Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | coronavirus | Conicet | Argentina

Coronavirus: Científicos argentinos trabajan por la vacuna

Al igual que en Europa y Estados Unidos, científicos argentinos trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

En el mundo ya hay en investigación 115 vacunas diferentes contra el coronavirus, una de ellas es la de científicos del Conicet, que están desarrollando una combinación de varias proteínas y antígenos del Covid-19 con otros elementos.

Por esta idea en la búsqueda de la vacuna, los especialistas ganaron un subsidio de 100.000 dólares, que les entrego la Agencia para la Investigación, la cual depende del Ministerio de Ciencia. Con ese monto se tiene como objetivo el desarrollo de esta iniciativa en el rubo de la prevención contra el coronavirus.

Para más información: Ginés González García opinó sobre las protestas contra la cuarentena

En diálogo con Perfil, una integrante del equipo de científicos de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), Juliana Cassataro, aseguró que "la nuestra sería la primera iniciativa para desarrollar una vacuna de este tipo en toda América Latina. Y avanzamos con un concepto nuevo, por ahora completando la fase de estudios preclínicos”.

Su trabajo de combinar antígenos del coronavirus y varias proteínas con otros compuestos, fue probado "con éxito en formulaciones orales contra otros patógenos en ratones y en aves de corral", contó la también profesora del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Unsam.

Luego continuó "por lo que sabemos hasta ahora nuestros productos logran una combinación que puede desatar un tipo de inmunidad efectiva para el coronavirus, ya que provoca en el sistema inmune la creación de anticuerpos IgA, que, además, se generan en el mejor lugar del cuerpo: las mucosas respiratorias. Estas moléculas también lograron generar linfocitos T-helper 1 y T CD8”.

“Para nuestra formulación pensamos utilizar antígenos de las cepas y de linajes virales específicos del SARS-CoV-2 que circulan en Argentina y que fueron secuenciados en el Malbrán”. Finalmente, si la vacuna resultante, además de ser efectiva, pudiera suministrarse en forma oral, sería un bonus track, porque eso facilitaría la distribución y el proceso de vacunación”, explicó.

Sobre el desarrollo de otras vacunas en Europa, Estados Unidos o China, la científica fue consultada acerca de la importancia de tener una "vacuna efectiva", a lo que ella contestó "porque es la única manera de lograr que la población tenga defensas adecuadas para esta enfermedad sin pagar costos altísimos en vidas” y añadió “por ejemplo, en Francia y en España murieron más de 27 mil personas y se estima que apenas entre el 4 y el 5 % de toda su población logró cierta inmunidad. Para alcanzar lo que se denomina “inmunidad de rebaño” esa protección debería abarcar a más del 60% de la gente”.

Por otra parte, Cassataro indicó que desde los laboratorios globales se propusieron cuatro estrategias biotecnológicas distintas para el desarrollo de la vacuna, que son mediante el trabajo con virus inactivados; basadas en adenovirus; partiendo de ADN, diseñadas en base a ARN viral.

Según la especialistas estas opciones muestran ventajas y desventajas, y se refirió en cuanto el acceso a la misma al manifestar que "ese no es un tema menor porque los expertos de la OMS hablan de que necesitaríamos fabricar al menos 1.000 millones de dosis en el menor tiempo posible” y agregó que "la idea es que si apostamos a más opciones, más probabilidades tendremos de obtener una, o varias que sirvan”.

Por último, concluyó que "es increíble todo lo que avanzamos en muy poco tiempo. Pero no podemos afirmar categóricamente que en 12 ó 18 meses tendremos una vacuna. Me encantaría, pero la ciencia avanza de otra manera. Vacunas vamos a tener. Pero no antes de probarlas en miles de personas, de estar seguros que no causan más daños que los que previenen y que son efectivas para protegernos”.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario