Sabta Fe conectada
Santa Fe | Colón | Justicia | Religión | Unión | Antonio Rico

Garcé y la Virgen: el tiempo todo lo acomoda

El ex jugador de Colón terminó confesando aquello por lo que algunos en solitario reclamábamos y nos trataban de locos y exagerados.

9 años después, el exfutbolista Ariel “Chino” Garcé terminó confesando algo que, si bien tuvo su breve capítulo en la Justicia, nunca había quedado del todo manifiesto -y menos a través suyo- en medios de comunicación: la polémica decisión de retirar la Virgen del estadio de Colón.

"Esa Virgen tenía cierta fama y el plantel la había empezado a mirar con desconfianza. Después de perder un clásico con Unión ya todos empezaron a preguntar: cuándo, cuándo, cuándo la sacamos, y entonces decidimos retirarla, restaurarla, porque estaba medio dañada, y ponerla en otro lugar, en el predio, por ejemplo" contó Garcé en una entrevista con el diario La Nación del pasado domingo.

No muchos recordarán, tal vez, que cuando desapareció la Virgen, este humilde trabajador de los medios de comunicación, de religión cristiana, decidió encadenarse al portón de la sede del club hasta que apareciera.

Te puede interesar: Un periodista se encadenó para reclamar el regreso de la Virgen a Colón

No fueron pocos los insultos que recibí por aquellos días, y hasta llegué a sufrir “aprietes” de varios hinchas de Colón que confundían lo que yo reclamaba con una ofensa a su institución. De ninguna manera esto era así.

Te puede interesar: Encadenado a Colón por la Virgen

Y aquella situación me generó el eterno destrato por parte de quien entonces era Presidente del Club Atlético Colón: Germán Lerche. Con el tiempo, creo yo, todo se puso en su lugar. La historia le dio a Lerche el lugarcito que él mismo se buscó y generó. La verdad salió a la luz.

Te puede interesar: Encadenado por la Virgen

"Entonces me hice cargo. Contacté a un restaurador y les di unas directivas a unos muchachos para que la lleven. El problema es que se les rompió en el traslado. Los locos estos me llamaron, desesperados. Les dije: Háganla desaparecer que consigo otra".

Son palabras de Ariel Garcé, y es la confesión de algo que a muchos en su momento nos dolió, y por lo cual al reclamar, al pedir apenas por un poco de respeto a quienes tenemos determinadas creencias religiosas, nos hicieron pasar un momento difícil. Lo dicho: el tiempo todo lo acomoda.

Embed

Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario