Nacionales | Perez Volpin

Caso Pérez Volpin: el endoscopio estaba adulterado

Así confirmó una pericia que estableció que el número de serie del endoscopio fue adulterado y que el equipo no funcionaba correctamente.

Diego Pirota, abogado de la familia de Débora Pérez Volpin, la periodista y política que murió mientras se le realizaba una endoscopía, confirmó este martes que una pericia estableció que el número de serie del endoscopio fue adulterado y que el equipo no funcionaba correctamente.

La responsabilidad sobre la adulteración del equipo y el no funcionamiento es atribuible a las autoridades de la clínica y tiene que ver con un encubrimiento, quisieron modificar la escena del crimen, diciéndolo en términos criminalísticos

Fue la explición del abogado de la familia y aclaró que ha partir de esta revelación se manejan dos hipótesis: o se usó otro equipo con Débora o se usó ese equipo y se realizó una conexión clandestina. En ambos casos las autoridades de la clínica tendrán que dar las explicaciones del caso”.

El abogado endilgó más responsabilidades a los directivos de la clínica y añadió: “Desde un primer momento quisieron modificar también las causas de la muerte, ya que dijeron primero que Débora murió por causas pre-existentes”, indicó el letrado.

“Los médicos tienen responsabilidad en la muerte y luego del encubrimiento tienen responsabilidad las autoridades de la clínica”, manifestó.

Débora Pérez Volpin, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires y periodista, falleció el 6 de febrero de 2018 mientras le practicaban una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad.

Por el hecho desde el 10 de junio próximo se juzgará a los médicos Diego Ariel Bialolenkier -endoscopista- y Nélida Inés Puente -anestesista-, procesados por homicidio culposo.

Dejá tu comentario