de pie
Actualidad | Córdoba | Rugbiers | Rugby

Córdoba: feroz ataque de rugbiers a un joven en un country

Sucedió en la madrugada de este domingo en un domicilio donde se celebraba una fiesta por el egreso del secundario de la víctima.

Un grupo de jugadores de rugby de un club de Córdoba fueron denunciados por un hecho de violencia ocurrido en la madrugada del domingo, en barrio Lomas de La Carolina, en el que un joven de 18 años resultó ferozmente golpeado.

El adolescente atacado fue identificado como Lautaro Insúa, quien sufrió fracturas de tabique nasal y de pómulo, heridas que demandarán cirugía reconstructiva.

El padre de la víctima relató que todo sucedió en el marco de una celebración que llevaban adelante en su vivienda por el fin de cursado de su hijo.

Los agresores, tres jugadores del Tala Rugby Club, también de 18 años, irrumpieron en el domicilio, sin invitación previa y cuando se les pidió que se retiraran reaccionaron con alevosía.

“Cuando empezaron a llevarlos adelante, uno de los rugbiers se dio vuelta y le dio golpes en la cara a Lautaro, los que le produjeron fractura de tabique y de órbita ocular, más una serie de hematomas que necesitan operación”.

“Los agresores juegan en el Tala y el padre de uno de ellos es vocal de la comisión directiva. Es un ex Puma”, puntualizó.

El abogado patrocinante de la familia de la víctima, Carlos Nayi, expresó "bastó que le pidieran que se retiraran del lugar para que reaccionaran violentamente y agredieran a Lautaro. Le quebraron el tabique y afectaron la zona ocular. El joven pide la detención de los rugbiers que actuaron como patota y le generaron graves daños a la salud y riesgo permanente en un órgano. Además, quiere ser admitido como querellante particular".

En tanto, Lautaro dijo en declaraciones a Radio Nacional Córdoba que conocía a sus agresores. "Quiero destacar que para ellos fue normal el ataque. Ya lo hicieron. Después de golpearme se fueron a otra fiesta. No quiero compararlo con Báez Sosa, pero la diferencia es que estoy vivo", indicó.

"Quiero aclarar que de los cuatro, dos fueron los que me golpearon. Nos decían que no se querían ir. Estos chicos eran muy grandotes. Cada golpe que me dieron resultó en una fractura", aclaró el joven.

La causa fue caratulada como violación de domicilio y lesiones graves. Por el momento, no hay detenidos.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario