Opinión TV | Antonio Rico | Amalia Granata | Cambiemos | Coronda | Danilo Capitani | Departamento La Capital | Departamento San Jerónimo | Frente Juntos | Frente Progresista Cívico y Social | Marcos Castelló | Miguel Lifschitz | Omar Perotti | PJ | Rosario | Santa Fe

El batacazo en Santa Fe entre curiosidades, pañuelos y bancas

Antonio Rico repasó los resultados de las elecciones y remarcó los resultados obtenidos de la última elección en la que ganó Perotti, y tendrá una cámara de diputados opositora con seis bancas pintadas de celeste.

Antonio Rico resaltó el triunfo en Coronda del Frente Progresista Cívico y Social de la mano de “Bachi” Ramírez, pero no sólo eso consiguió el FPCyS sino que consiguió cambiar el color político del departamento San Jerónimo que estaba en poder del peronista Danilo Capitani y ahora pasó al frentista Leonardo Diana.

Curiosidades y pañuelos

Uno de las rarezas por ejemplo se da en la cantidad de votos que consiguió el actual gobernador Miguel Lifschitz que logró la mayoría de 28 diputados con 705 mil votos. En tanto el gobernador electo Omar Perotti consiguió 738.900 sufragios; lo que nos lleva a pensar que también habría podido ganar a Lifschitz.

Ciertamente el Frente, pese a la buena gestión de Lifschitz, sufrió el desgaste propio de los 12 años de gestión. Sin embargo el PJ que ocupará el ejecutivo tendrá solamente 7 diputados que podrán acompañarlo en la tarea legislativa.

Por su parte la cámara baja santafesina tendrá la irrupción de las bancas celestes que con Amalia Granata como líder consiguieron 6 bancas, dejando 5 en manos de Cambiemos; dos tendrá la fuerza de Del Frade y 2 la de Giustiniani a quien acompañará la diputada más joven que con 25 años llega a la banca.

De tal manera que Perotti necesitará diálogo y mucha cintura política con los diputados, aunque si contará con la cámara alta, donde el senador por el departamento La Capital será del peronista Marcos Castelló y el de Rosario será Lewandoski del Frente Juntos, y ambas senadurías eran frentistas.

Ganadores y perdedores

El Frente Progresista se queda con el gusto amargo de haber perdido la gobernación y los dos senadores de los departamentos más importantes, pero se queda con la alegría de controlar las dos ciudades más grandes; Santa Fe con Jatón y Rosario con Javkin, además de varias localidades y también se queda nada menos que con la mayoría en diputados.

El PJ, por su parte, cumple lo dicho en la marcha y pocas veces llevado a la práctica de que “Todos unidos triunfaremos”. En esta oportunidad el que sufrió cierta sangría fue el FPCyS con los radicales que partieron a las filas de Cambiemos.

Lo cierto es que los santafesinos tranquilos y cómodos decidieron cambiar. Cambiar no acuciados por la crisis sino con la serenidad del convencimiento de creer en las transformaciones que propone la política democrática.

Dejá tu comentario