de pie
Policiales | Córdoba | fiesta clandestina

Córdoba: desbarataron una fiesta clandestina de tres días

Fue en la zona de Cuesta Blanca, Córdoba. "Éramos 100 amigos y la cosa se fue de las manos", dijo una de las organizadoras.

Desde la noche del viernes 1 de enero y hasta las 22 del domingo, se realizó una fiesta clandestina en "Playa de los Hippies", ubicada en Cuesta Blanca en cercanías de Villa Carlos Paz, Córdoba.

El lugar es una playa paradisíaca sobre el río San Antonio, adonde se accede solamente mediante una caminata de algo más de una hora por el monte.

La dueña del terreno llegó al lugar y tras encontrar un amplio despliegue de generadores eléctricos, música, bebidas alcohólicas y falta de cumplimiento de las medidas sanitarias, pidió que los ocupantes se retiren. Pero como respuesta, recibió agresiones e insultos.

Finalmente, luego de distintos llamados e insistencia, los policías llegaron al lugar e incautaron los equipos, pero no labraron actas ni se realizaron detenciones.

“Empezaron el viernes por la noche y, con algunas interrupciones, la fiesta recién terminó el domingo a la noche cuando fuimos con la policía. La estaban publicitando hasta el lunes”, comentó Ana Cingolani, vecina de la zona y guarda ambiente voluntaria del sector.

Según contaron los vecinos, los organizadores de la fiesta no tenían permiso de los dueños del campo para realizar la fiesta. “La encargada fue una de las primeras que hicieron la denuncia”, aseguró Ana.

Además de no cumplir con ningún protocolo especial por el COVID-19, la fiesta se realizó dentro de una reserva provincial donde el uso del suelo tiene sus reglas especiales: “Es un lugar que ya está pedido para que se declare refugio de vida silvestre. Entre todos los vecinos ya manejamos ese lugar como una reserva natural”, explicó la guarda ambiente.

Una de las organizadoras del evento, quien se identificó como Ema, dialogó con un medio local en el que negó que la fiesta haya durado tres días: “La idea nunca fue hacer una fiesta clandestina sino juntarnos todo el grupo de amigos, que sí somos casi 100 personas, al aire libre y hacer un acampe y poner música”, manifestó.

“Fuimos 15 el viernes y cuando estábamos allá empezamos a avisar para que llevaran carpa, comida, y bueno, la cosa se fue de las manos”, explicó.

Asimismo, indicó que llevaron “pulseras” para distinguirse, ya que los vecinos de Cuesta Blanca les dijeron que había muchos robos en la zona.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario