Nacionales | Germán Garavano | Patricia Bullrich | Justicia

Denunciarán a Garavano y Bullrich por apretar testigos protegidos

El diputado Rodolfo Tailhade confirmó que denunciará penalmente a los ministros por usar el Programa de Protección de Testigos para apretar arrepentidos para que declaren contra funcionarios kirchneristas

El diputado nacional Rodolfo Tailhade confirmó que denunciará penalmente al ministro de Justicia, Germán Garavano, la de Seguridad, Patricia Bullrich, y al director del Programa de Protección de Testigos e Imputados, Francisco Lagos, por usar esta herramienta de cuidado para apretar a arrepentidos para que declaren contra ex funcionarios kirchneristas.

Hay un documento que lleva la firma de Bullrich, al que accedió El Destape, por el cual le prometió a Ibar Pérez Corradi, detenido por tráfico de efedrina e implicado en la causa del triple crimen de General Rodríguez, que no quedaría preso en el Servicio Penitenciario Federal ni Bonaerense siempre y cuando brinde los datos e informaciones que dijo que brindaría. Ésto jamás podría haber sido prometido por la funcionaria ya que sólo lo puede hacer un juez. El problema, según manifestó Pérez Corradi a El Destape, es que el Gobierno quería que implicara a Aníbal Fernández y él no lo hizo, por lo que quedó en prisión en Marcos Paz.

Tailhade enfatizó en el caso del empresario Mariano Martínez Rojas, que vació el Grupo 23. "Lo que hicieron con él es, básicamente, tortura", dijo y agregó: "Es un paciente con problemas psiquiátricos y toma entre tres y cuatro pastillas, por lo menos hasta hace seis meses, según me contó alguien que conocía el tema. Los del Programa le daban, no cuatro sino dos y al otro día le daban las otras dos. Nunca le daban las pastillas completas como para estar en buenas condiciones".

"Tengo el dato de un expediente que tramita en el juzgado de Gustavo Darío Meirovich, que es sobre la "mafia de los contenedores"". En este expediente, dijo el diputado, consta que Martínez Rojas recibió "de parte del Programa una suerte de escritorio para poner en su celda. Ahí había un cajón imperceptible pero, si uno busca lo encuentra, que tenía una soga con la horca preparada. Está fotografiado y en el expediente".

Dejá tu comentario