Sabta Fe conectada
Nacionales | Fernando Báez Sosa | Rugbiers | Villa Gesell

Fernando Báez Sosa: Piden juicio para los rugbiers

La fiscal de la causa por el crimen de Fernando Baéz Sosa, Verónica Zamboni, solicitó que los rugbiers sean sometidos a juicio.

En el marco del caso por el crimen de Fernando Báez Sosa el pasado 18 de enero a la salida de un boliche en la ciudad de Villa Gesell, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, solicitó que los ochos rugbiers imputados sean sometidos a juicio.

La funcionaria judicial, que se desempeña como titular de la Unidad Funcional de Instrucción 5 de Villa Gesell, realizó el pedido ante el juez de Garantías David Mancinelli.

La solicitud por parte de Zamboni es a raíz de los resultados por parte del estudio hecho por el Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal en Mar del Plata, que determina que la marca de la zapatilla sobre el cuerpo de la víctima pertenece al calzado de Máximo Thomsen, que es uno de los victimarios más complicado.

Otro peritaje de ADN demuestra que se encontró sangre de Báez Sosa en la camisa de otro de los imputados, Matías Benicelli de 20 años, que a su vez en su prenda de vestir hay sangre suya. Además, se encontró rastros genéticos de otro de los detenidos en la unña de un dedo meñique de Fernando de acuerdo a la información de las fuentes judiciales.

Para más información: Fernando Báez Sosa: dos rugbiers complicados tras prueba de ADN

Por este caso, en total son ocho los rugbiers detenidos en el pabellón 3 de la Alcaidía Departamental La Plata 3, ubicada en Melchor Romero, los cuales son Máximo Thomsen de 20 años, Ciro Pertosi de 20, Blas Cinalli de 20, Matías Benicelli de 20, Enzo Comelli de 20, Luciano Pertossi de 18, Lucas Pertossi de 21 y Ayrton Viollaz de 21.

Los ochos están bajo un trato psicológico debido a sus primerios días en la cárcel que no fueron nada gratos, ya que otros reclusos los hostigaban con gritos e insultos. Sin embargo, con el pasar de los días y la incipiente crisis por el coronavirus que fue creciendo, el asedio fue cesando.

Una fuente de investigación le confió a Télam que "durante las primeras salidas al patio, los detenidos de sectores cercanos insultaban a los ocho rugbiers, pero a medida que pasaron los días y con el advenimiento de la crisis sanitaria por el Covid-19, cesó cualquier tipo de hostigamiento, y ya son uno más".

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario