te­na­res de se­res de­ses­pe­ra­dos que acu­dían a la con­vo­ca­to­ria para per­ci­bir los ha­be­res otor­ga­dos por el Es­ta­do para pa­liar la an­gus­tian­te si­tua­ción ge­ne­ra­da por la pan­de­mia. Tras dos se­ma­nas de ais­la­mien­to so­cial obli­ga­to­rio dis­pues­to por el Eje­cu­ti­vo como es­tra­te­gia prin­ci­pal para de­mo­rar el avan­ce del Co­ro­na­vi­rus, los ban­cos se dis­po­nían a abrir sus puer­tas para pa­gar las asig­na­cio­nes es­pe­cia­les otor­ga­das por el Es­ta­do ante la emer­gen­cia y los ha­be­res ju­bi­la­to­rios y pen­sio­nes no abo­na­dos du­ran­te mar­zo a cau­sa de la cua­ren­te­na.

Los pri­me­ros lla­ma­dos de Fer­nán­dez tu­vie­ron dos in­ter­lo­cu­to­res bien de­fi­ni­dos: el di­rec­tor de la AN­SES, Ale­jan­dro Va­no­li y el ti­tu­lar del Ban­co Cen­tral, Mi­guel Ángel Pes­ce. “Ima­gino que esto no se va a des­bor­dar ¿no?”, pre­gun­tó el pri­mer man­da­ta­rio en un tono in­ti­mi­dan­te a sus dos fun­cio­na­rios. Del otro lado las res­pues­tas no ter­mi­na­ron de con­for­mar al pre­si­den­te, que in­tuía lo peor. Y su in­tui­ción se cris­ta­li­zó en una cru­da reali­dad a me­dia ma­ña­na, cuan­do mi­les de per­so­nas mos­tra­ban su fas­ti­dio en la puer­ta de los ban­cos dis­pues­tos para efec­tuar los pa­gos or­de­na­dos por la ad­mi­nis­tra­ción de la Se­gu­ri­dad So­cial.

El desas­tre es­ta­ba en mar­cha. La gen­te im­pa­cien­ta­ba ante las de­mo­ras, las co­las se ha­cían in­ter­mi­na­bles y las imá­ge­nes en las pan­ta­llas de te­le­vi­sión mos­tra­ban el fra­ca­so del ais­la­mien­to con el que tan in­sis­ten­te­men­te ha­bían ma­cha­ca­do des­de las es­fe­ras ofi­cia­les. A las seis de la tar­de, el pre­si­den­te con­vo­có a una reunión en Oli­vos de la que par­ti­ci­pa­ron los men­cio­na­dos Va­no­li y Pes­ce, jun­to al jefe de Ga­bi­ne­te, San­tia­go Ca­fie­ro, y la se­cre­ta­ria Le­gal y Téc­ni­ca, Vil­ma Iba­rra. Tras la dura re­pri­men­da a sus co­la­bo­ra­do­res, Al­ber­to fue ta­xa­ti­vo: “Esto no nos pue­de vol­ver a ocu­rrir”, les dijo, muy con­tra­ria­do por la si­tua­ción. In­me­dia­ta­men­te man­dó a Iba­rra para que re­dac­te un bo­rra­dor de DNU que verá la luz en las pró­xi­mas ho­ras en el que se es­ta­ble­ce­rá el ca­rác­ter de “ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial” para las en­ti­da­des ban­ca­rias. Pero ¿quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de este desas­tre? ¿Por qué no pudo evi­tar­se algo que era tan in­de­sea­ble como pre­vi­si­ble?

