Deportes | Abierto de Australia | Rafael Nadal | Wimbledon

Djokovic siete veces campeón en Australia

El serbio se exhibe en la final ante el español (6-3, 6-2 y 6-3) y suma su grande número 15.

La batalla épica para que Novak Djokovic se convierta en el primer jugador que gana siete veces el Abierto de Australia.

Duelo histórico por el resultado que el serbio le propina a Rafael Nadal (6-3, 6-2 y 6-3) para ganar su tercer torneo del Grand Slam consecutivo (Wimbledon y el Abierto de los Estados Unidos de 2018) y demostrarle al mundo quién manda.

Embed

Nadal sale descompuesto a la final. Tiembla. No lleva jugando ni un minuto y respira a bocanadas, con el corazón martilleándole el pecho como si encarase los últimos metros de un maratón. Es un jugador irreconocible que juega sin saque y con el brazo encogido, dejando todos sus tiros cortos, ofreciéndole a Djokovic pelotas a media pista que el serbio recibe sorprendido.

El serbio gana 13 de los 14 primeros puntos del partido. Ni 15 minutos pasan y Nole tiene una bola de break para colocarse 4-0. Es oficial: el número uno se está paseando ante el dos.

Embed

Djokovic y Nadal, los dos mejores tenistas del planeta, deberían llevarse al límite como tantas otras veces, empujarse hasta que uno no pueda más, obligar al otro sacar lo mejor de sí mismo. Eso, sin embargo, está muy lejos de ocurrir de principio a fin.

djo.jpg
<strong>Novak Djokovic</strong> se convierta en el primer jugador que gana siete veces
Novak Djokovic se convierta en el primer jugador que gana siete veces

Nadal tarda 33 minutos en llegar al cruce. Hasta entonces, Djokovic gana cuatro juegos en blanco con su servicio, sin inquietarse. Durante esos 33 minutos, el español no es capaz de ganarle un punto a su rival.

El desdibujado arranque de Nadal marca el desarrollo del encuentro. Por primera vez en todo el torneo, el español siente que no tiene el control de lo que pasa en el partido y cuando se quiere dar cuenta va perdiendo también el segundo parcial.

Embed

Para Nadal, derrotado por cuarta vez en una final del Abierto de Australia (2012, 2014 y 2017 anteriormente), el golpe es duro.

Dejá tu comentario