Dengue
Opinión | Impuestos | ciudad de Santa Fe | Argentina | Deuda externa

El Impuesto a las Grandes Fortunas como puntapié inicial para reforma tributaria estructural

Desde ABC no solo que apoyamos la introducción de este impuesto. Sino que también exigimos, tanto al oficialismo como a la oposición, la extensión del mismo en el tiempo.

Sabemos en ABC lo difícil que se hace pagar impuestos. De hecho, en ocasiones, tenemos la sensación de que todo aquello que pagamos es mucho más de loque nos es retribuido. Sin embargo, y pese a las falencias, también solemos ignorar el esfuerzo que hace el Estado. Brindar salud y educación para todos (en sus distintos niveles), garantizar la seguridad de la población, así como también sostener el sistema previsional, entre otras muchas otras cosas, demandan una gran cantidad de dinero. Este volumen de dinero suele ser más amplio que los ingresos del estado (por tributos), y la diferencia es lo que los economistas llaman déficit fiscal.

Desde ABC valoramos enormemente el rol que tiene el Estado al brindarnos acceso libre y gratuito a servicios esenciales para nuestro desarrollo. Más aun, no consideramos un mero acceso, sino más bien un derecho. Y de hecho, buscamos que dichos derechos se garanticen con servicios públicos de mejor calidad, lo cual implicaría que el Estado requiera de mayor masa de dinero. Con lo cual, no es de nuestro interés solucionar el problema del déficit fiscal mediante la quita de derechos (reducción del gasto público), como muchos economistas liberales y medios conservadores pretenden.

Habitualmente, ese déficit, ha sido cubierto por emisión monetaria o por deuda externa, con los problemas sistemáticos que eso conlleva (inflación y crisis de deuda, como bien está sucediendo). Sin embargo, en el ámbito económico-político, una tercera solución parece ser ignorada. Y es que Argentina cuenta con uno de los sistemas tributarios más regresivos, tal como se señaló en 2016 en un informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Esto significa que la mayor parte de los impuestos los pagan los que menos tienen. Impuestos tales como el IVA o Ingresos Brutos terminan recayendo sobre el consumidor; o incluso, impuestos como Ganancias lo terminan pagando gran parte de trabajadores asalariados o pequeñas empresas con serios problemas financieros. Se hace, entonces, imprescindible generar un nuevo sistema tributario que redireccione la recaudación hacia aquellos que poseen más capacidad contributiva (es decir, los que más tienen).

En el marco de la crisis del COVID-19, una de las propuestas surgidas con el fin de mitigar los efectos económicos adversos de la pandemia ha sido el denominado Impuesto a las Grandes Fortunas. Según fuentes legislativas, el tributo extraordinario lo pagarían por única vez personas cuyo patrimonio supera los 3 millones de USD, lo cual no representa a más de 12 mil personas en todo el país. Un núcleo muy pequeño, pero poderoso de personas. Asimismo, la recaudación se estima que podría ser de unos 3 mil millones de USD. Un monto considerable en un período en donde es vital reactivar la economía.

Desde ABC no solo que apoyamos la introducción de este impuesto. Sino que también exigimos, tanto al oficialismo como a la oposición, la extensión del mismo en el tiempo. Creemos que es necesaria su aplicación en cada período fiscal, a fin de mejorar las arcas del Estado. Y también pretendemos que el mismo sea el puntapié inicial a una serie de reformas fiscales que conduzcan a un sistema tributario más justo y progresivo, con el fin de garantizar la equidad del sistema: no siendo otra cosa esto que pagar en función de la capacidad contributiva de cada persona.

Contacto

Fan Page: ABC Agrupación Bienestar Común

Instagram: @AgrupacionBienestarComun

FUENTE: Staff de Agrupación Bienestar Común
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario