de pie
Actualidad | coronavirus | vacuna

Coronavirus: el consumo de alcohol no compromete la respuesta inmune a la vacuna

El consumo razonable de alcohol no compromete la respuesta inmune a la vacuna rusa contra el coronavirus, ni a ninguna otra.

Tras las declaraciones de la viceprimera ministra rusa Tatiana Golikova el viernes último, algunos medios publicaron que, tras la aplicación de la vacuna que está desarrollando Rusia contra el coronavirus, Sputnik V, no se podrá tomar alcohol durante 42 días. Sin embargo, la funcionaria habló de “recomendación”, no de prohibición. Según los especialistas consultados por RedDes, el consumo razonable de alcohol no compromete la respuesta inmune de la vacuna Sputnik V ni de ninguna otra.

Según la agencia Reuters, Golikova dijo el viernes último “que los vacunados deben evitar los lugares públicos y reducir la ingesta de medicamentos y alcohol, que podrían inhibir el sistema inmunológico, dentro de los primeros 42 días después del primer pinchazo”. Es decir, que, según consignó la agencia, la funcionaria no habló de prohibición sino de reducción de alcohol después de recibir la primera dosis.

Rápidamente, algunos medios publicaron que las autoridades rusas habían prohibido el consumo de alcohol en los 42 días posteriores a la primera inyección.

Ante la rápida viralización de la desinformación, el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya -desarrollador de la vacuna Sputnik-, Alexander Ginzburg, aclaró que “no se trata de una prohibición total del alcohol durante la vacunación” sino de “una limitación razonable de consumo hasta que el cuerpo haya formado su respuesta inmune a la infección de coronavirus”.

"Y esto es cierto no sólo para Sputnik V, sino también para cualquier otra vacuna. Es importante comprender que el consumo excesivo de alcohol puede reducir significativamente la inmunidad y, por lo tanto, reducir la eficacia de la vacunación o hacer que no tenga ningún sentido", justificó el especialista en un comunicado difundido por la agencia de comunicación argentina del Fondo Ruso de Inversión Directa.

“Del mismo modo, no se recomienda tomar medicamentos que supriman el sistema inmunológico en un plazo de 42 días mientras se establece la inmunidad al coronavirus. Todas estas son recomendaciones estándar para la vacunación a fin de lograr la máxima eficacia. Sin embargo, los médicos recomiendan no beber alcohol durante 3 días después de cada inyección”, concluyó Ginzburg.

No es cierto que, en caso de que vos te vacunes con (la vacuna) Sputnik V o con cualquier otra vacuna, el consumo de alcohol comprometa la respuesta inmune. No tiene fundamento hablando de la ingesta recreativa o familiar de alcohol”, señaló a Télam Jorge Geffner, doctor en Bioquímica e investigador del Conicet.

La única manera en que el alcohol puede comprometer es cuando se trata de un paciente alcohólico que evoluciona a una cirrosis hepática, ya que la ingesta excesiva de alcohol en forma crónica compromete la funcionalidad del hígado. Ahí tenés comprometida la respuesta inmune, la endocrinológica, la metabólica, entre otras”, aclaró el especialista a Télam.

“Sin duda, cualquier recomendación es aplicable a todas las vacunas. Está demostrado que la ingesta moderada de alcohol no suprime la respuesta inmune. Me parece que las declaraciones deberían haber sido más precisas y hablar sólo de consumo exagerado de alcohol”, precisó Geffner en diálogo con RedDes.

En este punto también coincidió Eva Acosta, investigadora del Conicet y especialista en Inmunología, en diálogo con este medio. “Las principales evidencias científicas que existen dicen que un consumo crónico y excesivo de alcohol reduce la respuesta inmune a las vacunas. Desde el punto de vista inmunológico no encuentro razón para prohibir o recomendar no consumir alcohol siempre que se haga en los límites razonables para la salud”, concluyó la investigadora.

FUENTE: chequeado.com
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario