Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | Chubut | violación | Abuso Sexual

Chubut: El descargo del fiscal Rivarola

El fiscal de Chubut, Fernando Rivarola, se refirió al repudio que generó al usar la frase "desahogo sexual" para hablar de la pena a unos violadores.

En Chubut, el fiscal Fernando Rivarola hizo su descargo luego de haber recibido el repudo social porque uso la frase "desahogo sexual" para referirse a la pena a unos violadores.

Sobre el caso de la "manada de Chubut" que violó a una adolescente de 16 años en la Playa Unión en el 2012, el fiscal había sugerido que los victimarios incurrieron en un "accionar doloso de desahogo sexual".

Los acusados por la violación a la mujer son Joaquín Pérez, Leandro del Villar, Luciano Mallemaci, Robertino Viglione, Ezequiel Quintana y Tomás Soriano.

Para más información: Indignante: un fiscal alivió las penas de una violación en grupo y lo consideró un "desahogo sexual"

Tras el revuelo que se armó por la indignante frase, Rivarola hizo su descargo, que fue publicado mediante el Ministerio Público Fiscal de Chubut.

En su pronunciación, el fiscal aseguró "escribo estas líneas luego de una profunda reflexión generada a partir del impacto social y mediático" y contó que la frase se "produjo en el marco de un acuerdo de juicio abreviado cuyo objetivo fue lograr la condena de los acusados y que fue tomada con expresa y libre conformidad de la joven damnificada del caso, quien tuvo participación activa durante toda la investigación".

Luego reconoció que "la frase 'desahogo sexual' utilizada en dicha presentación, pese a su amplio y arraigado uso judicial, debe ser erradicada" y añadió "soy consciente, hoy más que nunca de la importancia que tienen las palabras como instrumentos de cambio en la deconstrucción de estereotipos machistas".

Si bien marcó su arrepentimiento, el funcionario judicial hizo hincapié en "aclarar que lejos de haber utilizado la expresión para minimizar o justificar conducta alguna, su empleo tuvo el único sentido de describir los delitos imputados como acciones de cosificación de la víctima y de degradación de su dignidad, como la voluntad del acusado de cometerlo sin consentimiento de la víctima".

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario