Dengue
Opinión | Coronavirus | Argentina

El aplau­so par­ti­do

El ca­tor­ce por cien­to de los con­ta­gios co­rres­pon­de al per­so­nal sa­ni­ta­rio que se desem­pe­ña tan­to en es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos como pri­va­dos, ci­fra que nos co­lo­ca al tope del ran­king mun­dial. Por Mau­ro Fe­de­ri­co.

Por Mau­ro Fe­de­ri­co

Si bien la Ar­gen­ti­na es uno de los paí­ses que, has­ta aho­ra, ha lo­gra­do man­te­ner a raya la can­ti­dad de ca­sos de Co­ro­na­vi­rus, una es­ta­dís­ti­ca ofi­cial arro­ja som­bras so­bre la efec­ti­vi­dad de las me­di­das de pro­tec­ción para los tra­ba­ja­do­res y pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. El ca­tor­ce por cien­to de los con­ta­gios co­rres­pon­de al per­so­nal sa­ni­ta­rio que se desem­pe­ña tan­to en es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos como pri­va­dos, ci­fra que nos co­lo­ca al tope del ran­king mun­dial. Mien­tras el Go­bierno pre­pa­ra un tar­dío plan para re­for­zar la pro­tec­ción de los prin­ci­pa­les sol­da­dos con los que cuen­ta en el fren­te de ba­ta­lla con­tra la pan­de­mia, la so­cie­dad bas­cu­la en­tre el aplau­so so­li­da­rio para apo­yar a los “hé­roes” que sal­van vi­das arries­gan­do las pro­pias y las re­pu­dia­bles reac­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias de quie­nes “mar­can” a mé­di­cos y en­fer­me­ras como po­si­bles pro­pa­ga­do­res de la en­fer­me­dad. Pa­sen y lean.

Aque­lla fría no­che de oto­ño de 1982 mu­chas fa­mi­lias se acer­ca­ron has­ta las pla­zas de sus ba­rrios y sus ciu­da­des para ofren­dar des­de una ta­ble­ta de cho­co­la­te, has­ta un par de alian­zas ma­tri­mo­nia­les. El ob­je­ti­vo era apo­yar la cau­sa en la que toda la ciu­da­da­nía es­ta­ba com­pro­me­ti­da: la de­fen­sa de la so­be­ra­nía ar­gen­ti­na en las Is­las Mal­vi­nas. El apor­te so­li­da­rio se des­ti­na­ría a con­for­tar a los ague­rri­dos sol­da­dos que es­pe­ra­ban el ata­que in­glés en te­rri­to­rio re­cu­pe­ra­do. Na­die ima­gi­na­ba por en­ton­ces que todo lo re­cau­da­do en aque­llas ges­tas, ter­mi­na­ría re­par­tién­do­se in­de­bi­da­men­te en­tre los ma­ris­ca­les de la de­rro­ta y que nada (o muy poco) de lo apor­ta­do so­li­da­ria­men­te por mi­llo­nes de com­pa­trio­tas para ali­viar las pe­nu­rias de aque­llos jó­ve­nes e im­pro­vi­sa­dos gue­rre­ros, ja­más lle­ga­ría a las ma­nos de los ver­da­de­ros des­ti­na­ta­rios.

Su­po­ner que si esas do­na­cio­nes hu­bie­ran lle­ga­do a buen puer­to la his­to­ria hu­bie­se sido dis­tin­ta, es un ejer­ci­cio con­tra fác­ti­co. Pero lo que no pue­de ne­gar­se es que quie­nes co­man­da­ron aque­lla in­va­sión y la pos­te­rior re­sis­ten­cia a la re­cu­pe­ra­ción in­gle­sa del te­rri­to­rio mal­vi­nen­se no cui­da­ron ade­cua­da­men­te a la tro­pa que es­ta­ba dis­pues­ta a dar su vida en el fren­te de ba­ta­lla para com­ba­tir al enemi­go. Y eso, jun­to a la fal­ta de ma­te­rial bé­li­co acor­de a las ne­ce­si­da­des que de­man­da­ba aque­lla gue­rra con­tra uno de los im­pe­rios más po­de­ro­sos de la hu­ma­ni­dad, limó las po­si­bi­li­da­des de triun­fo de esos chi­cos que de­ja­ron sus vi­das en aque­llas is­las aus­tra­les. Si algo apren­di­mos de aque­lla tra­ge­dia es que sin sol­da­dos bien per­tre­cha­dos y con es­pí­ri­tu de com­ba­te ele­va­do, no hay triun­fo po­si­ble.

