Santa Fe | Ministerio de Trabajo | Santa Fe

Cerró una clínica privada y dejó 50 empleados en la calle sin aviso

Se trata del Instituto Privado de Cardiología "Sagrada Familia", ubicado en calle Rivadavia 3129. 

Hoy en la mañana, una clínica céntrica de la ciudad decidió cerrar sus puertas de forma intempestiva, haciendo peligrar la fuente laboral de al menos 50 personas que no recibieron un aviso previo. Se trata del Instituto Privado de Cardiología "Sagrada Familia", ubicado en calle Rivadavia 3129.

"Hasta la guardia de las 6 de la mañana dejaron que entrar a los compañeros, y a las 10 decidieron que cerrarán y no dejan entrar ni salir a nadie", explicó María Angélica López, secretaria adjunta de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina de Santa Fe (ATSA).

Ante esta situación, los trabajadores de la clínica están apostados en la puerta esperando explicaciones, mientras el personal de guardia se encuentra dentro y se niega a abandonar su puesto de trabajo.

"Hasta ayer, tanto el dueño como la administradora decían que tenían un problema financiero pero que era una falsedad que iban a cerrar", indicó López sobre la súbita decisión.

En tanto, personal policial que cumple órdenes del director de la clínica le impide el paso a inspectores del Ministerio de Trabajo que quieren ingresar para hacer una constatación de lo que está ocurriendo en las instalaciones.

Juan Manuel Pusineri, secretario de Trabajo provincial, adelantó que tanto los titulares del sanatorio como los representantes del sindicato fueron convocados a una reunión que se llevará a cabo desde las 14 en la sede de la cartera laboral.

"El ministerio está convocando a la parte empleadora para que pueda brindar un panorama de lo que está sucediendo. No es el procedimiento habitual cuando una empresa, sea por la causa que sea, va a desvincular trabajadores. Requiere notificación previa, intervención de la autoridad pública y del sindicato representativo, y nada de eso se observó y de allí la urgencia con la que estamos actuando", explicó Pusineri.

Dejá tu comentario