Sabta Fe conectada
Actualidad | Florencia Kirchner | Instagram | Kirchner | Racing | Florencia

El posteo de Florencia Kirchner recordando a su padre

La guionista y realizadora audiovisual subió una imagen en instagram con un conmovedor relato.

Muy activa en Instagram desde abrió la red social en febrero de este año, Florencia Kirchner posteó este viernes una imagen junto a su padre.

La publicación fue acompañada con un crudo relato: “(Sin fecha, lo arranqué de cosas que escribo, lo trajeé todo recién) Si me voy para abajo aparece. Es como el escudo de que tuve suerte. Pero una está llorando y aparece un imbécil sin océano a decirte que lo tenés en la historia. ¿Y qué me importa a mí que esté ahí? ¿Qué hago con la historia cuando no quiero dormir? Lo tienen ustedes, yo no. Yo lo quería toda la vida mirando Racing en el sillón. Pasando una despacio por atrás, un poco espiando, un poco queriendo no ser mala suerte ni gol en contra. Y en medio tiempo, o al final de la guerra de pasto y patadas, poder ir a contarle: es esto lo qué pasa, y tengo la cabeza fatal papá”.

Y continúa: “La única manera de superar el mal sentir es esta. Metiéndome en mi historia, en la que existía la cara de mi padre. Lo hablo poco y lo escribo más”.

Turbia hace un mes, que fue agosto, terminé un tomo de Proust en el que te lo dice, delicado y sensible te lo dice: hay una vida para tenerla únicamente recordando. Hay vestidos, gritos y parques con gente que ya nunca van a volver. Cambió el sombrero de la Sra Swann, ahora se usan otros. Cambió la gente que veo, porque ahora tengo muertos. Y cualquier cosa que se lea acá considérese intensamente efímera. Le escapo a la literalidad en esta cosa red. Corto, corto y corto lo que escribo. Y voy a seguir cortando. Me dijo @chachapumafoto , soy la loca de los cuchillos”, finaliza el relato.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

(Sin fecha, lo arranqué de cosas que escribo, lo trajeé todo recién) Si me voy para abajo aparece. Es como el escudo de que tuve suerte. Pero una está llorando y aparece un imbécil sin océano a decirte que lo tenés en la historia. ¿Y qué me importa a mí que esté ahí? ¿Qué hago con la historia cuando no quiero dormir? Lo tienen ustedes, yo no. Yo lo quería toda la vida mirando Racing en el sillón. Pasando una despacio por atrás, un poco espiando, un poco queriendo no ser mala suerte ni gol en contra. Y en medio tiempo, o al final de la guerra de pasto y patadas, poder ir a contarle: es esto lo qué pasa, y tengo la cabeza fatal papá. La única manera de superar el mal sentir es esta. Metiéndome en mi historia, en la que existía la cara de mi padre. Lo hablo poco y lo escribo más. Turbia hace un mes, que fue agosto, terminé un tomo de Proust en el que te lo dice, delicado y sensible te lo dice: hay una vida para tenerla únicamente recordando. Hay vestidos, gritos y parques con gente que ya nunca van a volver. Cambió el sombrero de la Sra Swann, ahora se usan otros. Cambió la gente que veo, porque ahora tengo muertos. Y cualquier cosa que se lea acá considérese intensamente efímera. Le escapo a la literalidad en esta cosa red. Corto, corto y corto lo que escribo. Y voy a seguir cortando. Me dijo @chachapumafoto , soy la loca de los cuchillos.

Una publicación compartida de Florencia Kirchner (@florenciakf) el

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario