Distanciamiento 18 de junio 2020
Actualidad | Fernando Báez Sosa | Rugbiers | Villa Gesell

Fernando Báez Sosa: dos rugbiers complicados tras prueba de ADN

Hallaron sangre de Fernando Báez Sosa en la camisa de Matías Benicelli. Además, en una uña de la víctima encontraron rastros genéticos de Blas Cinalli.

La fiscal de la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa, Verónica Zamboni, recibió los resultados de una serie de estudios de ADN que agravan la situación de dos de los rugbiers detenidos.

Las nuevas pruebas determinaron el hallazgo de sangre del joven asesinado en enero pasado en Villa Gesell, en la camisa de Matías Benicelli, mezclada con sangre del propio agresor. También fueron encontrados rastros genéticos de Blas Cinalli en la uña de un dedo meñique de la víctima.

Por la causa están detenidos a los rugbiers Máximo Thomsen, Ciro Pertosi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi , Enzo Comelli, Matías Benicelli , Blas Cinalli y Ayrton Viollaz. Los ocho están imputados como coautores del delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" de Fernando Báez Sosa, cometido frente al boliche Le Brique de Villa Gesell.

Además, están imputados en calidad de "participe necesario" Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), quienes fueron excarcelados.

En el informe, cuyo resultado se obtuvo cuatro meses y medio después del homicidio, se detalla que fueron analizadas 116 muestras que fueron levantadas en el marco de la investigación del homicidio y se obtuvieron 49 conclusiones.

La fiscal Zamboni aguarda para dentro de diez días el resultado del peritaje scopométrico, que comparará el dibujo de las suelas de las zapatillas secuestradas a los diez rugbiers involucrados en el crimen con la huella hallada en el rostro de la Fernando.

Además, quedan pendientes los peritajes psicológicos y psiquiátricos a los que serán sometidos los jóvenes detenidos. Recién se realizarán cuando se levante la cuarentena por el coronavirus, para evitar desplazamientos de los imputados fuera del penal en el que están alojados.

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario