Actualidad |

Gérmenes inoxidables: cada vez más y en más lugares.17 de Octubre de 2009 (24CON)

Cada vez hay más paranoia por la suciedad, pero bacterias y virus se propagan. Los inventos más increíbles: dispensador de hostias para que no la toque la mano humana y teclado para el lavavajillas. Se esconden en la esponja de lavar platos, en el teclado de las computadoras y en la ropa sucia. Tire la cadena del inodoro y los liberará al aire. La gente los deja en los aviones, mostradores de las cafeterías y botones de los ascensores. Su computadora de escritorio, el microondas que comparte en su oficina y la bicicleta de ejercicio del gimnasio están cubiertos de ellos. Ni hablar de los juguetes de la guardería. Los gérmenes se adhieren a las superficies más comunes y luego viajan a otros lugares en nuestras manos. En momentos en que la gripe A/H1N1 se propaga de persona a persona en todo el mundo, su contagio es más común mediante la tos y el estornudo, pero también puede contaminar a personas que tocan algo que contenga el virus y luego tocan la boca o nariz, advierten los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. [Teclado sucio] No es de sorprender que las personas que tienen fobia a los gérmenes estén en estado de alerta y consideren toda superficie como una potencial fuente de enfermedades. Algunos ahora usan sus codos para apretar los botones de los ascensores y evitan los saludos de mano, con besos o abrazos. Además, desinfectan todo. Sólo en EE.UU., por ejemplo, las ventas de desinfectantes de manos con alcohol subieron 17% en la primera semana de septiembre comparadas con el mismo lapso de 2008, según Information Resources, una firma de investigación de Chicago. Y los fabricantes tratan de aprovechar la paranoia al lanzar nuevos teclados de computadora antibacterianos aptos para el lavaplatos automático, zapatos que se pueden lavar junto con la ropa e incluso dispensadores de hostias que no requieren las manos en las iglesias. Pero, ¿qué tan vulnerables es el ser humano al mar de gérmenes que lo rodea? El sistema inmunológico protege de la mayoría de ellos y, en algunos lugares donde suelen albergarse, como los desagües de los baños, el riesgo de transmisión es bajo. Los expertos dicen que no hay razón para el pánico, aunque sí para el asco, ya que la proliferación de los gérmenes está asociada a la falta de higiene. "Ingerimos una enorme cantidad de organismos vivos todos los días y con frecuencia estamos cubiertos de organismos fecales", dice Michael Bell, director asociado para el control de infecciones de la división de Promoción de Calidad en el Cuidado de la Salud de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. "Es una prueba para las defensas de nuestro cuerpo. Si nos contaminaran con frecuencia, nadie sobreviviría". [Antibacterial] Incluso los microorganismos más peligrosos pueden ser eliminados con simplemente lavarse las manos. "No importa lo que toque, asegúrese de lavarse las manos con frecuencia para reducir las posibilidades de transmitir bacterias a su cuerpo a través de la boca, nariz y ojos o un corte en la piel", recomienda Bell. Dependiendo del tipo de actividad al que se dedique, tendría que lavarse las manos al menos 10 veces al día con jabón o con un desinfectante con alcohol, agrega. La limpieza no es todo Limpiar las superficies puede ayudar a protegernos, pero no es suficiente. "Concentrarse sólo en limpiar las superficies no tiene mucho sentido, ya que no hay superficie que no contenga gérmenes", explica Bell. Además, no todos los gérmenes son nocivos. El humano necesita de algunas bacterias que viven en la piel para defenderse de microorganismos dañinos, y otras bacterias en la boca y estómago que ayudan a digerir los alimentos y prevenir enfermedades. El inodoro público, conocido hace mucho como un gran transmisor de microorganismos, podría estar más limpio que los escritorios de una oficina. La esponja de lavar platos y las tablas de cortar en la cocina representan el mayor peligro, al igual que las cafeteras comunitarias y el equipo en el gimnasio, que son tocados por un sinnúmero de manos y raramente son desinfectados. "Compartimos más superficies que en cualquier otro momento de la historia, pasamos más tiempo en espacios interiores, viajamos en aviones y cruceros más grandes y trabajamos en complejos de oficinas más amplios", señala Charles Gerba, un microbiólogo del departamento de Tierra, Agua y Ciencias Medioambientales de la Universidad de Arizona. "Los mayores riesgos están en las áreas de contacto intenso, como las centenares de personas que tocaron las barandas de la escalera automática antes que nosotros", asevera. [acaros] acaros, se alimentan de la piel muerta. Habitan toda la casa y anidan en la ropa Es probable que uno de los incubadores de gérmenes más alarmantes sea la oficina. Los trabajadores que comen sobre sus escritorios dejan partículas de alimentos que pueden ser un cultivo de bacterias. Además de los microbios que se transfieren de la mano del trabajador a los teléfonos, teclados y Mouse. Un escritorio promedio puede albergar hasta 400 veces más gérmenes que el inodoro promedio. Esto se debe a que la limpieza de los escritorios es menos frecuente, mientras que los inodoros suelen ser desinfectados con constancia, señala Gerba. En la casa, la cocina es el ambiente que más gérmenes atrae. Cerca de 50% a 80% de las enfermedades asociadas a la comida ocurre en casa, donde los microorganismos pueden propagarse desde la carne cruda y los vegetales a las tablas de cortar, utensilios y aparadores. Sólo en EE.UU., bacterias como e.coli y la salmonela producen 76 millones de víctimas anuales, cobrándose la vida de unas 5.000 personas al año. La ropa sucia también puede transmitir enfermedades, así que, siempre que sea posible, los expertos recomiendan lavarla con agua caliente o de lo contrario, agregar un desinfectante de ropa. En el baño, la gran preocupación son los cepillos de dientes. Hay que mantenerlos lejos del inodoro para que no se contaminen con los chorros de agua. Lo mejor es cambiarlos cada dos meses y enjuagarlos meticulosamente después de usarlos. Pese a tanta información alarmante, Eric Neibart, un especialista en enfermedades infecciosas de Nueva York, explicó la gravedad del caso para tratar de tranquilizar. ¿Cuáles son las posibilidades de contraer una enfermedad a través de los gérmenes que encontramos cada día? "Millones de personas tocan objetos y superficies a diario y no pasa nada, así que hay que usar el sentido común. Hay más riesgos de lastimarse en un accidente de auto".

Dejá tu comentario