***

De enero a enero, la pla­ta es del ban­que­ro

Des­de hace más de una dé­ca­da, las en­ti­da­des ban­ca­rias se vie­nen des­pren­dien­do de la res­pon­sa­bi­li­dad de aten­der a sus clien­tes a tra­vés de las ca­jas, tras­la­dan­do pau­la­ti­na­men­te las ope­ra­cio­nes a la ban­ca elec­tró­ni­ca. A pe­sar de la re­sis­ten­cia del gre­mio ban­ca­rio, que vi­sua­li­za la cla­ra in­ten­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de achi­car sus plan­te­les de per­so­nal para aten­der al pú­bli­co, la ban­ca pri­va­da (fun­da­men­tal­men­te la de ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros) avan­zó con el re­cor­te sin pri­sa, pero sin pau­sa. Por eso la ma­yo­ría de es­tos ban­cos se de­sen­tien­den de la aten­ción de ju­bi­la­dos, pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas y asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res por­que su aten­ción im­pli­ca dis­po­ner de ca­je­ros con los que hoy no cuen­tan. A ex­cep­ción de pe­que­ñas en­ti­da­des de ca­pi­ta­les na­cio­na­les como el CO­MA­FI, Su­per­vie­lle, Co­lum­bia y Piano, los ban­cos más im­por­tan­tes no atien­den este tipo de clien­tes por­que no le son re­di­tua­bles.

“En­tre otras ra­zo­nes, por eso es im­pres­cin­di­ble que la ac­ti­vi­dad sea de­cla­ra­da de uti­li­dad pú­bli­ca”, sos­tu­vo el ac­tual di­rec­tor del Ban­co Na­ción Clau­dio Lo­zano en diá­lo­go con #Puen­teAe­reo. “Solo así lo­gra­re­mos que los ban­cos aca­ten las dis­po­si­cio­nes de la au­to­ri­dad pú­bli­ca y en caso de in­cum­pli­mien­to esta po­drá to­mar las de­fi­ni­cio­nes del caso in­clui­da la in­ter­ven­ción de las mis­mas a efec­tos de ajus­tar su com­por­ta­mien­to al in­te­rés pú­bli­co”. Para el eco­no­mis­ta de Uni­dad Po­pu­lar “esta dis­po­si­ción de­be­ría ins­cri­bir­se en el mar­co de la con­fir­ma­ción de un Co­mi­té de Cri­sis con am­plia re­pre­sen­ta­ción de la so­cie­dad que mo­ni­to­ree el pro­ce­so eco­nó­mi­co y so­cial du­ran­te la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria”. Tal vez hu­bie­se sido ne­ce­sa­rio to­mar esta de­ci­sión an­tes del desas­tre del vier­nes, para evi­tar la con­glo­me­ra­ción de per­so­nas que rom­pió gro­se­ra­men­te con la nor­ma­ti­va fun­da­men­tal pen­sa­da para evi­tar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad: el ais­la­mien­to so­cial obli­ga­to­rio.

La res­pon­sa­bi­li­dad de Pes­ce es ob­via. “No con­tro­la a los ban­cos para que cum­plan las nor­ma­ti­vas por­que no sabe, no quie­re o no pue­de y eso no se debe a que le fal­te apo­yo po­lí­ti­co para ha­cer­lo, todo lo con­tra­rio, Al­ber­to le ha di­cho en mu­chas opor­tu­ni­da­des que los in­ti­me, pero ja­más lo hizo”, re­la­tó una fuen­te gu­ber­na­men­tal con lle­ga­da al des­pa­cho pre­si­den­cial.

***

La in­ter­na

Dos di­ri­gen­tes del Fren­te de To­dos con­fia­ron a este me­dio sus mi­ra­das so­bre lo ocu­rri­do, con un dejo de desa­zón. “Nos ex­plo­tó la cua­ren­te­na en la cara y no hi­ci­mos nada para evi­tar­lo”, dijo un mi­nis­tro del ga­bi­ne­te na­cio­nal. “Un desas­tre, hi­cie­ron mier­da la cre­di­bi­li­dad de todo un go­bierno en un solo día”, con­fió uno de los le­gis­la­do­res más im­por­tan­tes del blo­que ofi­cia­lis­ta. El error po­lí­ti­co fue evi­den­te. Y una bue­na par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre el ti­tu­lar de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de la Se­gu­ri­dad So­cial quien evi­den­te­men­te no es­tu­vo a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. “Fal­tó tra­ba­jo po­lí­ti­co, algo que la AN­SES supo ha­cer du­ran­te mu­cho tiem­po a tra­vés de las Uni­da­des de Aten­ción In­te­gral (UDAI) pero des­de que asu­mió esta ges­tión, per­ma­ne­cen con poca o nula ac­ti­vi­dad”, pun­tua­li­zó un ex di­rec­tor del or­ga­nis­mo.

