Dengue
Internacionales | coronavirus | Estados Unidos | Medicamentos | Nueva York | Washington

Coronavirus: los anticoagulantes pueden mejorar las posibilidades de supervivencia

La conclusión se desprende de un estudio realizado en el Hospital Mount Sinai, en Nueva York, sobre más de 2.700 personas

El tratamiento de pacientes con coronavirus con anticoagulantes podría ayudar a aumentar sus posibilidades de supervivencia, según hallazgos preliminares de los médicos del sistema hospitalario más grande de la ciudad de Nueva York.

Los resultados de un estudio realizado a 2.733 pacientes, publicado el miércoles en el Journal of the American College of Cardiology, son parte de las crecientes investigaciones sobre lo que ha funcionado y lo que no para tratar la Covid-19 durante los últimos meses, en los que los médicos han probado con desesperación docenas de tratamientos.

Valentin Fuster, médico en jefe del Hospital Mount Sinai y uno de los autores del estudio, dijo en una entrevista citada por el Washington Post que las observaciones se basan solo en una revisión de registros médicos y que se necesitan estudios más rigurosos y aleatorizados para sacar conclusiones más amplias, pero que los resultados son prometedores.

Mi opinión es que hay que ser cautelosos, pero debo decirles que creo que esto ayudará. Esto abre la puerta para saber qué drogas usar y qué preguntas responder.

Desde el mes de marzo, cuando la pandemia golpeó a varios países de Europa y a los Estados Unidos, los médicos han observado misteriosos coágulos de sangre, que pueden ser gelatinosos o incluso semisólidos, en un subconjunto significativo de pacientes con coronavirus.

Las autopsias a pacientes que murieron por paros respiratorios han demostrado que algunos tenían microCLOTS inusuales en sus pulmones en lugar del daño típico esperado. Y el mes pasado, un grupo de médicos publicaron en el New England Journal of Medicine sobre cinco casos inusuales de personas COVID positivas en sus 30 y 40 años que experimentaron grandes accidentes cerebrovasculares.

Entre los pacientes que no estaban siendo tratados con respiradores, los tratados con anticoagulantes murieron a tasas similares a los que no recibieron anticoagulantes. Aunque vivieron más tiempo, un promedio de 21 días en comparación con 14 días. Para los pacientes con respiradores, la diferencia fue aún más significativa. Alrededor del 63% de los pacientes que no recibieron los medicamentos murieron en comparación con el 29% que recibieron el tratamiento.

Otro hallazgo crítico del estudio es que la administración de anticoagulantes a estos pacientes resultó ser relativamente seguro.

Como resultado del análisis, dijo Fuster, el sistema hospitalario cambió sus protocolos de tratamiento hace varios días para comenzar a administrar a los pacientes con COVID-19 dosis más altas de anticoagulantes.

Deepak Bhatt, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard que se especializa en cardiología intervencionista, calificó el artículo como “un estudio muy importante”.

Por su parte, Thomas W. Wakefield, jefe de cirugía vascular de Michigan Medicine, dijo que la heparina anticoagulante, que se usó en algunos pacientes, probablemente tiene “dos mecanismos, entre otros, que contribuyen a los buenos resultados observados en el estudio”.

Además, dijo que algunos datos sugieren que la heparina puede interferir con la entrada del virus en las células a través de las proteínas de la espiga, y que la heparina también puede disminuir los efectos inflamatorios de la “tormenta de citoquinas” en pacientes con infección grave.

El 1 de mayo, la Administración de Alimentos y Medicamentos emitió una autorización para el uso de emergencias del medicamento antiviral remdesivir en pacientes hospitalizados y gravemente enfermos.

Sin embargo, los ensayos de otros tratamientos, incluidos los que involucran hidroxicloroquina, medicamento contra la malaria promocionado por el presidente Trump, se han suspendido debido a la falta de eficacia y las preocupaciones sobre su toxicidad.

Los anticoagulantes, descubiertos por primera vez hace más de 100 años y disponibles en píldoras e inyecciones, han sido un componente clave de los planes de tratamiento durante semanas en muchos centros médicos, impulsados por descubrimientos sobre cómo el virus ataca al cuerpo humano y un reconocimiento cada vez mayor de las complicaciones relacionadas con la sangre en pacientes con coronavirus.

Varias sociedades médicas, incluida la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia y la Sociedad Estadounidense de Hematología, han publicado una guía que recomienda el uso de anticoagulantes para algunos pacientes de covid-19, pero el consejo ha tomado un enfoque conservador.

“Hay un delicado equilibrio entre la coagulación y el sangrado, especialmente cuando los pacientes están tan enfermos como algunos de los que tienen covid-19”, explicó Geoffrey Barnes, profesor asistente de la Universidad de Michigan que trabaja en medicina cardiovascular.

“Hace una semana, estábamos haciendo algunas conjeturas sobre cómo prevenir los coágulos de sangre”, dijo. “Esta es la primera vez que vemos datos que dicen que dosis más altas pueden ser efectivas y seguras”.

Fuster dijo que Mount Sinai está comenzando un ensayo esta semana que incluirá a 5,000 pacientes que serán asignados al azar a grupos de tratamiento para tratar de obtener información más definitiva.

Quedan muchas incógnitas sobre los anticoagulantes, incluida la mejor dosis y el momento adecuado, y si los pacientes con COVID-19 que no están lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados y están lidiando con su enfermedad en el hogar se beneficiarían de tomar el medicamento.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario