Santa Fe |

Durante 2018, hubo 15 casos de hantavirus en la provincia.16 de enero de 2019 (rosario3)

 
En la provincia, durante todo el año pasado se registraron 15 casos de hantavirus de los cuales dos fueron fatales. La cifra fue ratificada por autoridades sanitarias en medio del brote de la enfermedad en Chubut. Aclararon que esa cantidad se mantiene dentro de las cifras habituales para el territorio santafesino. En lo que va de 2019, no hubo casos en Santa Fe.
 
El director de Epidemiología provincial, Julio Befani, indicó que del total de casos en la provincia durante 2018 uno se registró en Rosario, uno en la ciudad de Santa Fe y el resto fueron contagios “dispersos por toda la provincia”.
 
“El hantavirus es una enfermedad habitual en Santa Fe”, explicó Befani en diálogo con Rosario3.com y manifestó que se trata de una situación diferente a la del sur del país, donde hay una gran alarma.
 
Allí se investiga una transmisión interhumana como principal método de contagio y la variedad es el “hantavirus Andes”.
 
En cambio, en la provincia de Santa Fe la variedad del virus se llama Lechiguana y según las autoridades provinciales fueron casos de contagio ambiental, es decir a través de la materia fecal y la orina de os roedores.
 
 
Los síntomas y medidas de prevención
 
En ese sentido, el Ministerio de Salud de la provincia recordó las medidas fundamentales para prevenir el hantavirus, una enfermedad viral aguda grave, que se transmite a los humanos a través de un roedor conocido como "colilargo".
 
“Las personas se enferman al tomar con tacto con la saliva, las heces y la orina de los roedores”, indicó el ministerio santafesino.
 
También por inhalación cuando respiran en lugares abiertos o cerrados, donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente, agua o alimentos. Además puede ser por contacto directo al tocar roedores vivos o muertos infectados o por mordedura de estos.
 
Fue reportada en determinadas zonas del país –el caso de Epuyén–, la transmisión persona a persona.
 
El hantavirus se incluye dentro de los sindromes febriles. Los síntomas inician como una gripe con fiebre, gran decaimiento, dolores musculares y catarro.
 
Posteriormente, baja presión arterial, taquicardia brusca e incremento de temperatura. En algunos casos suele producir también gastroenteritis con vómitos, generalmente acompañada por diarreas.
 
Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria, que puede agravarse produciendo lo que se conoce como "síndrome cardiopulmonar por hantavirus", que si bien es poco frecuente puede llevar a la muerte si no es tratado a tiempo.
 
El ratón colilargo
 
El ratón colilargo, que transmite el hantavirus, vive en varias regiones del país: el bosque del Paraná y las islas del Delta, la región pampeana, el Chaco seco, las yungas de Salta y Jujuy y el bosque patagónico, donde este año se registró un brote que ya dejó diez muertos.
 
La especialista detalló que el más conocido es el del bosque patagónico, que este año provocó "un brote fuera de lo común, en una localidad pequeña y con contagio interhumano más intenso".
 
El ratón colilargo vive también en la región del bosque del Paraná y las islas del Delta, que abarcan parte de las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, y en la región pampeana, es decir la provincia de Buenos Aires y los alrededores de la capital del país.
 
Asimismo, está presente en el Chaco seco (el oeste provincial), y en las yungas de Salta y Jujuy.
 
Los casos en el país
 
Debido a esa amplia distribución es que, cada año, se registran casos de hantavirus en varios lugares de la Argentina.
 
"El número de casos en 2017 y 2018 fue idéntico: 98 cada año", precisó Rodríguez, quien agregó que la tasa de mortalidad histórica calculada es de"entre 18 y 40%".
 
En lo que va de 2019 ya hubo 12 muertos por hantavirus en el país: 10 en la localidad chubutense de Epuyén, uno en Salta y otro en Gualeguaychú, Entre Ríos.
 
Mientras tanto, hay un caso confirmado en Almirante Brown, provincia de Buenos Aires, y otros 28 en Chubut.
 

Dejá tu comentario