Casi cua­tro dé­ca­das des­pués la Ar­gen­ti­na en­fren­ta otra gue­rra, esta vez con­tra un enemi­go in­vi­si­ble que no dis­tin­gue fron­te­ras, ni go­bier­nos para ata­car. Por eso se di­se­mi­na a lo lar­go y a lo an­cho del pla­ne­ta y mata sin usar ar­mas de fue­go, ni ató­mi­cas, ni quí­mi­cas, pero pro­vo­ca tan­tas ba­jas como si las uti­li­za­ra. Y sus pri­me­ras víc­ti­mas, como en cual­quier con­flic­to bé­li­co, son los que es­tán en el fren­te de ba­ta­lla, en este caso, los tra­ba­ja­do­res sa­ni­ta­rios. Se­gún un in­for­me de la car­te­ra que con­du­ce Gi­nés Gon­zá­lez Gar­cía al que #Puen­teAe­reo ac­ce­dió en ex­clu­si­va, nues­tro país tie­ne la tasa más alta de per­so­nal de sa­lud in­fec­ta­do con Co­ro­na­vi­rus. El por­cen­ta­je de con­ta­gios ad­mi­ti­do ofi­cial­men­te as­cien­de al 14 % de los ca­sos con­fir­ma­dos y es el más ele­va­do del mun­do, su­peran­do los de Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos.

Al res­pec­to, la se­cre­ta­ria de Ac­ce­so a la Sa­lud, Car­la Viz­zot­ti, afir­mó a este por­tal que “en las con­clu­sio­nes pre­li­mi­na­res se han ob­ser­va­do ca­de­nas de trans­mi­sión en dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes y la ex­pli­ca­ción es que el equi­po de sa­lud tra­ba­ja en dis­tin­tos si­tios y mu­chas ve­ces sin uti­li­za­ción de la pro­tec­ción ade­cua­da”. En base a la in­ves­ti­ga­ción epi­de­mio­ló­gi­ca rea­li­za­da, la prin­ci­pal vía de trans­mi­sión den­tro del equi­po de sa­lud es ho­ri­zon­tal “eso sig­ni­fi­ca que es en­tre el per­so­nal de sa­lud y no el 100 por cien­to a par­tir de un pa­cien­te con­fir­ma­do con CO­VID-19”. Por esa ra­zón, “los tra­ba­ja­do­res de sa­lud que pre­sen­ten al­guno de los sín­to­mas in­clui­dos en la de­fi­ni­ción de caso sos­pe­cho­so de CO­VID-19 de­ben que­dar­se en casa, con­tac­tar al sis­te­ma de sa­lud y no asis­tir al tra­ba­jo”, so­li­ci­tó la vi­ce­mi­nis­tra. En cuan­to a las ca­de­nas de trans­mi­sión en el per­so­nal de sa­lud en La Rio­ja, Río Ne­gro, Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res y Cha­co, Viz­zot­ti in­for­mó que se es­tán lle­van­do a cabo in­ves­ti­ga­cio­nes cua­li­ta­ti­vas cu­yos re­sul­ta­dos se­rán pu­bli­ca­dos en el Bo­le­tín de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca.

Por su par­te, la Fe­de­ra­ción Sin­di­cal de Pro­fe­sio­na­les de la Sa­lud de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (FES­PRO­SA) ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por esta si­tua­ción, a la que ca­li­fi­có como “alar­man­te” y exi­gió “me­di­das ur­gen­tes de tes­teo ma­si­vo, pro­vi­sión de ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal y ac­cio­nes coor­di­na­das para la fis­ca­li­za­ción sa­ni­ta­ria del sec­tor pri­va­do, así como la in­cor­po­ra­ción de los tra­ba­ja­do­res a los co­mi­tés de cri­sis”. A la vez, la or­ga­ni­za­ción cur­só una car­ta al mi­nis­tro Gon­zá­lez Gar­cía pi­dien­do la con­vo­ca­to­ria ur­gen­te del Con­se­jo Fe­de­ral de Sa­lud para que jun­to a los re­pre­sen­tan­tes gre­mia­les ela­bo­re un plan de con­tin­gen­cia des­ti­na­do a fre­nar la pro­pa­ga­ción del CO­VID-19 en los es­ta­ble­ci­mien­tos asis­ten­cia­les.

