Deportes | Julio Comesaña | Colón

Comesaña habló tras su renuncia en Colón

El DT uruguayo contó su verdad luego de alejarse de la dirección técnica del Sabalero y explicó cuál fue el detonante de su salida

"Ya mi situación está definida con el club y quiero hacer algunas aclaraciones". Así rompió el silencio este miércoles el uruguayo Julio Comesaña después de renunciar a la dirección técnica de Colón. Lo hizo en diálogo exclusivo con el programa Al Derecho y al Revés que se mite por LT 10 AM 1020.

"Desde que llegué siempre tuve una relación buena y cercana con (José) Vignatti. Muy respetuosa y permanente, al igual que con el resto de sus pares de comisión. Con todas las personas cercanas al club. En ese sentido no hay ni un problema. Siempre expresé mi satisfacciones y angustias. Fueron dos meses largos y de mucha tarea, viendo hacia dónde íbamos y sabiendo la necesidad de resultados. Por algunos temas puntuales que sucedieron, más que nada con la entrevista que me hizo el periodista colombiano Javier Hernández Bonnet, la cosa no pudo seguir. Fue el detonante. Ni idea tenía de cómo había rebotado eso".

"Fue así como me reuní con el presidente y algunos de sus pares, donde me mostraron en sus celulares esto. ¿Entonces pregunté si era un problema conmigo? Eso hizo que, además de otras cosas, se generara un ambiente que no es el mejor. Comprendo entonces que no tengo muchas posibilidad de éxito así, porque cuando el ambiente es inestable no puedo ser de mucha ayuda para club. Pero como no vine a durar sino a trabajar y dije que cuando algo no esté bien me iba, así termina todo. Quiero aclarar algunas cosas. Se dijo que estaba molesto porque no me pagaron los 200.000 dólares de prima. Nada que ver. Solo cobré dos meses de contrato tras haber firmado por 18 meses. Así que no me llevo nada de más".

Aunque se sinceró al reconocer que "me voy con la desazón de una persona que deja todo por un nuevo desafío. Más que nada dejando a mí familia y al club en el que estaba muy cómodo. Cumplí con mi compromiso de estar acá el 3 de enero. Vine con otra idea, no de ganar plata, sino de hacer algo importante y quedar satisfecho".

"Con respecto a los argentinos, son más efusivos que otros. Los colombianos no, por eso cuando hablo con ellos me siento relajado. No tengo dramas. Me buscan el lado buenas de las cosas y nadie quiso hacerle mal a nadie. Yo estuve escuchando y me pregunté ¿qué dije? En ningún momento mencioné que Colón es un muerto o son unos muertos. Esa frase la escuché un montón de veces en mi vida en distintos órdenes. «Es bravo levantar este muerto» y no solo en el fútbol. Es como decir algo anda mal. No vine acá a durar y conozco los riesgos de la profesión, por ahí ganando es más fácil, pero muchas veces hasta así te tocar salir. Entonces cuando esta persona remató la entrevista yo solo me reí y dije que Avianca sale todos los días, porque me podían echar. No tuve en cuenta lo otro. Cómo voy a pensar que Colón es un muerto. Sino no sé que haría acá".

También, agregó."Yo hablé siempre con la dirigencia aportando mi experiencia. A mí nunca me llamaron de un equipo campeón sino de uno donde hay un incendio. Siempre traje jugadores para lo que a mí me gusta jugar y arma la idea para tratar de sacar el mayor provecho. No soy un tipo que elijo todo, entonces tengo que aceptar cómo viene la mano para progresar. Siempre hablamos de los objetivos del club. Entiendo que hubo expectativas desmedidas. Estoy de acuerdo que el hincha vive su emoción y sueña con ser campeón, por eso siempre quisimos irle con la verdad y no ocultarle las cosas. Es un tema delicado y que no se arregla en un par de partidos".

Eso si, recalcó que fue un punto de inflexión el rotavirus que trajo a mal traer a varios integrantes del plantel: "Jugamos dos partidos y luego estuvimos 15 días entrenando mal por un virus. Después dos días antes de ir a Córdoba (ante Talleres) perdimos dos jugadores más. Tengo que mirar todo eso y entender la emoción de la gente. Todos queremos ganar. Pero no funcionó".

"Tengo mi diagnóstico hecho. Le dije a los dirigentes lo que pienso, sobre cómo está el club y lo que habría que mejorar, pero la impaciencia muchas veces le gana a todos. Mi respeto para la gente de Colón. A sus hinchas, a los que siempre traté con respeto y le mostré mi voluntad de querer ayudar. Si tuviera un sentimiento de rechazo no hubiera venido. El que pierde acá más que todos soy yo y para mí es una derrota fuerte y brava, porque dejé cosas importantes", apuntó.

En el final, dijo: "Quiero que se tengan paciencia y que se entienda que no es un negocio fácil el fútbol. Por otro lado, hay que decir que los jugadores deben asumir la responsabilidad y afrontar cuando las cosas no salen. Junto con el cuerpo técnico somos los responsables de los resultados. Entonces no tengo que andar ocultando cosas que no pienso. Le agradezco a todos. Me voy con tristeza de haberme sentido defraudado por falta de resultados, pero estoy seguro que con este lío que se armó, no estaba con el entusiasmo para resolver lo que Colón necesita".

FUENTE: LT10

Dejá tu comentario