Dengue
Nacionales | Martín Guzmán

Deuda: venció el plazo, pero seguirán las negociaciones

Se estima que la propuesta se mantendrá abierta hasta fines de mayo mientras se escuchan los retoques que pretenden los acreedores.

Tras una semana con infinidad de rumores y declaraciones cruzadas, este viernes venció el plazo establecido para que los acreedores den una respuesta a la primera oferta de reestructuración de la deuda pública externa, aunque el Gobierno seguirá negociando para tratar de llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes.

A las 18 horas de esta jornada caducó el "deadline" para la primera propuesta realizada por el equipo económico para canjear u$s66.000 millones, que incluye un plazo de gracia de 3 años, una quita de intereses del 62% y una reducción del 5,4% en el capital.

El ministro Martín Guzmán declaró temprano que espera la aceptación de una oferta que busca "reestablecer la sostenibilidad de la deuda, volver a poner al país de pie y establecer una relación duradera con los acreedores".

Sin embargo, a comienzos de esta semana los principales grupos de bonistas, que concentran cerca del 50% de los títulos, se agruparon para rechazar la intención oficial, lo cual despierta dudas respecto a la posibilidad de una elevada adhesión al canje.

En respuesta, el Gobierno argentino emitió un comunicado en el cual mostró su "decepción" por esta postura aunque llamó a los acreedores a presentar su propia propuesta siempre y cuando "pasen la prueba de sentido común" teniendo en cuenta el contexto de pandemia y las elevadas necesidades de financiamiento que tiene Argentina para afrontar sus gastos.

En una conferencia realizada el miércoles para la Universidad de Columbia, Guzmán reafirmó la flexibilidad que tiene Argentina para escuchar retoques a la oferta inicial que sean compatibles con las aspiraciones del Poder Ejecutivo.

Fuentes desde el lado de los acreedores afirmaron que la disposición a negociar del gobierno hizo que no se apresuraran a hacer una contraoferta antes de este vencimiento.

Ha trascendido que el Gobierno decidirá que su oferta continúe abierta hasta fines de mayo, por lo que no sería retirada de la Security and Exchange Commission (la comisión de valores de los Estados Unidos) manteniendo así las conversaciones con los acreedores.

Por lo tanto, se estima que no habrá cambios sustanciales en las próximas horas en cuanto a la oferta ante la SEC sino que se mantendrá la propuesta original hasta que se llegue a un acuerdo final.

Los más proclives a un acuerdo son los tenedores de títulos públicos emitidos durante el gobierno de Mauricio Macri con vencimiento en 2030 mientras que los más reacios a cualquier acuerdo son los poseedores de deuda emitida en el canje de 2005 para salir del default durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Entre las modificaciones que plantean los bonistas están: la evaluación de un pago extra sobre el crecimiento argentino desde 2023 (estilo cupón PBI), dejar de lado 100% la quita de capital, el reconocimiento de algún tipo de interés durante el período de gracia hasta el 2023, algún tipo de resarcimiento para el Bono Global cuyo vencimiento comenzó a correr desde el 22 de abril y un primer pago simbólico de cupón en 2022 o a comienzos de 2023.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario