Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | Donald Trump | Argentina | Alberto Fernández | Casa Blanca | Estados Unidos | Evo Morales | Nicolás Maduro | Bolivia | Juan Guaidó | Caracas | Venezuela | Casa Rosada | crisis | Cristina Fernández | Ecuador | Elecciones | FMI | Fondo Monetario Internacional | Kirchner | México | Organización de Estados Americanos | Perú | Washington

Donald Trump aceptó a Jorge Argüello como embajador argentino en Estados Unidos

Será recibido por el presidente norteamericano en la Casa Blanca. Su primer objetivo diplomático será preparar la visita oficial de Alberto Fernández a Washington

La Casa Blanca aceptó a Jorge Argüello como embajador argentino ante los Estados Unidos. Esta será la segunda vez que Arguello representa al país en Washington (lo hizo también durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner). De acuerdo al protocolo americano, el representante argentino será recibido por Donald Trump en el Salón Oval.

Más allá del nombramiento, el tramite burocrático estaba sujeto a los vaivenes de la relación bilateral que estaba construyendo Alberto Fernández con la administración republicana. El Departamento de Estado no aceptaba que Evo Morales utilizara al país como plataforma territorial para regresar al poder en Bolivia, y ese malestar ya había sido trasladado en varias oportunidades a la Casa Rosada.

Sin embargo, la posición de condena explicita del presidente peronista sobre el golpe parlamentario que Nicolás Maduro intentó ejecutar contra Juan Guaidó, destrabó los condicionamientos políticos y llevó a la coronación en tiempo récord de Arguello como representante argentino ante los Estados Unidos.

Esta estrategia diplomática, hoy dio resultados: logró un equilibrio entre Caracas y Washington, y obtuvo que la Casa Blanca conceda el placer de rigor a Arguello.

U4UGOSCM7RAVPI6N2JO5SGMP7Y.jpg
Es probable que ambos se encuentren en Estados Unidos
Es probable que ambos se encuentren en Estados Unidos

La tarea de Arguello será clave para profundizar las relaciones bilaterales entre el presidente y su colega republicano, en un tiempo político cruzado por la situación en Venezuela, la crisis en Bolivia y las próximas elecciones en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Las diferencias de metodología política entre ambos mandatarios deberá atenuar o resolver Arguello cuando se instale nuevamente en DC. Trump inicia su campaña por la reelección, y la crisis de Venezuela es un argumento que usará -una y otra vez- para seducir al voto latino y quedarse cuatro años más en la Casa Blanca.

Junto a la compleja situación en Venezuela, que causará idas y vueltas en la relación bilateral, Arguello deberá utilizar todo su arte diplomático para atemperar la reacción de Washington respecto a las actividades políticas que emprende Evo Morales en la Argentina.

A todas estas difíciles tareas, también tendrá que sumar la decisión de Alberto Fernández de postular una candidata a la OEA que compita con Luis Almagro, el actual secretario general que es apoyado por Trump. Se trata de María Fernanda Espinosa -excanciller de Ecuador- que es respaldada por Argentina, México, Perú y un puñado de países del Caribe.

Si no hay cambios en la agenda protocolar de Trump, el embajador Arguello será recibido en el Salón Oval antes que concluya el invierno americano. Alberto Fernández lo necesita para explicar en Estados Unidos que la Casa Rosada no tiene prejuicios ideológicos y que necesita del presidente americano para negociar en condiciones de cierta paridad con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario