Distanciamiento 18 de junio 2020
Alberto Fernández | Argentina | Coronavirus | Cuarentena

Cómo será la salida de la cuarentena

Mientras el presidente Alberto Fernández monitorea las cifras del brote en el país, desde el Gobierno comenzaron a dar indicios sobre cómo será la salida de la cuarentena.

Luego de que el presidente Alberto Fernández decretara la extensión de la cuarentena hasta el 12 de abril, muchos se comenzaron a preguntar cómo será el fin del aislamiento dispuesto por el Gobierno para frenar el avance del coronavirus.

Y si bien varios especialistas comenzaron a dar indicios sobre el futuro del país luego de Semana Santa, lo cierto es que hay un dato concreto: la vida no será igual a como era en el corto plazo, y la cuarentena no se terminará abruptamente el 13 de abril.

Hasta el momento se sabe que el Presidente recién anunciará la futura modalidad de aislamiento cuando reciba en la quinta de Olivos una sucesión de informes científicos, matemáticos y económicos que tienen como función básica determinar si la curva de la pandemia se aplanó.

Es decir que en esos informes radica el futuro de las decisiones. Si la curva se aplana en el número de contagiados, y sus asesores científicos consideran que se trata de un dato robusto y consolidado, el Presidente decidirá qué actividades económicas saldrán de la cuarentena y de qué manera.

Al respecto los especialistas aseguran que no hay una sola posibilidad de recuperar la actividad productiva a los niveles previos a la Fase I de la cuarentena obligatoria que inició el 20 de marzo y concluyó once días más tarde.

Por lo tanto, el relanzamiento de las actividades económicas tendrán un solo objetivo: evitar que el coronavirus vuelva a expandirse como consecuencia de los contactos sociales en los espacios públicos.

Si se asume este axioma básico del razonamiento presidencial, se supone que el Presidente permitirá toda actividad económica que no implique relanzar la pandemia. Un ejemplo que validó Alberto Fernández en Olivos sirve para completar la argumentación: el lunes 13 de abril no se abrirán todos los restaurantes de la Argentina, porque ello implicaría relanzar la pandemia por la multiplicidad de los contactos sociales en los espacios públicos.

También, y solo en caso de que se haya aplanado la curva, el mandatario podría autorizar también la apertura de florerías, veterinarias, kioscos y peluquerías, entre otras actividades comerciales en los barrios.

Entonces, el objetivo del Gobierno es claro: ablandar la cuarentena, pero sin que ello provoque una nueva ola de coronavirus en la Argentina.En este contexto, no es un secreto de Estado que la cuarentena seguirá para los adultos mayores (es población de riesgo), y no habrá clases durante abril y en ningún nivel, porque implica aglomeraciones en las aulas y el uso masivo de los medios de transporte que funcionan como reproductores naturales del coronavirus.

Lo cierto es que el Presidente solo resolverá la flexibilización de la cuarentena si ello no significa ir hacia atrás y generar una nueva ola de contagios en el país. La decisión final la tendrá el propio Alberto Fernández cuando termine Semana Santa.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario