Dengue
Libros |

Detienen en España otro cargamento con harina de soja

La Argentina intervendrá ante el secuestro de un cargamento en Bilbao por la denuncia de la empresa Monsanto que reclama el pago de regalías por la oleaginosa. Tras la detención de un nuevo barco con harina de soja argentina en el puerto de Bilbao, el gobierno hará una presentación ante las Aduanas españolas la próxima semana para evitar que la empresa estadounidense Monsanto, que reclama el pago de regalías del gen Raundup Ready (RR) incorporado en la oleaginosa, continúe con una práctica abusiva que perjudica el comercio exterior de Argentina. El consejero de Agricultura de Argentina ante la Unión Europea (UE), Gustavo Idígoras, afirmó en diálogo con Télam que "el gobierno argentino hará una presentación la próxima semana ante las Aduanas de España", debido a que el pasado miércoles, actuando de oficio, fue detenido en el puerto de Bilbao un nuevo barco con harina de soja argentina, propiedad de la empresa Bunge. Según Idígoras, "Monsanto aún no inició demandas en los tribunales españoles a ninguna de las tres empresas afectadas por la detención de cargamentos con harina de soja argentina -Bunge, Dreyfuss y ADM (Archer Daniela Midland Company), a las que generó un daño de 800.000 euros por cada barco detenido". Sin embargo, la situación comienza a complicarse con la actuación de oficio de las Aduanas españolas, reconoció Idígoras desde Bruselas. Hasta el momento, Argentina se presentó ante los juzgados de Países Bajos (Holanda, µmsterdam) y Dinamarca, donde en junio de 2005 Monsanto presentó una demanda contra importadores de soja argentina para hacer cumplir la ley de patentes de su tecnología RR, que está registrada en esos países y no en Argentina. Además, "el gobierno presentó la semana pasada un informe ante la Comisión Europea (CE) -dirección general de competencia, de comercio, de agricultura y de mercado interno- en el que decimos que Monsanto está generando una traba injustificada al comercio legitimo de harina de soja argentina", explicó Idígoras. "Esta traba se fundamenta en una práctica abusiva y dominante del derecho de propiedad intelectual en Europa, ya que la harina de soja no está cubierta por la patente de Monsanto en territorio comunitario", agregó el responsable agrícola argentino, quien en ese informe pidió a la CE que inicie una investigación para poner límite a la práctica de la empresa estadounidense que perjudica las exportaciones del país. En España, las Aduanas pararon desde enero cuatro barcos, dos en Bilbao, uno en Santander y otro en Cartagena, y los juicios están por empezar, dos de ellos fueron remitidos a juzgados comerciales en Madrid. Además, el mes pasado fue detenido en el puerto británico de Liverpool un barco de la empresa Cargill con 5.900 toneladas de harina de soja, por un valor aproximado de un millón de dólares. En los tres primeros casos de España e Inglaterra, Monsanto pidió a las Aduanas que incaute el cargamento de harina de soja proveniente de Argentina para determinar si contiene la tecnología RR desarrollada por la firma, pero en la última actuación, en Bilbao, se procedió de oficio. Esta situación es complicada, puesto que "en mayo comienza la campaña argentina de exportación a toda Europa, y es cuando llegan los barcos con harina de soja, 11 millones de toneladas, que representan el 10 por ciento de todo lo que comen los animales de la UE", subrayó Idígoras. "Este es el negocio -por un valor de 2500 millones de dólares- que quiere arruinar Monsanto", agregó Idígoras. Por su parte, el director de CESFAC (Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales), Jorge de Saja, dijo a Télam que "la situación es muy preocupante" para los clientes europeos -fabricantes de pienso-, que somos grandes consumidores de soja argentina, y en ésta época del año no tenemos otras alternativas de formulación". Según de Saja, "la fórmula para la fabricación de pienso -alimentos balanceados- que necesita el animal, se puede conseguir de muchas maneras, pero para lo que aporta la soja, que es la proteína vegetal, no hay alternativa, y es el 20 por ciento de lo que compone el alimento". En ese sentido, Monsanto eligió el peor momento -o mejor para ejercer presión- ya que "en el primer semestre del año no hay con qué sustituir la soja argentina, por lo tanto, si la empresa estadounidense siegue bloqueando los barcos y tiene la capacidad legal de hacerlo en todos los puertos europeos, independientemente de los resultados que puedan tener en dos o tres años los juicios que se inicien, nuestra industria tiene que parar la actividad", agregó de Saja. "Toda la industria europea de producción de alimentos de animales está en mayor o menor medida en la misma situación, algunos países como Alemania tienen guisantes para sustituir la soja pero no en grandes proporciones, y quizás España sea el país más dependiente de la soja argentina", dijo el director del organismo español. Respecto a la actuación de Monsanto, es también más o menos la misma en toda Europa, "hasta el momento la empresa estadounidense ordena la detención de los barcos pero no se opone a que el importador libere la mercancía con el pago de fianza", indicó de Saja. "De cualquier manera la situación ya es lo suficientemente grave porque está distorsionando la llegada de la mercancía al cliente final, aunque si el conflicto sigue escalando, previsiblemente Monsanto se opondrá a que el cargamento sea liberado", añadió. Asimismo, "si las aduanas comienzan a actuar de oficio complicarán las negociaciones que actualmente mantienen los importadores y Monsanto, que están estudiando la posibilidad de llegar a acuerdos para destrabar la situación", afirmó de Saja. "Es fundamental para nosotros que se separe el tema legal, que está sometido a interpretación judicial, del práctico, que es impedimento de la entrada efectiva de soja al mercado europeo y español", dijo el director del CESFAC. "Confiamos en que como el problema es lo suficientemente grave, porque los argentinos se quedarán sin clientes y nosotros nos quedamos sin actividad, y que por lo tanto, se van a llegar a acuerdos, y en ese sentido, nos consta que tanto en la Argentina como en Europa se está trabajando para desbloquear la campaña de Monsanto", concluyó de Saja.
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario