Distanciamiento 18 de junio 2020
Nacionales | Agustín Rossi | Empleados | gobierno nacional

El gobierno nacional reabrirá la planta Fanazul

Fanazul, la planta de pólvora y explosivos, sufrió el despido de 220 trabajadores en 2018 y ahora busca la reactivación mediante la destrucción de chalecos

El nuevo presidente del directorio de Fabricaciones Militares Sociedad del Estado, Iván Durigon, adelantó que el gobierno nacional reabrirá la planta Fanazul ubicada en la localidad bonaerense de Azul que fue cerrada en 2018 por el macrismo y que dejó en la calle a 220 trabajadores. El objetivo es, en primera instancia, volver productiva la planta de pólvora y explosivos para después volver a contratar al máximo de empleadosque fueron despedidos.

"La fábrica tiene hoy sólo 16 trabajadores que se encargan del agua y la electricidad por el resguardo de la seguridad. Nosotros tenemos dos proyectos que evaluamos para volver a poner la planta a producir. En ambos casos la planta se va a abrir y vamos a trabajar para que los despedidos sean reincorporados", explicó Durigon, quien mantuvo una videoconferencia con los trabajadores despedidos de Fanazul.

Por el momento, la planta se está poniendo en condiciones y se designó a Oscar Espinoza como director de Fanazul. La fábrica fue creada en 1988 y se especializaba en la fabricación de pólvora y explosivos. En 2018, la fábrica otorgaba 14 millones de pesos mensuales a la zona por el pago a proveedores y salarios de trabajadores, situación que complica hasta hoy las finanzas de la planta.

"Fanazul podría encargarse del reciclado y destrucción de chalecos que están en desuso. También la detonación de las municiones y los explosivos que están vencidos, porque no fueron usados por las fuerzas de seguridad", explicó Durigon.

El funcionario explicó que el objetivo del ministerio de Defensa, que dirige Agustín Rossi, es lograr que la empresa sea sustentable en lo económico para evitar que en el futuro los trabajadores vuelvan a sufrir el recorte del Estado y queden sin trabajo. "La prioridad en la contratación va a estar en los que fueron despedidos y se irá haciendo a medida que aumenta la productividad de la empresa", sostuvo.

Fanazul no fue la única fábrica que sufrió los embates del macrismo que tenía a Oscar Aguad como Ministro de Defensa y a Jorge Riva como Interventor Militar. Entre 2019 y 2019 total fueron despedidos 650 trabajadores de las plantas ubicadas en Río Tercero (Córdoba) , Beltrán (Santa Fe) , Villa María (Córdoba), la Sede Central en Capital Federal y la mencionada en Azul, en la provincia de Buenos Aires.

"Estamos trabajando en todas las plantas del país buscando aumentar la productividad mediante acuerdos con las fuerzas de Seguridad para conseguir incorporar a la mayor cantidad de despedidos. Eso fue lo que nos pidió Rossi", sostuvo Durigon.

Aparte de desmantelar las plantas, el macrismo dispuso la transformación de la Dirección Nacional de Fabricaciones Militares en una sociedad del Estado, medida que perjudicó a los trabajadores y que abría las puertas a la privatización.

Fabricaciones Militares sufrió el cierre de proyecto sobre vagones, la suspensión del convenio con INVAP para la fabricación de radares, el acuerdo con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio y una merma en la fabricación de pólvora tanto para la actividad privada como para el Estado.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario