Actualidad |

El último enemigo de las relaciones: el phubbing.12 de octubre de 2015 (infonews-derf)

A veces, el tercero en discordia en una relación es el teléfono celular. Si bien no es novedad que entrenerse demasiado con el celular mientras estamos acompañados por nuestra pareja no ayuda a fortalecer la relación, ahora un estudio lo confirma.

Una investigación de la Universidad Baylor, en Texas, encuestó a más de 400 adultos en Estados Unidos para conocer los efectos del “phubbing”, el acto de menospreciar a quien nos acompaña para prestarle atención al celular u otro aparato electrónico.

“Lo que descubrimos fue que cuando alguien advierte el “phubbing” de su pareja, se crean conflictos que conducen a niveles más bajos de satisfacción en la relación”, indicó James A. Roberts, uno de los autores del estudio, según reseñado en Science Daily. Como un efecto dominó, la insatisfacción en la pareja lleva a inconformidad con la vida y a la depresión.

El 46.3 por ciento de los encuestados dijo haber sido víctima del “phubbing” por parte de su pareja y un 22.6 indicó que eso trajo conflicto en la relación. Más de una tercera parte de los participantes aseguró sentirse deprimido parte del tiempo. En general, solo el 32 por ciento dijo que estaba satisfecho con su relación.

Otra autora del estudio, Meredith David, explicó que en la interacción diaria las personas suponen que las distracciones momentáneas con sus teléfonos no son un problema. Sin embargo, los resultados sugieren que mientras más veces el tiempo de una pareja es interrumpido porque uno de los dos atiende el teléfono, menos probable es que la otra persona se sienta satisfecha en la relación.

“Por lo tanto, cuando pase tiempo con su pareja, los exhortamos a ser conscientes de las interrupciones que causan los celulares porque pueden ser prejudicial para su relación”, añadió Roberts. Dado el crecimiento del uso de teléfonos inteligentes para la comunicación entre parejas, el estudio ayuda a entender cómo el celular puede afectar no solo la satisfacción en la relación, sino el bienestar personal.
 

Dejá tu comentario