Santa Fe | Emilio Jatón | Santa Fe | Consumo | presidenta

El intendente se reunió con integrantes del Banco de Alimentos de Santa Fe

Emilio Jatón recorrió la institución para acordar una estrategia de trabajo destinada a consolidar su actividad y mermar los desperdicios diarios

El intendente, Emilio Jatón, visitó recientemente el Banco de Alimentos de Santa Fe, ubicado en la instalaciones del predio del Centro Cívico Región 3 (ex Liceo Militar). Allí mantuvo una reunión con la presidenta Irene Achenbach e integrantes de la institución, donde se abordaron las estrategias de trabajo destinadas a consolidar la actividad.

El Banco de Alimentos de Santa Fe es una asociación que se dedicada al rescate, de manera trazable y segura, de alimentos aptos para el consumo pero que por distintos motivos no pueden ser comercializados, con el fin de facilitarlos a ONGs, comedores, y asociaciones encargadas de brindar alimentos a personas de bajos recursos económicos. Al mismo tiempo, buscan promover la alimentación saludable en la población y fomentar el consumo responsable.

Uno de los temas que se abordó en el encuentro con el intendente es la importante cantidad de residuos totales, orgánicos e inorgánicos, que se desperdician por día y que son unas 11 toneladas en promedio. Se estima que de ese total el 25% son inorgánicos, es decir unos 2.750 kilos por día.

Siguiendo con esta lógica, se producen unos 8.250 kilos por día de orgánicos. De ese total, se estima que entre el 60% y 70% es rescatable, dependiendo del producto. Es decir que se podrían recuperar unos 4.950 a 5.775 kilos por día.

Desde la institución consideran fundamental la clasificación entre orgánicos e inorgánicos. Los últimos pondrían en marcha la economía circular: reciclar, principalmente, reutilizar y reducir, en menor medida. Y a los primeros se los podría dividir entre limpios, es decir sin contaminación; y los que quedan en sucios y que se pueden compostar. En 18 meses de voluntariado se recuperaron 38.670 kilos, en promedio 2.148 kilos por mes.

Cabe destacar que, para funcionar el Banco necesita la cooperación de supermercados y empresas alimenticias de la zona, que posean productos que sean aptos para el consumo pero que no pueden ser comercializados por diversas razones: partidas defectuosas, errores de packaging, cercanía del vencimiento, entre otras causas que actualmente se destinan a desecho.

Dejá tu comentario