La dispu­ta por las UDAI fue uno de los con­flic­tos que en­fren­ta­ron a sec­to­res del al­ber­tis­mo con el cris­ti­nis­mo ape­nas co­men­zó la ges­tión del FDT. La Cám­po­ra re­cla­mó que el con­trol de es­tas de­pen­den­cias –dis­tri­bui­das a lo lar­go y a lo an­cho del país– re­ca­ye­ra en el PAMI, di­ri­gi­do por Lua­na Vol­no­vich. La vi­ce­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner ava­ló ese re­cla­mo. Sin em­bar­go, el jefe de Ga­bi­ne­te, San­tia­go Ca­fie­ro, de­fi­nió que el con­trol de és­tos ver­da­de­ros cen­tros de ac­ción po­lí­ti­ca que­da­ran den­tro de la es­truc­tu­ra de la AN­SES. Esto pro­vo­có un cor­to­cir­cui­to al in­te­rior del go­bierno, cu­yos chis­po­rro­teos lle­ga­ron has­ta la Ro­sa­da. Este tras­pié de Va­no­li se­gu­ra­men­te re­ca­len­ta­rá la in­ter­na y pro­yec­ta un cono de som­bras so­bre el fu­tu­ro de su ges­tión.

***

Los to­pos de Cam­bie­mos

Ubi­ca­dos en car­gos es­tra­té­gi­cos den­tro de la es­truc­tu­ra del or­ga­nis­mo que ad­mi­nis­tra los fon­dos de la se­gu­ri­dad so­cial, hay hoy fun­cio­na­rios que for­ma­ron par­te del go­bierno de Cam­bie­mos. Den­tro de la AN­SES se los se­ña­la con des­con­fian­za a la hora de en­con­trar otra par­te de los res­pon­sa­bles del desas­tre de este vier­nes. La fuen­te con­sul­ta­da sos­tu­vo que “las áreas de Fi­nan­zas y Asun­tos Ju­rí­di­cos es­tán co­pa­das por ex fun­cio­na­rios de la Su­per­in­ten­den­cia de AFJP ma­cris­ta y otros que ocu­pa­ron car­gos muy im­por­tan­tes en­tre 2015 y 2019”.

Uno de ellos es Dino Pe­truz­ze­lli, ac­tual­men­te Sub­di­rec­tor de Ad­mi­nis­tra­ción de AN­SES, quien du­ran­te bue­na par­te de la ges­tión an­te­rior se desem­pe­ñó como Ge­ren­te Ope­ra­cio­nal de la Casa de la Mo­ne­da. Otro de los ca­sos es el de Ed­gar­do Pod­jarny, ac­tual sub­di­rec­tor del Fon­do de Ga­ran­tías de Sus­ten­ta­bi­li­dad (FGS), que fue uno de los fun­cio­na­rios más im­por­tan­tes de la Su­per­in­ten­den­cia de Se­gu­ros de la Na­ción en los años del ma­cris­mo.

Por úl­ti­mo, las fuen­tes men­cio­nan a Her­nán Rubí, hoy al fren­te de la es­tra­té­gi­ca ge­ren­cia de pago de be­ne­fi­cios, quien fue di­rec­ti­vo de una de las AFJP más im­por­tan­tes del mer­ca­do du­ran­te los no­ven­ta. “To­dos ellos per­ma­ne­cen ator­ni­lla­dos a sus car­gos y por al­gu­na ra­zón Va­no­li no los des­pla­za”, plan­teó con sus­pi­ca­cia el in­for­man­te.

En este mar­co de des­con­cier­to ge­ne­ra­do tras el vier­nes ne­gro, el pre­si­den­te se puso al fren­te del ope­ra­ti­vo que in­ten­ta­rá co­rre­gir el gro­se­ro error co­me­ti­do por sus fun­cio­na­rios. Por eso du­ran­te los pró­xi­mos cin­co días los ban­cos per­ma­ne­ce­rán abier­tos inin­te­rrum­pi­da­men­te para des­com­pri­mir la de­man­da de aten­ción que, se es­pe­ra, sea me­nos aten­ta­to­ria de la cua­ren­te­na de lo que fue en la pri­me­ra jor­na­da de co­bro. ♣♣♣

#PA.

FUENTE: Mauro Federico - Puente Aéreo Digital
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario