Distanciamiento 18 de junio 2020
Actualidad | relaciones sexuales | Sexo | solos y solas

Disfrutar de las relaciones sexuales según la edad

Las relaciones sexuales, como todo en la vida, van madurando y evolucionando. Te damos las claves para que disfrutes tengas la edad que tengas.

El sexo ayuda a establecer una conexión más íntima con tu pareja y mejora la comunicación. Pero, además de las ventajas a nivel emocional, esta actividad también tiene efectos sobre nuestra salud. Está demostrado que mantener relaciones sexuales con regularidad refuerza nuestro sistema inmunológico, haciendo que las personas, sexualmente más activas, enfermen mucho menos que aquellas que lo practican con menos frecuencia.

Además, reduce la presión arterial alta, activa la circulación sanguínea y funciona como ejercicio cardiovascular. Asimismo el sexo también contribuye a conciliar el sueño, ya que después de un orgasmo se liberan hormonas responsables de la somnolencia y la relajación.

Sin embargo, lo cierto es que el sexo no es igual a todas las edades y conforme se van cumpliendo años algunos factores como el estrés, la rutina, la menopausia o la disminución de la líbido acaban pasando factura. Te contamos cómo puedes conseguir una vida sexual plena según la etapa en la que te encuentres.

Te puede interesar: Una noche de sexo perfecta, explicada por la neurociencia

A los 40

Situación

A partir de los 35 años, las mujeres empiezan a adquirir cierta madurez sexual. Comienzan a tener total conocimiento de su cuerpo, se aceptan más físicamente, no tienen tanta vergüenza y cuentan con más experiencia, por lo que saben lo que quieren y lo que les gusta. Además, también expresan sus deseos sin pudor y eso les dota de mayor seguridad y confianza.

Problema

El trabajo, los hijos, la casa y, principalmente, el factor de la monotonía hacen que el sexo en ocasiones pase a un segundo plano. Además, el hábito de hacerlo siempre en las mismas condiciones de hora y lugar, repitiendo a pies juntillas una rutina sexual preestablecida, pone a prueba la libido de cualquier pareja.

Solución

La mejor manera de salir de la rutina es un cambio de escenario. Buscar tiempo para estar los dos solos fuera de casa. Reservar una noche de hotel aunque sea cerca puede ser un plan perfecto para avivar la llama de la relación. Tampoco están de más la lencería, las velas, probar a hacerlo en la ducha… todo vale. Además, debéis recordar siempre que por muchas obligaciones que haya en el día a día siempre hay que sacar un hueco para la pasión. El sexo es salud.

3 consejos

Aprovecha la tecnología: La gran ventaja de los móviles es que nos ayudan a elevar nuestro nivel de erotismo. Manda fotos a tu pareja, sé creativa y no te cortes. A lo largo del día, hazte fotos explícitas. Será un aliciente y seguro que tú te sientes más seductora y atractiva, con lo que ganarás también en seguridad.

Di sí a los masajes: No tienen por qué ir unidos a la sexualidad siempre, pero es bueno el contacto piel con piel. Lo importante, es sentir. Disfruta del cuerpo de tu pareja y aprende a ver qué te dice. A veces son sorprendentes los mensajes que nos da el cuerpo.

Siéntete guapa: Muchas veces la monotonía da paso a la comodidad y la ropa interior seductora se queda en el cajón de ocasiones especiales. Acaba con eso ya. Empieza a ponértela a diario y recuerda que el erotismo empieza por ti misma.

Te puede interesar: Sexo en tiempos de pandemia

A los 50

Situación

Cuando se acercan los 50 años, la mujer se encuentra en su plenitud sexual, ya que sabe lo que quiere y cómo obtenerlo. El sexo a esta edad es más deshinibido, no hay tanta frecuencia sexual, pero sí una mayor calidad. Además, cuando realmente tienen ganas de tener sexo, no buscan tanto complacer al otro como alcanzar su propio placer, lo que hace que disfruten más.

Problema

En este punto surge un elemento biológico que descoloca a las mujeres: la menopausia. Esta en ocasiones enturbia esa plenitud sexual y aparecen inquietudes y miedos derivados de esa revolución hormonal que está viviendo en su interior.

Solución

En esta etapa se experimentan cambios que pueden deprimir a la mujer: dificultad para mantener el peso, cambios de humor…. Lo más importante es mantener una buena comunicación con la pareja. De esta forma, la otra persona puede entender lo que sucede en tu cuerpo y ayudarte a solucionar cualquier problema. Sacar 10 minutos al día para escucharos.

3 consejos

Salir de casa: Dar un paseo tranquilo, pero que sea divertido y que los dos habléis de cómo os sentís. Hablar abiertamente sobre las pocas (o muchas) ganas de practicar sexo puede ser complicado, pero os hará sentiros más cerca y ganarás confianza.

Haz deporte: El cuerpo cambia, pero si te mantienes en forma, mejorará tu autoestima y reducirás el riesgo de padecer muchos trastornos que influirían negativamente sobre tu vida sexual. Recuerda que el envejecimiento, por sí mismo, no es la causa de una disminución en el interés o la capacidad de respuesta sexual de una mujer.

Practica los ejercicios de Kegel: Estos ayudan a mejorar el tono muscular de la vagina. Además, son perfectos para combatir la pérdida de flexibilidad y la atrofia que se produce a consecuencia de la menopausia.

A los 60 ó más

Situación

Es la edad en la que las mujeres establacen verdaderamente la paz con ellas mismas. Si sienten deseo, lo disfrutan. Si no lo sienten, no les inquieta. No se preocupan tanto por el sexo, en esta etapa las relaciones suelen ser más afectivas, lo que hace que cobren protagonismo las caricias, los abrazos, los besos y la compañía.

Problema

Los problemas relacionados con el envejecimiento, como por ejemplo, la sequedad vaginal y la incontinencia en ellas y la pérdida de potencia sexual en ellos, pueden causar estrés. Además, también pueden surgir preocupaciones adicionales como adaptarse a una jubilación o los cambios en el estilo de vida. Todo ello puede causar desinterés por seguir manteniendo relaciones sexuales.

Solución

El coito en ocasiones no es tan importante, pero sí las caricias, besos y abrazos, que harán que todo fluya. Que las dos partes se sientan bien en el día a día es fundamental para seguir teniendo ganas de estar a solas. Tampoco hay que olvidarse de celebrar fechas señaladas como los aniversarios. Además, si el coito resulta doloroso por algún motivo como puede ser la sequedad vaginal, lo mejor es acudir al médico.

3 consejos

Intentar dormir juntos: Cada pareja es un mundo y ellas son las que deciden si compartir cama es más o menos beneficioso. Sin embargo, dormir juntos ayuda a conseguir más intimidad. Además, también puede ser un momento de comunicación donde lo que se ha hecho a lo largo del día.

Usar las manos: Indiscutiblemente el beso es el rey de la sexualidad, pero no os quedéis en eso. Aprovechar un momento del día en que estéis tranquilos y buscaros con las manos para focalizar las sensaciones a través de ellas. Si aumentáis la sensibilidad, recuperaréis una buena dosis de erotismo.

Añade afrodisíacos: Algunos alimentos tienen la capacidad de producir endorfinas, un estimulante natural que provoca una gran sensación de bienestar. Estos son los higos, las ostras, el chocolate negro, el vino tinto o la canela.

FUENTE: .semana.es
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario