Sabta Fe conectada
Economía | Banco Central | Coronavirus | Créditos | crisis | Cuarentena | Fiscales | inflación | Martín Guzmán | Ministerio de Economía | PBI | política | Pymes | Salarios

La emisión monetaria se aceleró y los economistas advierten que golpeará a los precios

El Banco Central aceleró la emisión para hacer frente a los gastos por el coronavirus . Le giró a Guzmán $205.000 millones en un mes. Advertencia por más presión de las cuasimonedas.

La emisión monetaria se aceleró en marzo y los economistas advierten que golpeará a los precios en los próximos meses y que ese efecto se verá amplificado por las cuasimonedas. En total la base monetaria se incrementó 33,6% respecto de febrero, unos $575.949 millones que obedecieron principalmente a la liberación de Leliqs por $304.421 millones y al giro de $205.000 millones a Martín Guzmán.

Las Leliqs fueron a manos de los bancos para fondear los créditos a las pymes al 24% mayormente y los giros al Ministerio de Economía se correspondieron a la transferencia de $80.000 millones de utilidades y a un Adelanto adicional de $125.000 millones.

Para ponerlo en contexto, es prácticamente lo mismo que se emitió en los 11 meses anteriores. De hecho, la base monetaria creció 69,6% en comparación con igual mes del año pasado, es decir 17 puntos porcentuales por encima de la inflación.

Este aumento del pasivo del Banco Central no estuvo acompañado por un crecimiento de los activos. Por el contrario, durante el mes de marzo las reservas internacionales cayeron 1.229 millones de dólares.

"En defensa a la vida del prójimo en una catástrofe, es obvio que aumentará el gasto público para garantizar la vida. Cómo se lo financia es otro tema: países que ahorraron usarán dichos fondos, países que no ahorraron se financiarán con inflación, tal como nuestro caso", explicó el economista Ramiro Castiñeira respecto de la emisión sin activos de respaldo que dispuso el Banco Central.

En todo caso, con tal fuerte emisión la pregunta pasa a ser por qué no se disparó ya la inflación. La primera respuesta en materia de política monetaria es que todo este excedente de pesos en la economía tarda varios meses en impactar en los precios. Y la segunda es que también aumentó fuertemente la demanda precautoria de pesos. Ante la incertidumbre, el derrumbe de las bolsa, el tope mensual para refugiarse en dólares (y la dificultad para venderlos luego en caso de ser necesario), algunos argentinos están eligiendo quedarse con unos pesos extra por si las dudas. Mientras, las empresas están demandando pesos para poder pagar salarios.

La tercera la planteó un informe de la consultora Quantum Finance -del ex secretario de Finanzas Daniel Marx- y es que en los meses de enero y febrero, el Banco Central mantuvo la emisión monetaria por debajo del ritmo habitual para esos meses, con lo cual la retracción de la demanda de pesos venía coordinada con la contracción de la oferta. Desde ese punto de partida, explicó que incluso frente a la nueva demanda de liquidez en pesos, muchos se ven necesitados de vender sus dólares, lo que descomprime la presión devaluatoria, otra de las fuentes de inflación.

Por su parte, desde la consultora Analytica aclararon que, si bien va a hacer presión sobre los precios, esta no vendría tanto por el lado de un aumento de la emisión por sé, sino por cuánto puede crecer la cantidad de medios de pagos como cuentas corriente, cajas de ahorro -que los economistas denominan M2-, ya sea por la creación secundaria de dinero bancario mediante el multiplicador o bien mediante cuasimonedas.

"En teoría, una emisión monetaria como la estimada para contener la crisis de liquidez generada por el Covid-19 tendría efectos claros sobre los precios y la tasa de interés. Sin embargo, en este contexto, la caída en la demanda de bienes y servicios propia del aislamiento y de la incipiente reducción de salarios en algunos sectores como automotrices y petroleros que pueden reproducirse en otras actividades para preservar fuentes de trabajo, no permiten ser tan concluyentes respecto de una aceleración de los precios por encima de las proyecciones previas", señaló la consultora Analytica en su último informe.

Para esta consultora, la presión sobre los precios vendrá más por el M2 que puede crecer hasta 85% en 2020 (más que el doble que el año pasado) porque el Banco Central no tiene los mecanismos para regularlo si se desmadra.

"Con los desarreglos fiscales en las provincias (recaudan menos y reciben menores recursos de la Nación) y una cuarentena de tan sólo un mes y medio de duración, la emisión de cuasimonedas podría ubicarse en 0,9% del PBI, unos $ 225.000 millones. Esta emisión, sumada al multiplicador del crédito, llevaría los agregados amplios a la zona de $ 4.6 billón (+85% i.a.) y en ausencia de mecanismos de coordinación podría causar inconvenientes".

"Si ese circuito crece demasiado, el BCRA se verá obligado a aumentar la tasa de las Leliqs para absorber el dinero que los privados no demanden y contener todo lo posible el impacto sobre los precios. A este cuadro se le suma además la posible emisión de cuasimonedas", advirtieron desde Analytica.

FUENTE: La Política OnLine
Salud y  Movimiento

Dejá tu comentario