Santa Fe | Violencia de Género | Ministerio Público de la Acusación | Justicia | Centro de Justicia Penal

Condenan a un hombre por haber tenido cautiva a su pareja por casi 22 años

La víctima logró escapar de la casa donde estaba secuestrada, en Santiago al 3500, al descomponerse su captor e hizo la denuncia. El acusado tiene 57 años

El hombre de 57 años fue imputado esta mañana por haber mantenido privada de la libertad a su pareja durante 22 años. El sospechoso fue detenido el miércoles pasado.

Según la acusación, llegó a obligarla a usar su ropa y a raparla para que no la reconocieran en la calle. El juez penal de Primera Instancia Héctor Núñez Cartelle dictó prisión preventiva por 60 días. La víctima logró escapar el pasado 8 de mayo de la casa donde estaba secuestrada, en Santiago al 3500, en barrio Cura.

Según datos brindados por fuentes judiciales, el pasado 8 de mayo la mujer logró escapar de la casa donde estaba cautiva. En ese lugar estuvo "encerrada y aislada del mundo por su pareja". Huyó al aprovechar que el captor estaba descompuesto en el baño y olvidó trabar con candado la puerta de la vivienda. La víctima se tomó un taxi hasta una estación de servicio de Pellegrini e Italia.

Desde la oficina de Comunicación del Ministerio Público de la Acusación (MPA) optaron no confirmar la cantidad exacta de años que la víctima estuvo cautiva, pero aseveraron que está entre 15 y 20 años. Para tener mayor certeza serán claves los testimonios que se toman en la primera instancia de la investigación. Interviene la fiscal Luciana Vallarella.

Según los datos de fuentes judiciales, en los primeros meses de la relación la mujer fue víctima de violencia de género. Fue golpeada y hostigada psicológicamente. La familia quiso intervenir, pero el hombre se la llevó "violentamente a su casa" y no le permitió volver a tener contacto con sus seres queridos.

Durante los primeros años, contaron las fuentes, el agresor habría tenido a la mujer encadenada a la cama y la amenazaba con lastimar a su hijo y a su familia si intentaba escapar. No la dejaba ir sola a ningún lado. Cuando salían, para ir a la verdulería o al supermercado, siempre la acompañaba. Incluso llegó a cambiarle el nombre, raparle la cabeza y obligarla a usar ropa de hombre para que no la reconocieran por la calle.

Gonzalo Cutruneo, uno de los abogados de Oscar R., manifestó que a su entender "le falta claridad a la acusación". "Falta precisión en los hechos, evidencia para sostener semejante imputación", dijo.

Oscar R. no declaró en la audiencia imputativa que este viernes se desarrolló en el Centro de Justicia Penal. "Entendimos que no era conveniente", explicó uno de sus defensores.

Dejá tu comentario