Distanciamiento 18 de junio 2020
Entrevista | Conicet | coronavirus | Ibubrofeno inhalado | Ibuprofeno inhalado

Ibuprofeno inhalado: "¿Lo vamos a dejar decidir o lo van a prohibir?"

La pregunta fue realizada por Leandro Drivet, doctor en Ciencias Sociales e investigador del CONICET en una entrevista con el periodista y director de Agencia de Noticias DERF, Antonio Rico, luego que la Defensoría del Pueblo de Santa Fe solicitara al Ministerio de Salud provincial la autorización para el uso de Ibuprofeno inhalado para pacientes con coronavirus.

Por parte de un grupo de investigadores del CONICET, ciudadanos y organizaciones, piden autorización al Ministerio de Salud de Santa Fe para el uso de Ibuprofeno inhalado como tratamiento para pacientes con coronavirus.

En una entrevista con el periodista y director de Agencia de Noticias DERF, Antonio Rico, Leandro Drivet, doctor en Ciencias Sociales (UBA) e investigador del CONICET explicó algunos puntos de la solicitud que fue firmada por 300 ciudadanos entre médicos, personal de la salud y enfermeros

Drivet manifestó que el pedido “tiene que como modelos autorizaciones del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba que autorizó el uso compasivo del ibuprofeno para nebulizar en abril, en la provincia de Jujuy y de La Rioja, nosotros adjuntamos a la solicitud esas resoluciones ministeriales. También el ibuprofeno se está utilizando aparentemente con mucho éxito en Capital Federal, en Buenos Aires, en Salta y en Mendoza”.

Sobre en qué estado de la enfermedad se plantea el uso del mencionado tratamiento, Drivet explicó que, según los reportes que se obtuvieron, “es una medicación que está orientada a tratar la inflamación pulmonar de la segunda fase de la enfermedad, se trata de un antiinflamatorio que tiene poder bactericida y la potencialidad que tendría es la de desinflamar las vías respiratorias que se encuentran afectadas en la segunda fase del coronavirus, sobre todo en los casos moderados, graves y severos, y facilita la recuperación de la oxigenación, de pacientes que están sufriendo la incapacidad de respirar”.

“Son resultados preliminares lo que se ha conocido, habría unos 200 pacientes observados en distintos puntos del país y todos con resultados positivos, lo que dicen los informes a los que ha accedido la prensa es que en 24 horas se soluciona la dependencia de oxígeno, en 48 ó 72 horas se normalizan los parámetros de oxigenación, estas son cuestiones que tienen que analizar y discutir la comunidad médica”.

En otro tramo de la nota, el investigador del CONICET aclaró que como efectos adversos del tratamiento “hasta ahora sólo se han reportado picazones en la nariz, porque se trata de una solución salina que no ha tenido mayores dificultades, que es de aplicación muy sencilla y que sería económico”.

Respecto al formato de aplicación y duración de la misma, el investigador del CONICET detalló que según los informes a los que accedió la prensa “se trata de nebulizaciones que duran alrededor de 15 minutos y los reportes médicos dicen que se están realizando cada ocho horas, tres nebulizaciones diarias”.

“Es ibuprofeno solubilizado en agua y se hacen las nebulizaciones y esa máscara (que se utiliza para las nebulizaciones) se diseñó para responder al temor de que en la nebulización se produjeran vaporizaciones del virus. Con alguna tos o estornudo y que pudiera aumentar el peligro de contagio para las personas que rodean al paciente que se está nebulizando”, reveló el Drivet.

“Nosotros como ciudadanos de la provincia de Santa Fe lo que hicimos fue solicitar al Ministerio que autorizara el uso compasivo para que el medicamento estuviera disponible como herramienta en una situación de emergencia para que los pacientes que lo requirieran, con indicación, ética y habiendo consentido ese uso compasivo, pudiera utilizarlo”, razonó el doctor en Ciencias Sociales.

Y aclaró que “el uso compasivo no equivale a una aprobación por fuera de los estándares científicos, lo que se pide es una autorización de uso compasivo para habilitar una medicación, ponerla a disposición, ofrecerla como una herramienta más a consideración de los médicos y de los pacientes como un derecho de acceso a la salud que puede no ser utilizada si el paciente no lo desea, el uso no es compulsivo ni obligatorio, es una posibilidad que se ofrece a los pacientes, que está teniendo buen resultado”.

Y continuó: “La ANMAT autorizó el uso compasivo, para aprobar una medicación se requieren estudios clínicos donde se investiga la eficacia y a seguridad de un fármaco comparando a un grupo al que se le suministra el fármaco con un grupo de control al que se le da placebo, también se hace a doble ciego, los pacientes ni los médicos saben qué están dando y qué está recibiendo”.

En el mismo sentido, Drivet comentó: “Nadie está en contra de los estudios, lo que ocurre en este caso es que en una situación crítica como la que estamos atravesando a un paciente que se encuentra con una necesidad urgente de oxigenación, uno no puede estar especulando de que si le está dando una medicación que sabemos podría ayudarlo o darle un placebo, si hiciéramos eso estaríamos anteponiendo el interés de la ciencia al bienestar del paciente y en este caso habría, me parece, un cuidado ético que habría que tener porque lo que hay que hacer es atravesar esta situación de emergencia, por supuesto apoyando la realización adecuada de los estudios clínicos”.

“Si el día de mañana con los estudios clínicos se descubre que la eficacia no es tan alta como se pensaba o que la medicación no cubre los estándares mínimos de seguridad que debe cubrir, se prohibirá su uso, eso desde luego es así, lo que estamos solicitando es la autorización del uso compasivo para que los pacientes puedan acceder porque lo que hay que discutir ahora es a un paciente que tiene esta necesidad, al que se le podría dar una medicación que lo podría ayudar, él puede decidir si quiere o no acceder sabiendo los resultados que está teniendo hasta el momento y los límites, insistió el investigar.

¿Lo vamos a dejar decidir si puede acceder a esta medicación o se lo van a prohibir? Esa es la pregunta”, cerró contundente Drivet.

Dejá tu comentario