A los ca­sos ya co­no­ci­dos del Hos­pi­tal de Ca­la­fa­te, el “Pe­rran­do” de Cha­co, el Sa­na­to­rio “Juan XXIII” de Rio Ne­gro y el Sa­na­to­rio “Par­que” de Ro­sa­rio, se su­ma­ron en los úl­ti­mos días la Clí­ni­ca “Nor­te” de Vi­cen­te Ló­pez (clau­su­ra­da por or­den ju­di­cial) el Hos­pi­tal Ita­liano, el “Gu­tié­rrez” de La Pla­ta, el “Bel­grano” de San Mar­tín y el Sa­na­to­rio “De la Pro­vi­den­cia” de CABA. Ade­más, por ra­zo­nes pre­ven­ti­vas se dis­pu­so el cie­rre de la te­ra­pia in­ten­si­va del “Zu­bi­za­rre­ta” y la ma­ter­ni­dad y neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal “Ra­mos Me­jía”.

Al cie­rre de esta edi­ción, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res in­for­mó el de­ce­so de un tra­ba­ja­dor de sa­lud de la ciu­dad de Brand­sen, que vi­vía en San Vi­cen­te. Se tra­ta de un en­fer­me­ro de que tra­ba­ja­ba en el Ins­ti­tu­to Mé­di­co de esta ciu­dad bo­nae­ren­se que ha­bía sido diag­nos­ti­ca­do como co­ro­na­vi­rus po­si­ti­vo el 11 de abril. En to­tal, unos 374 tra­ba­ja­do­res de sa­lud fue­ron con­fir­ma­dos como por­ta­do­res del vi­rus y otros 524 se en­cuen­tran sien­do ana­li­za­dos como “sos­pe­cho­sos”, si­tua­ción que obli­gó a cie­rres par­cia­les o to­ta­les de los es­ta­ble­ci­mien­tos en los que se desem­pe­ñan. “Los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res de­be­mos ser par­te de la ela­bo­ra­ción y eje­cu­ción de un plan ur­gen­te que evi­te la pro­gre­sión de los con­ta­gios y la pér­di­da de uni­da­des de aten­ción in­dis­pen­sa­bles para en­fren­tar la pan­de­mia”, des­ta­có el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal de Fes­pro­sa.

Des­de la or­ga­ni­za­ción sin­di­cal que nu­clea a los pro­fe­sio­na­les que se desem­pe­ñan en las clí­ni­cas y sa­na­to­rios tam­bién ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción. Héc­tor Ga­rín, se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Mé­di­cos de la Ac­ti­vi­dad Pri­va­da (AMAP), cues­tio­nó a mu­chos em­plea­do­res del sec­tor pri­va­do de la sa­lud que “no pro­veen a los tra­ba­ja­do­res de los ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal, con­vir­tién­do­nos o en víc­ti­mas o en tes­ti­gos es­tu­pe­fac­tos de ca­sos de con­ta­gio ma­si­vo pro­duc­to de la ne­gli­gen­cia pa­tro­nal”. La prin­ci­pal ob­je­ción del re­pre­sen­tan­te gre­mial de los pro­fe­sio­na­les que se desem­pe­ñan en no­so­co­mios pri­va­dos es que “no se su­mi­nis­tra al per­so­nal los ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles para el tra­ta­mien­to de pa­cien­tes in­fec­to­con­ta­gio­sos, por lo que se los obli­ga a tra­ba­jar sin res­pe­tar los pro­to­co­los, so­me­tién­do­los a un es­ta­do de ab­so­lu­ta vul­ne­ra­bi­li­dad”.

Para Ga­rín, hoy los mé­di­cos son con­si­de­ra­dos “ma­te­rial des­car­ta­ble”, ya que “los em­plea­do­res y el Es­ta­do no es­tán cum­plien­do con su obli­ga­ción de pro­te­ger a sus tra­ba­ja­do­res de sa­lud y en el in­te­rior del país el pro­ble­ma se ele­va a la enési­ma po­ten­cia”. En un ape­la­ti­vo a la so­cie­dad, el di­ri­gen­te se re­fi­rió “a los que nos aplau­den”, a quie­nes les so­li­ci­tó “que no nos aplau­dan más en agra­de­ci­mien­to por lo que ha­ce­mos, sino para que los res­pon­sa­bles de dar­nos a los in­te­gran­tes del equi­po de sa­lud los ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal, lo ha­gan y evi­ten muer­tes in­ne­ce­sa­rias por fal­ta de pre­ven­ción, por ig­no­ran­cia, por aho­rro eco­nó­mi­co o por de­sidia”.

