Nacionales | Coronavirus | Argentina | Gobierno de la ciudad | América Latina | Francia | Buenos Aires

El protocolo para la contención del coronavirus tuvo fallas graves en el Hospital Argerich

Trabajadores del hospital reclaman que se otorgue licencia a los profesionales que estuvieron en contacto con Guillermo Gómez. El Gobierno porteño sostiene que se actuó correctamente.

El protocolo para la contención del coronavirus tuvo fallas graves en el Hospital Argerich, donde el sábado pasado falleció la primera víctima fatal de esa enfermedad en América Latina. Guillermo Gómez había asistido con síntomas a la guardia en dos ocasiones antes de quedar internado, sin que se tomarán las medidas de aislamiento indicadas para el caso. Cuando finalmente fue aceptado en el sistema de salud, tampoco se activaron las normas de prevención que deben aplicarse ante la pandemia.

Trabajadores del Argerich pidieron esta mañana en una asamblea que se permita una licencia para al menos 42 profesionales tuvieron contacto con Gómez sin la protección adecuada, algo que fue confirmado por allegados del paciente y fuentes del ámbito médico. Es la clase de brecha en la seguridad que causa fuertes incrementos en el número de infectados. Desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en cambio, aseguran que “se cumplió el protocolo establecido desde el minuto cero”.

Además de haber asistido en dos ocasiones a la guardia del Argerich, donde lo devolvieron a su hogar sin indicaciones específicas, Gómez también intentó tres veces desde su domicilio alertar al SAME sobre su condición, que coincidía con los casos de riesgo: fiebre alta, síntomas en el sistema respiratorio para alguien que había regresado recientemente de Francia. Ni en el hospital ni en el conmutador telefónico de emergencias activaron las medidas de protección que se establecen para este tipo de casos.

Se calcula que entre sus tres visitas, Gómez pasó al menos diez horas en la guardia del hospital, en contacto con otros pacientes. Una vez internado, tampoco se dispusieron medidas de aislamiento y protección para los trabajadores ni para los allegados que fueron a visitarlo. Expertos aseguran que es probable que a partir de este caso en las próximas dos semanas se observe un aumento exponencial en el número de infectados. Hasta esta mañana, son doce los casos confirmados de coronavirus en la Argentina.

Desde el Gobierno porteño, responsable del Argerich, negaron que haya habido brechas en la seguridad y atribuyen las protestas a una preocupación “lógica” entre los trabajadores por la pandemia. “Se trabajó correctamente dentro del protocolo desde el minuto cero. El ministro de Salud, Fernán Quirós, personalmente habló con el hospital y los equipos del gobierno estuvieron reunidos con los trabajadores para llevarles tranquilidad y contenerlos. Nos estamos ocupando del tema”, respondió un vocero del GCBA ante la consulta de este medio.

Dejá tu comentario