Opinión | Antonio Rico

De periodistas panqueques y grietas

Los "desatinos" de algunos periodistas en esta campaña quedaron expuestos como en un impúdico mostrador y mostraron que los ciudadanos no compraron la carnada ofrecida por los grandes conglomerados

La autoevaluación del proceder en el periodismo se hizo imprescindible tras el resultado electoral y vimos grandes figuras del mundo del periodismo disculparse por sus impúdicos desatinos, otros fueron más considerados con ellos mismo y optaron por recatado comentario. Claro que también estuvieron los equilibrados, los que simplemente ejercieron su profesión dignamente – en general no ocupan los “prime time”-.

Lo cierto es que la defensa de los intereses económicos de los conglomerados y el afán por proteger sus capitales financieros por encima del interés público fueron evidentes. Para lograr este cometido la ética periodística se hace una pesada carga difícil de llevar, cuestión que se olvida rápidamente si crecen las cuentas bancarias, es casi matemático.

Así la ya desorientada opinión pública presenció las “iluminadas aleccionadoras” de grandes “expertos”, analistas políticos reconocidos convertidos en furibundos gacetilleros haciendo publicidad política, eso si, correctamente disfrazada de periodismo.

Todo está permitido en pos de cumplir con los intereses económicos de grandes grupos de medios que pretendían marcar el rumbo de las urnas. Pero es sabido que cuando los medios disfrazan opinión como información incumplen su pacto de honestidad con los ciudadanos. Eso fue lo que hicieron muchos periodistas y es un fracaso, no sólo de ellos y los grupos a los que representan sino de la sociedad toda.

Antonio Rico

redaccion@derf.com.ar

Dejá tu comentario