***

Un plan en ma­nos del Pre­si­den­te

“Man­dá­me­lo por what­sapp que me lo pon­go a es­tu­diar ya mis­mo”, le dijo Al­ber­to Fer­nán­dez al dipu­tado na­cio­nal Eduar­do “Bali” Buc­ca en re­la­ción a una ini­cia­ti­va para cui­dar al per­so­nal de sa­lud que este mé­di­co y ex in­ten­den­te bo­li­va­ren­se es­gri­mió du­ran­te la reunión que el Pre­si­den­te man­tu­vo este vier­nes con los le­gis­la­do­res na­cio­na­les. El pre­si­den­te del in­ter­blo­que Fe­de­ral plan­teó al pri­mer man­da­ta­rio la ne­ce­si­dad de ser cau­te­lo­sos en la sa­li­da de la cua­ren­te­na e hizo fuer­te hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad ur­gen­te de cui­dar a quie­nes nos cui­dan, es de­cir, al per­so­nal de la sa­lud. “No po­de­mos po­ner en ries­go la in­te­gri­dad fí­si­ca de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, son ellos los que es­tán po­nien­do el cuer­po en la pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla para dar­le pe­lea día a día a esta pan­de­mia que nos ace­cha. Si no cui­da­mos a quie­nes nos cui­dan hoy, ¿quién nos cui­da­rá ma­ña­na?”, afir­mó Buc­ca.

El pro­yec­to –que ya está en ma­nos del Pre­si­den­te– pro­po­ne de­cla­rar “prio­ri­ta­rio para el in­te­rés na­cio­nal la pro­tec­ción de la vida y la sa­lud del per­so­nal del sis­te­ma sa­ni­ta­rio ar­gen­tino y de los tra­ba­ja­do­res y vo­lun­ta­rios que cum­plen con ac­ti­vi­da­des y ser­vi­cios esen­cia­les du­ran­te la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria cau­sa­da por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus”. En tal sen­ti­do, es­ta­ble­ce la crea­ción del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción al Per­so­nal de Sa­lud que tie­ne por ob­je­to prin­ci­pal la pre­ven­ción del con­ta­gio de CO­VID-19 en­tre el per­so­nal de sa­lud que tra­ba­je en es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud de ges­tión pú­bli­ca o pri­va­da. Para ello se dis­pon­drá de “me­di­das ten­dien­tes a or­ga­ni­zar­se de ma­ne­ra tal que sean los tra­ba­ja­do­res de me­nor edad quie­nes es­tén a car­go, de for­ma prio­ri­ta­ria, de la aten­ción de ca­sos sos­pe­cho­sos, toma de mues­tras, aten­ción y tra­ta­mien­to de pa­cien­tes con sín­to­mas de co­ro­na­vi­rus” y que este per­so­nal “de­be­rá uti­li­zar un dis­tin­ti­vo que per­mi­ta su fá­cil iden­ti­fi­ca­ción”.

Se­gún la ini­cia­ti­va del le­gis­la­dor na­cio­nal, “los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud de­be­rán ga­ran­ti­zar me­di­das de bio­se­gu­ri­dad en las áreas de los es­ta­ble­ci­mien­tos de­di­ca­das es­pe­cí­fi­ca­men­te a la aten­ción y toma de mues­tras de ca­sos sos­pe­cho­sos o con­fir­ma­dos, como así tam­bién en aque­llas áreas en que haya un ma­yor ries­go de con­ta­gio”. Ade­más, pro­po­ne cen­tra­li­zar las com­pras del equi­pa­mien­to de pro­tec­ción per­so­nal e in­su­mos crí­ti­cos a tra­vés de un Fon­do para la Pro­tec­ción del Per­so­nal de Sa­lud y ga­ran­ti­zar la pro­vi­sión de Equi­pos de Pro­tec­ción Per­so­nal e in­su­mos crí­ti­cos, de acuer­do a la si­tua­ción epi­de­mio­ló­gi­ca de cada ju­ris­dic­ción. Al res­pec­to de las com­pras rea­li­za­das por este fon­do, Buc­ca pro­po­ne que no es­tén so­me­ti­das “al ré­gi­men de con­tra­ta­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal, de­bien­do pro­ce­der en to­dos los ca­sos bajo el prin­ci­pio de trans­pa­ren­cia y pos­te­rior pu­bli­ca­ción y con­trol de sus gas­tos por los or­ga­nis­mos co­rres­pon­dien­tes”. ♣♣♣

#PA.

Domingo 19 de abril de 2020.

FUENTE: Puente Aéreo Digital
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario